Columna: Espiritualidad de la Cuarta República

¿República de la televisión o IV República?

. No sé si tú lo veas, compañer@, no sé si tú puedas creerlo. Pero la IV República no es sólo una esperanza. No es una sólo un bello sitio utópico y futuro. Es, herman@ mí@, te lo digo con el alma, te lo digo con los ojos empapados de lágrimas, es ya una hermosa realidad probada. ¡La estoy viendo, amig@! ¡La estoy tocando! ¡La experimento ahora mismo en esta noche sin los ruidos y las cacofonías de la idiotizante caja!…

por diácono Alvaro Sierra Máyer / Desde Abajo

Desde el plantón del zócalo no he vuelto a ver televisión… No veo ni escucho sus manipulaciones y mentiras… No sufro ya sus indignas omisiones y silencios… De verdad, no los extraño. De verdad, no los necesito… Soy, sin ellos, más libre y más sano… Tengo más tiempo para mí, para mi familia y para mi trabajo… Es como un milagro que ahora, cada noche, me duerma sereno y pacífico. Sin rabia. Sin náusea. Sin vacío…

Al principio mi motivación fue el boicot y la lucha. Y esa motivación sigue y seguirá ayudando. Pero no. Hoy ya no tengo apagada la tele sólo por eso. Hoy mi motivación es más profunda: lo hago por salud mental, por libertad, porque he redescubierto el verdadero descanso y la verdadera alegría…

La necesaria y objetiva información que necesito la encuentro cada día en Revoluciones o en La Hora del Pueblo o en El Justo Reclamo o en Desde abajo o en otros blogs de Resistencia… La llamada «realidad», la verdadera, se me ofrece allí en imágenes, en videos, en reflexión y análisis honestos y directos, generosos, comprometidos, que no están ni comprados ni vendidos…

Por eso creo que la IV República está realmente surgiendo. La veo en mi alma. La veo en mi familia y en mi casa. La veo cuando miro la tele apagada. La veo en mi imaginación y en mi lucha cotidiana. La veo en Oaxaca, que sigue de pie, empujando. La veo en los Blogs de Resistencia. La veo en muchos compañeros de la verdadera izquierda, que siguen combatiendo el buen combate… Y puedo escucharla… Escucho la música de la IV República y los sonidos de su danza. Puedo escuchar sus tambores de victoria. Puedo escuchar sus canciones de esperanza. Mis oídos se han abierto desde que no están más las voces estridentes de los paleros en mi sala…

No sé si tú lo veas, compañer@, no sé si tú puedas creerlo. Pero la IV República no es sólo una esperanza. No es una sólo un bello sitio utópico y futuro. Es, herman@ mí@, te lo digo con el alma, te lo digo con los ojos empapados de lágrimas, es ya una hermosa realidad probada. ¡La estoy viendo, amig@! ¡La estoy tocando! ¡La experimento ahora mismo en esta noche sin los ruidos y las cacofonías de la idiotizante caja!…

Sé que no es fácil creerlo, herman@ querid@, ni experimentarlo… Pero… ¡Haz la prueba si todavía no lo has hecho! ¡Desconecta la tele por unos días! ¡Experimenta en tu casa un nuevo y poderoso y fecundo silencio! ¡Comprueba que es verdad lo que te digo! ¡Redescubre las voces de tu espíritu, los sonidos de tu alma, la pasión roja que en tu pecho danza!… ¡Aprende a mirar al mundo con tus propios sentidos y a pensarlo con tus propias ideas! ¡Descubre la IV República que la tele trata de ocultarte con su vértigo estruendoso y frívolo!…

Libera, herman@, tus manos de ese control que a ti te controla y sacúdete esas voces que te torturan cada noche… Vomita la droga enajenante que te han dado… Levántate de ese sillón que te tiene prisionero y posa tus ojos más allá del horizonte y contempla ese sol que brilla espléndido en medio de tu desesperanza… Y termina ya de construir la parte de cielo que te toca en nuestra IV República…

Comments

Comentarios

You may also like