Violencia de género en la UAEH

– Para conmemorar el primer aniversario del despido por motivos ideológicos del doctor Pablo Vargas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, con el cual comenzó una cadena de despidos de personal con línea crítica; la UAEH separa injustificadamente de su puesto como productora a la licenciada Aidée Cervantes Chapa, en una acción en la que imperó la violencia de género y la violación a derechos reproductivos.

Por: Tania Meza Escorza / Desde Abajo


UAEH. Violencia de Género (foto: Desde Abajo)

Pachuca, Hgo., México.- Los grupos armados en Hidalgo han sido registrados y reconocidos por la Dirección General de Gobernación en el estado, en un nuevo período desde finales de 1999, luego de que la Organización Indígena de Pueblos Unidos de la Huasteca Hidalguense (OIPUHH) celebrara el 14 de mayo de ese año, el vigésimo aniversario de su aparición.

Pachuca, Hgo., México.- Como elementos fundamentales en el proceso de acoso laboral en contra de la productora de Radio Universidad, la licenciada Aidée Cervantes Chapa, su jefa, la directora de la emisora radial recurrió, inclusive, a la violación a derechos reproductivos.

Tal y como se dio a conocer desde ayer por algunos medios de comunicación locales, en el marco del primer aniversario del despido injustificado del doctor Pablo Vargas González como investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, la UAEH volvió a dar muestras de intolerancia ideológica y despidió, sin motivo alguno, a la licenciada Aidée Cervantes Chapa, quien “casualmente» es sobrina del periodista Miguel Angel Granados Chapa, con quien el ex rector de esta universidad, Gerardo Sosa Castelán, mantiene un juicio penal por la publicación del libro “La Sosa Nostra. Porrismo y Gobierno Coludidos en Hidalgo“, prologado por el destacado periodista.

Esta mañana, y tras una fuerte presión por parte de los medios de comunicación, las autoridades universitarias aceptaron liquidar a Aidée Cervantes Chapa, conforme a lo que corresponde por el tiempo laborado en la UAEH y el próximo viernes se dará a conocer la cantidad ofrecida por la institución a la comunicóloga.

Claudia Figueroa, la pasante de técnica en turismo que dirige la radiodifusora de la UAEH, mostró siempre, a decir de la productora agraviada, “un fuerte resentimiento hacia quienes están más preparados que ella». Además, continúa Cervantes Chapa, en la emisora «se vive un ambiente de mucha misoginia, porque sólo se reconoce el trabajo de los hombres».

En este caso concreto, la directora de la estación llegó incluso a sancionar a la comunicóloga despedida porque no asistió a trabajar cuando ésta tenía amenaza de aborto. Además, cuando Aidée Cervantes regresó de su permiso por maternidad, Figueroa le cambió su turno de trabajo al horario nocturno, con lo cual canceló el derecho de su bebé a asistir a una guardería en la que ya había sido aceptada, y violó los derechos reproductivos de la madre.

Pero no sólo eso, a su regreso del permiso maternal, la licenciada es informada por escrito que, por indicaciones del rector, el dentista Luis Gil Borja, su contrato laboral se reducirá a una contratación provisional de tan sólo tres meses, lo cual contraviene el contrato colectivo de trabajo del sindicato universitario.

Para notificarle su despido, Claudia Figueroa dio a Aidée Cervantes un abrazo de año nuevo y en seguida le dijo que ya no trabajaba más ahí y que le hiciera como quisiera.

Pero no sólo eso. Aidée Cervantes Chapa relató que una persona cercana le informó que cuando la directora se enteró de que la productora era sobrina del periodista Miguel Angel Granados Chapa, con quien el ex rector Gerardo Sosa Castelán sostiene un juicio por la publicación del libro “la Sosa Nostra»; fue inmediatamente a ver al rector para pedirle que la corriera. “No sé si esto que me cuentan sea cierto, pero lo que sí puedo decir, es que a partir de esa fecha inició en mi contra un proceso de acoso laboral, basado en la violencia de género», señaló.

La violencia de género de mujeres contra las propias mujeres es una situación recurrente, producto del propio patriarcado que ha educado a algunas mujeres para ser las vigías de los hombres.

En el caso de Figueroa contra Cervantes Chapa, es clara la envidia por la gran diferencia en cuanto a preparación académica, la violencia de género manifestada en la rivalidad entre mujeres, y el cumplimiento del mandato totalitario que hace a una persona atacar a quien piensa diferente, se lo hayan o no solicitado sus superiores.

Comments

Comentarios

You may also like