Megáfono Global: Nuevo atentado contra Lydia Cacho

COMUNICADO DE PRENSA

El lunes 7 de mayo, alrededor de las 12:20 del día, la periodista Lydia Cacho arribó de Ciudad Juárez al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México acompañada de tres elementos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) que la escoltan a raíz de las amenazas de muerte que ha recibido por su trabajo. Al salir, un agente entregó el vehículo Suburban color morado placas 752RVC propiedad de la Procuraduría General de la República (PGR). Lydia Cacho ofreció a tres periodistas colegas el vehículo, pues se dirigían a la misma zona de la ciudad. Luego de recorrer 5 kilómetros aproximadamente entre Viaducto y Eje Central (Ciudad de México), el vehículo comenzó a perder el control y el chofer pudo detenerlo. Los agentes bajaron pensando que la llanta estaba ponchada. Sin embargo, no era así: la llanta y el rin estaban a punto de salirse por completo del vehículo. Cuando la escolta tocó los tornillos descubrió que todos estaban rotos, y los retiraron con la mano sin necesidad de ninguna herramienta. Estaban básicamente superpuestos. Al revisarlos, los agentes consideraron que tenían apariencia de haber sido limados y sobrepuestos deliberadamente con la intención de provocar un accidente.

Este martes 8 de mayo, Lydia Cacho y su abogado, Xavier Olea, interpusieron una denuncia penal en contra de quien resulte responsable. En ella piden que se incluya un peritaje exhaustivo del vehículo y la investigación de quienes tuvieron acceso a él entre sábado y domingo, sabiendo que Cacho lo usaría el lunes mismo. Asimismo, interpusieron demanda en contra de Surcar Kuri por amenazas en contra de la periodista proferidas el miércoles 2 de mayo, cuando se encontraron en el juzgado de Alta Seguridad de la Palma, en donde el pederasta es enjuiciado.

PUBLICADO HOY EN LA COLUMNA “BAJO RESERVA» DE EL UNIVERSAL

Una fuerte impresión, susto, se llevaron los acompañantes de la escritora Lydia Cacho. Viajaban ayer en una camioneta y de pronto comenzaron a dar tumbos. Los agentes federales que la custodian revisaron el vehículo y se percataron que tres birlos de una de las llantas habían sido limados con la intención de provocar un accidente.

La unidad, que pertenece a la AFI, fue recogida unos minutos antes en el aeropuerto de manos de otro agente federal. Uno de los acompañantes, un intelectual que simplemente aprovechaba “el aventón» desde el aeropuerto, afirmó: “Si no estuviera aquí no lo creería». Doña Lydia y su abogado Xavier Olea presentarán una demanda por las amenazas recibidas de parte de Succar Kuri el martes pasado, durante la comparecencia en el juicio que se sigue al pederasta en el penal de Almoloya.

Comments

Comentarios

You may also like