Opinión: VIH/Sida: Ser o no Ser

. La problemática es grave, ya que al ponerse en duda la validez de los tratamientos muchos de los pacientes atendidos en México por VIH/SIDA, pueden dejar su tratamiento; por tal motivo el Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA (CENSIDA), consideró pertinente volver a difundir la “Declaración de Durban», y al mismo tiempo exhortar a todos los cerca de 39,000 pacientes que actualmente reciben tratamiento anttirretroviral en nuestro país a que bajo ninguna circunstancia suspendan por su cuenta la toma de estos medicamentos.

Por Otilia G. Sánchez Castillo / Desde Abajo

Un artículo publicado en el año 2000 en la Revista Nature en el que un grupo de disidentes que rechazara la “hipótesis» de que el VIH sea la causa del SIDA, pasando por a la propia declaración del entonces Presidente de Sudáfrica Thabo Mbeki, que afirmaba lo mismo, motivó a que se reuniera un grupo de científicos que elaboraron y circularon para su firma la “Declaración de Durban» firmada por 5,195 médicos y científicos de 83 países del mundo.

En esta Declaración se reafirma la base científica de los estudios, se ratifica la existencia de dos diferentes tipos de virus -el VIH-1 y el VIH-2- , y se enfatiza la necesidad de continuar con los tratamientos médicos y en las medidas de prevención de la infección por VIH como la mayor prioridad de salud pública mundial: la monogamia, la abstinencia o el uso de condones. La transmisión por sangre puede ser detenida controlando los productos sanguíneos y no reutilizando agujas. La transmisión de madre a niño puede ser reducida a más de la mitad por tratamientos cortos de drogas antivirales.

Hoy en nuestro país, a raíz de un programa de TV transmitido en diciembre del año pasado, se ha revivido el debate sobre la existencia del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y su relación directa con el SIDA.

La problemática es grave, ya que al ponerse en duda la validez de los tratamientos muchos de los pacientes atendidos en México por VIH/SIDA, pueden dejar su tratamiento; por tal motivo el Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA (CENSIDA), consideró pertinente volver a difundir la “Declaración de Durban», y al mismo tiempo exhortar a todos los cerca de 39,000 pacientes que actualmente reciben tratamiento anttirretroviral en nuestro país a que bajo ninguna circunstancia suspendan por su cuenta la toma de estos medicamentos.

Si a esto sumamos las declaraciones poco afortunadas del Secretario de Salud José ÿngel Córdoba Villalobos, quien declaró al periódico Excélsior, el pasado 11 de enero, que más que promover el uso del condón, debería «privilegiarse, sobre todo, la educación», refiriéndose a ésta como una de las estrategias «que tienen más impacto», ya que consideraba que las campañas de sexo protegido, más que prevenir, promueven prácticas de mayor riesgo, la infección por VIH puede crecer más allá de los pronósticos establecidos para nuestro país.

Hoy más que nunca necesitamos mayor información y educación sexual científica, más allá de cualquier tipo de valores personales, morales o religiosos, que pretendan coartar el derecho al ejercicio pleno de nuestra sexualidad. Se deben intensificar las campañas de prevención y el acceso al uso de condones, de tal manera que las y los jóvenes puedan decidir de manera libre e informada. Así mismo, se deberá hacer una campaña muy específica para las mujeres monógamas, casadas o unidas, de tal forma que se reduzca el riesgo de infección de VIH en este grupo. De otra forma el costo social será muy alto. (Desde Abajo)

Comments

Comentarios

You may also like