Aumenta migración de mujeres en Hidalgo; los poblados se vuelven fantasma

. Según los informes de la delegación estatal de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), en los últimos años han aumentado los porcentajes de migración de mujeres en Hidalgo, sobre todo en las zonas más pobres de la entidad. Y aunque no se precisan cifras al respecto, el gobierno ha reconocido de manera escueta que el fenómeno forma parte de la “actividad económica que viene cumpliendo las mujeres en la vida nacional»

Por Luis Alberto Rodríguez / Desde Abajo

Pachuca.- En Hidalgo nos quedamos sin mujeres. Por difícil que parezca, si. Los efectos migratorios han variado tanto que en las últimas dos décadas que cada vez mas amas de casa y jóvenes deciden emprender el viaje del “sueño americano», dejando los hogares de la entidad y sus poblaciones semi desérticas y con un tenso ambiente fantasmal.

Nada nuevo, según parece. Según los informes de la delegación de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), este fenómeno migratorio no es ajeno a la realidad hidalguense ya que la economía de los Estados Unidos “sigue siendo atractiva para los trabajadores locales quienes sienten que en ese país existen mas ventajas que las que tienen». Trabajadores entre los cuales se encuentran miles y miles de costureras, afanadoras, amas de casa, obreras, artesanas, campesinas y estudiantes de todas las edades.

De manera que la migración ha presentado modificaciones en cuanto a sus características fundamentales, tanto que incluso no solamente migra población relativa al campo, sino también de las ciudades hidalguenses, donde la pobreza urbana hace su agosto empatando y superado las cifras con respecto a su semejante rural, repartiendose el 60 y el 40 por ciento de los pobres respectivamente, según cita el reconocido investigador Julio Boltvinik. En esto, las mujeres representan un cuadro significativo.

“Es algo muy difícil de conocer puesto que no existe ningún estudio sociológico ni demográfico en el sentido que se pudiera saber con cifras. La misma característica del fenómeno migratorio hace muy difícil que se pueda medir», señaló Santana cuando se refirió a la cantidad de mujeres que cada año se van y dejan vacía la tierra.

A partir de la década de los ochentas –indica-, las mujeres en el fenómeno migratorio se empiezan a gestar, ara aumentar en los noventas y en este inicio del segundo milenio es “toda una realidad».

El porqué las mujeres se van, es un pregunta que habría que insertarla en las características del fenómeno migratorio. No es propio de los hombres, es nuevamente parte de la actividad económica que viene cumpliendo las mujeres en la vida nacional

Comments

Comentarios

You may also like