Día Internacional del Trabajo Doméstico: pequeño pago de una deuda histórica con las mujeres

“Aunque en este día no hay nada qué celebrar, su instauración es una de las más importantes en la agenda mundial, porque el primer paso para remunerar el trabajo doméstico es visibilizarlo. La institucionalización de este día permite atraer la atención sobre la deuda histórica que en este aspecto se tiene con las mujeres», aseguró la sindicalista hidalguense Mónica Licona Solís, en el marco del Día Internacional del Trabajo Doméstico.

Por: Tania Meza Escorza / Desde Abajo

Pachuca, Hgo. México. Este 30 de marzo se conmemora en Día Internacional del Trabajo Doméstico. Pese a que históricamente ha sido una de las mayores contribuciones de las mujeres a la economía mundial, el trabajo doméstico no pagado continúa sin ser considerado como riqueza, independientemente de que sin él, el desarrollo y fortalecimiento de las naciones sería impensable.

En este contexto, la secretaria de Equidad y Género del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, Sección 9, Mónica Licona Solís, subrayó que el pago monetario por el trabajo doméstico será la mejor manera de visibilizarlo y valorarlo.

La sindicalista destacó entre las deudas históricas con las mujeres que trabajan dentro del hogar, “la gran cantidad de dinero que estas trabajadoras ahorran al Estado, porque al quedarse en casa, no hay que crear tantas guarderías, ni tantos sitios de albergue para personas enfermas o de la tercera edad».

Licona Solís apuntó que, si bien el factor económico no lo es todo en cuanto a autoestima, el pago por el trabajo de casa sí ayudaría a incrementar el autorespeto y la autovaloración en las mujeres dedicadas al hogar, porque habría un reconocimiento social por las cosas a las que ellas dedican su vida.

“Estoy segura- continuó la entrevistada- de que incluso la familia contribuiría más en las labores domésticas y cuidaría más el aseo del hogar, si tuviera que pagar por contar con una cotidianeidad estable y en orden en todos aspectos, porque el trabajo en el hogar va más allá de sólo hacer limpieza: hay que hacer pagos, trámites, solicitar servicios, cuidar a quienes no pueden hacerlo por sí mismos, y muchas cosas más».

Mónica Licona sentenció que, “si la familia es la base de la sociedad, y sin trabajo doméstico no hay familia, entonces nuestra sociedad está basada en un sistema de trabajo intenso no remunerado, lo cual es totalmente injusto. Esta situación no puede ni debe seguir si es que pretendemos vivir en democracia», concluyó.

El 30 de marzo, Día Internacional del Trabajo Doméstico, se decretó a partir de 1988, cuando se realiza en Colombia el primer encuentro Latinoamericano y del Caribe de Trabajadoras del Hogar, espacio en el que participaron 11 países, entre ellos México.

Actualmente la situación en materia de trabajo doméstico no remunerado es muy grave en México y el mundo. De acuerdo con cifras dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) sobre la condición laboral de las mexicanas en el 2006, poco más de dos quintas partes de los hogares en todo el país cuentan con al menos una mujer que percibe ingresos por trabajo extra doméstico, no obstante, el mismo trabajo realizado por hombres continúa siendo superior al de las mujeres, en términos generales.

La organización internacional defensora de derechos humanos “Human Rights Watch», catalogó al trabajo doméstico como “la nueva esclavitud» y consideró que este fenómeno global es padecido principalmente por mujeres que proceden de países distintos al que trabajan. (Desde Abajo)

Comments

Comentarios

You may also like