Opinión: Una nueva acusación contra Rivera Carrera

– ¿Por qué la iglesia católica defiende tanto a sus sacerdotes pederastas y abusadores de mujeres? Habría que tener en cuenta lo que la religión, en este caso la iglesia católica, representa para la estructura de poder del patriarcado. Ha sido precisamente la religión una de las maneras más efectivas para controlar a la gente y para preservar el estatus quo y, sobre todo, le ha servido de argumento para imponer a un género sobre el otro.

Por: Sofía de la Peña / Desde Abajo

Mal le pinta el inicio de 2007 al Arzobispo de México, Norberto Rivera Carrera: una tercera acusación por encubrimiento del sacerdote pederasta de apellido Aguilar a quién el purpurado mexicano envió a Los ÿngeles precisamente para dejarlo fuera del alcance de las leyes mexicanas.

Una madre, cuyos tres hijos fueron abusados por el sacerdote poblano, ha interpuesto en la corte de la ciudad de Los Angeles, California, una nueva acusación por encubrimiento.

Seguramente usted ha seguido el caso. Total, si hacemos cuentas el sacerdote Aguilar ha abusado en México y Estados Unidos de casi cien niños y no ha habido poder humano que lo detenga en ninguno de los dos países.

El pederasta ha recibido apoyo de las máximas autoridades de la iglesia católica en ambas naciones.

¿Por qué la iglesia católica defiende tanto a sus sacerdotes pederastas y abusadores de mujeres?

Habría que tener en cuenta lo que la religión, en este caso la iglesia católica, representa para la estructura de poder del patriarcado. Ha sido precisamente la religión una de las maneras más efectivas para controlar a la gente y para preservar el estatus quo y, sobre todo, le ha servido de argumento para imponer a un género sobre el otro.

Si usted ha leído a Pepe Rodríguez sabrá que al inicio de la humanidad, las deidades eran femeninas, es decir como el mismo autor asegura, Dios nació mujer. Con el paso del tiempo los hombres se fueron imponiendo y desaparecieron a las Diosas para crear a un solo Dios, que “de pura casualidad» resultó ser un hombre.

Esa idea ha prevalecido hasta nuestros días, aunque con los descubrimientos del evangelio de Judas y, como sea, con los argumentos expuestos en la novela de Dan Brown “El Código Da Vinci», han ido apareciendo otras ideas que están dando forma a lo que realmente ocurrió con los seguidores de Jesús.

En una lucha de poder, Pedro se impone a lo demás y hace desaparecer las otras versiones de la vida de Jesús y sus preceptos. De hecho, sólo conocemos cuatro de las doce versiones que pudieran existir, una por cada apóstol.

Así es la Iglesia Católica, siempre ha estado del lado del poder y ha hecho en nombre de Dios barbaridad y media para preservar su poderío.

La gran mayoría de los sacerdotes han sido siempre fieles y activos defensores de ese poder.

No me cabe la menor duda que el sacerdote Aguilar ha defendido muy bien los poderes de la iglesia. Claro, tiene un pecadillo: es pederasta y ha abusado de casi cien niños, pero ante los favores recibidos por la Iglesia, las autoridades eclesiales de México y Estados Unidos están dispuestos a perdonarlo.

Mientras tanto las autoridades Civiles de ambos países se hacen ojo de hormiga. En el fondo subyace lo mismo: preservar el poder, aunque en ello políticos y religiosos se coludan en perjuicio de niños inocentes.

Si lo que dice la Iglesia es verdad, eso de que los sacerdotes son los representantes de Dios en la tierra, imagínese sacerdotes como Aguilar, Marcial Maciel y los miles de ellos que han abusado de mujeres con toda impunidad, ¡Ah pa’ representantes que se buscó ese señor!

Comments

Comentarios

You may also like