Lector@s al megáfono: La revolución socialista tiene que ser feminista

Reflexiones sobre el 8 de Marzo en Venezuela

. La revolución tiene que ser feminista para que realmente se logre el fin de la opresión y de la subordinación de unos seres humanos por otros. El socialismo que queremos construir no puede ser un socialismo patriarcal.

De Modaira Rubio

LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA TIENE QUE SER FEMINISTA

“A vosotros, obreros que sois las víctimas de la desigualdad de hecho y de la injusticia, a vosotros os toca establecer al fin sobre la tierra el reino de la justicia y de la igualdad absoluta entre la mujer y el hombre. Dad un gran ejemplo al mundo (…) y mientras reclamáis la justicia para vosotros, demostrad que sois justos, equitativos; proclamad, vosotros, los hombres fuertes, los hombres de brazos desnudos, que reconocéis a la mujer como a vuestra igual, y que, a este título, le reconocéis un derecho igual a los beneficios de la unión universal de los obreros y obreras». Flora Tristán

La Unión Obrera

1843 Las mujeres venezolanas hoy 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, nos encontramos en esta coyuntura histórica en la cual debatimos sobre la construcción de un modelo socialista en Venezuela. En estos años de proceso revolucionario, celebramos que tenemos una Constitución redactada con un lenguaje no sexista que nos visibiliza; dentro de esa Carta Magna, un artículo 88 que garantiza el derecho a la seguridad social del ama de casa y el reconocimiento del valor económico del trabajo doméstico, al igual que el principio de la no discriminación de los seres humanos por ningún motivo.

Marx y Engels consideraron en sus escritos que no podía existir emancipación de la sociedad, sin igualdad política entre los sexos. En muchas ocasiones, las feministas marxistas han asumido que la lucha de las mujeres por sus derechos debe estar unida a la lucha de clases, ya que se persigue un objetivo idéntico: abolir la opresión y la explotación de una clase por otra.

Tal y como señala, Andrea D’Atri, la desigualdad que existe entre la burguesía y la clase obrera en el contrato de trabajo es la misma que existe entre la mujer y el varón en el contrato matrimonial: “El capitalismo es el primer modo de producción en la historia que posibilita que los sujetos queden emancipados de todo vínculo comunitario y se transformen en ciudadanos libres capaces de venderse a sí mismos (su fuerza de trabajo) en el mercado. El contrato será la expresión de estas nuevas relaciones societales: las que se establecen entre individuos libres en la sociedad civil para la consecución de fines determinados. Libertad que en su ejercicio oculta la profunda desigualdad que existe entre la mujer y el varón en el contrato matrimonial, como también la que existe entre la burguesía y la clase obrera en el contrato de trabajo».

Por tanto camaradas, compatriotas, mujeres que creen en la propuesta socialista, marchemos hoy contra Bush,quien osó seleccionar este día para “venir a visitarnos», pero también y esencialmente, para exigir la despenalización del aborto, la pensión para las amas de casa, seguridad social para todas las trabajadoras, el establecimiento de los tribunales para la violencia contra la mujer, el derecho a recibir justicia con visión de género, entre otros que ya están en las leyes establecidas pero que aún no gozamos en la práctica.

La revolución tiene que ser feminista para que realmente se logre el fin de la opresión y de la subordinación de unos seres humanos por otros. El socialismo que queremos construir no puede ser un socialismo patriarcal.

Revisando la Historia: La experiencia del Modelo Soviético

Para el año 88, en pleno auge de la Perestroika, la sociedad soviética empezó a evaluar el contenido de su revolución socialista. Por suerte, llegaron a mis manos antiguos ejemplares de la Revista Sputnik, selección de prensa y literatura soviética, de esa época. Veamos la situación de la mujer en esa sociedad a la luz de algunos artículos de esta Revista.

“La mujer debe estar preparada para que su orientación social apunte poco a poco hacia la familia y el matrimonio. Entretanto, la política social del Estado debe tener en cuenta que la mujer necesita de una familia y por ello requiere de apoyo material y que necesita más tiempo libre. Es hora de que pensemos cómo ayudarle», señala Nina Simakova, investigadora del Instituto de Estudios Sociológicos adjuntos a la Academia de Ciencias de la urss, candidata a doctora en filosofía, en exclusiva para Sputnik.

Esta perla fue publicada en el periódico del KOMSOMOL de Moscú, el Periódico de la organización juvenil del Partido Comunista de la Unión Soviética: “La idea estaba en el aire un concurso de belleza en este país ¡imposible! decían los escépticos. Durante mucho tiempo tuvimos por ideal a la trabajadora eficiente, pero los ideales suelen cambiar con los años y de nuevo quisimos ver a la MUJER: romántica, graciosa y encantadora. Y la vimos en Odesa y Vilna, en Riga y en Moscú, ciudades donde se celebran los torneos de belleza, verdaderas fiestas para muchos».

“De ahora en adelante cada año se celebrará el concurso Miss Moscú. A juzgar por la encuesta realizada entre el público, la mayoría aplastante de los hombres apoya la idea. Bueno es natural ¿no le parece?»

Otra opinión: “Creo que he experimentado siempre un complejo de culpa por ser hombre…ahora lo aclaro. La mujer soviética es un ser fantástico porque existe en un mundo de eternos no hay. Nuestra mujer debe todos los días conseguir alimentos que escasean, vestir bien aunque no haya buena ropa, ser atractiva cuando no hay cosméticos buenos en los comercios, etc… A esta lista puedo agregar otra no menos larga, las afrentas que le cusamos los hombres. Cuando se trata de contratar a alguien, siempre se da preferencia al hombre aún cuando la mujer reúna cualidades iguales. ¿Tenemos acaso muchas ministras o embajadoras? Añada a ello las afrentas que sufre en el hogar toda la vida».Este artículo escrito por el dramaturgo Edgard Radzinski, da cuenta de que la discriminación en el seno de la sociedad soviética no tenía nada que envidiarle a la misma en el capitalismo salvaje.

A la luz de mi reflexión de hoy, es inconcebible que aquel Estado que logró por vez primera la igualdad salarial entre mujeres y hombres, la incorporación de la mujer a las FFAA, a las áreas mas avanzadas de la investigación científica, haciera un llamado, como el difunto papa polaco Juan Pablo II, a las mujeres para que “volvieran al hogar», al mismo tiempo que aupaba la consolidación de los Concursos de Belleza, al mejor estilo del Miss Universo que organiza Donald Trump.

El capitalismo y el modelo soviético coincidían: mujeres a la cocina y al cuidado de los hijos e hijas y a cumplir su función reproductora, que para eso vinieron a este mundo. La igualdad de los sexos sin duda alguna se estableció en la URSS por decreto, pero no se tomaron medidas para el cambio cultural que permitiera superar la ideología patriarcal.

La situación en Cuba

La revolución cubana dio a las mujeres gran protagonismo social. Son conocidas sus leyes de avanzada como el Código de la Familia, en el cual se promulga la igualdad de derechos y deberes de mujeres y hombres la familia y los hijos e hijas.

En la década del 70, las cubanas lograron la consolidación de leyes que garantizaban sus derechos. En los 90 y en el nuevo siglo, esas leyes fueron mejoradas. La revolución benefició a las mujeres con políticas sociales diseñadas específicamente para ellas, que permitieron su incorporación plena a la sociedad. El aborto en Cuba no es ilegal. Es un servicio institucionalizado. Existen hospitales y personal capacitado para realizarlo.

Pero aún hoy, la mujer cubana lleva sobre sus hombros la carga doméstica y familiar y hay grandes limitaciones para su empoderamiento, debido a la reproducción de “los modelos tradicionales de conductas de hombres mujeres, las que se transmiten a través de la educación formal e informal».

En Venezuela

Las que estamos comprometidas con la causa de las mujeres debemos aceptar la crítica y hacernos una autocrítica. ¿Se ha hecho mucho? ¿Se ha hecho poco?

Reconocemos los avances pero no podemos dar marcha atrás .Es necesario que dejen de ser tabú temas como el derecho al aborto, que permeen dentro de la Asamblea Nacional los proyectos de Ley de Paternidad Responsable y de Concubinato Estable, que se pague la pensión para las amas de casa, como se establece en la Constitución, y no una “beca», entre otras reivindicaciones.

En la actual discusión sobre el Partido Unido de la Revolución, escuché en una entrevista a Nora Castañeda, Presidenta del Banco de la Mujer, decir que el PSUV debe tener “visión de género», que no radica, justamente, eso debe entenderse bien, en que la mitad de sus militancia sean hombres y la mitad sean mujeres, sino en fijar posiciones e incluir en su programa los temas que continúan siendo tabú en nuestro país. Pareciera que las revolucionarias temen plantear ciertos temas porque la revolución tiene cara de hombre.

La Revolución Socialista tiene que ser feminista. Debemos poner fin al estigma que se cierne sobre el feminismo. Cada vez que alguien dice feminismo o feministas, nos sale el coco: son burguesas reformistas. Existe el Feminismo burgués pero también el Feminismo de clase y revolucionario,

La tarea prioritaria para las que creen en el proyecto socialista es lograr que la lucha por la conquista de las reivindicaciones feministas sea asumida por hombres y mujeres, tanto dentro como fuera de la organización política y que sean asumidas con la misma intensidad con la que se alienta la lucha por la conquista de las reivindicaciones sociales.

Gracias a la profesora Gioconda Espina y a las profesoras del CEM por alentar la discusión del Socialismo en el siglo XXI dentro de las redes feministas.

Referencias bibliográficas:

Simakova,Nina. “Hogar y Emancipación». Revista Sptutnik. Número 10. Octubre, 1988.Pág. 80.

RIABOCHENKO,Marina. “Miss Moscú». Revista Sptutnik. Número 12. Diciembre, 1988 .Págs. 26-32.

Radzinski,Edgar “Escribo sobre la mujer». Revista Sptutnik. Número 11.Noviembre, 1988 Págs 54 y 61.

D’Atri , Andrea “Igualdad y Diferencia: El Feminismo y la Demcracia Radical…mente liberal» En: www.clasecontraclase.cl. Consulta realizada el 03-203-2007

Requena, Laura e Inmaculada Ledesma “Sobre el marxismo y el feminismo revolucionario». En: wwww.lahaine.org

Caram León, Tania “Mujer y Poder en Cuba» En: www.tiempodecuba.34sp.com. Consulta realizada el 03-203-2007

Comments

Comentarios

You may also like