Columna: Espiritualidad de la Cuarta República

. ¡No hay tiempo como el presente!

Ya lo has oído antes, estoy seguro. Pero no lo entendías. Ahora ya lo percibes.

No hay más tiempo que este tiempo. No hay ningún momento más que este momento. «Ahora» es todo lo que existe.

Por diacono Álvaro Sierra Mayer / Desde Abajo

EL ETERNO PRESENTE

Háblame acerca del Tiempo.

¡No hay tiempo como el presente!

Ya lo has oído antes, estoy seguro. Pero no lo entendías. Ahora ya lo percibes.

No hay más tiempo que este tiempo. No hay ningún momento más que este momento. «Ahora» es todo lo que existe.

¿Qué pasa con «ayer» y «mañana»?

Productos de tu imaginación. Construcciones de tu mente. Inexistentes en la Realidad Fundamental.

Todo lo que ha sucedido alguna vez, está sucediendo, y lo que sucederá, está sucediendo ahora mismo.

No entiendo.

Y no puedes, no completamente. Pero puedes empezar. Y todo lo que se necesita es captar el principio.

Por lo tanto… escucha.

El «tiempo» no es un continuo. Es un elemento de relatividad que existe vertical, no horizontalmente.

No pienses en él como algo de «izquierda a derecha», una llamada línea de tiempo que transcurre desde el nacimiento hasta la muerte para cada individuo, y desde un punto finito hasta un punto finito para el universo. ¡El «Tiempo» es un concepto «vertical»! Piensa en el cómo si fuese un eje que representa el Momento Eterno del Ahora.

Ahora imagínate hojas de papel adheridas a ese eje, una junto a otra. Éstos son los elementos del Tiempo. Cada elemento separado y distinto, y, sin embargo, existiendo al mismo tiempo que otros. ¡Todo el papel a la vez! Tantas hojas como habrá siempre, tantas como hubo siempre…

Sólo hay Un Momento – este momento -, el Momento Eterno de Ahora.

Es ahora mismo que todo está sucediendo, y estoy glorificado. No hay espera para la gloria de Dios. Abrí este camino porque ¡no podía esperar! Era tan feliz de Ser Quién Soy que no podía esperar para proclamar este testimonio de Mi realidad. Por lo tanto, BUUM, aquí está, justo aquí, justo ahora, ¡TODO LO QUE ENCARNA ES!

No hay Principio para esto, y no hay Final. El Todo de la Totalidad sólo Es.

En lo que Es radica tu experiencia, y es tu mayor secreto. Te puedes mover en consciencia del Ser a cualquier «tiempo» o «lugar» que elijas.

¿Significa que podemos viajar en el tiempo?

En efecto, y muchos lo han hecho. En realidad, todos lo han hecho, y lo hacen rutinariamente, en general, en lo que llaman el estado del sueño. La mayoría no están conscientes de ello, no pueden retener esa consciencia. Pero la energía se adhiere como pegamento, algunas veces queda suficiente residuo para que otros, sensibles a esa energía, puedan rescatar algo acerca de su «pasado» o «futuro». Ellos sienten o «leen» este residuo, y ustedes les llaman videntes o psíquicos. En ocasiones, hay suficiente residuo para que incluso tú, en tu limitada consciencia, te des cuenta de que «has estado aquí antes». ¡Todo tu ser se sacude súbitamente por la comprensión de que has «hecho esto antes»!

¡Déjà vu!

Sí. O ese maravilloso sentimiento cuando te encuentras con algunas personas a quienes has conocido toda tu vida, ¡o por toda la eternidad!

Es un sentimiento espectacular. Es un sentimiento fabuloso. Y es un sentimiento verdadero. ¡Has conocido a esa alma desde siempre!

¡Desde siempre es justo aquí y ahora!

Con frecuencia has mirado hacia arriba y hacia abajo, desde tu «hoja de papel» en el eje y ¡has visto todas las demás hojas! Y te has visto a ti mismo ahí, ¡porque una parte de Ti está en cada hoja!

¿Cómo es posible esto?

Te diré lo siguiente: Tú siempre has sido, eres ahora y siempre serás.

Nunca ha habido un tiempo que no seas tú, ni nunca habrá tal tiempo.

¡Pero espera! ¿Qué hay acerca del concepto de almas viejas? No hay algunas que sean «más antiguas» que otras?

Nada es «más antiguo». Yo creé TODO A LA VEZ, y TODO existe justo ahora.

El concepto de «más viejo» y «más joven» al que te refieres, tiene que ver con los niveles de consciencia de un alma en particular, o Aspecto del Ser. Tú eres todos los Aspectos del Ser, simplemente partes de lo Que Es. Cada parte tiene encarnada la consciencia del Todo, cada elemento la lleva impresa.

El «Conocimiento» es la experiencia del despertar de esa consciencia. El aspecto individual del TODO se vuelve consciente de Sí mismo. Literalmente se vuelve autoconsciente.

Después, poco a poco se vuelve consciente de todos los demás y, entonces, de hecho no hay otros; Todos son Uno.

Así finalmente, toma consciencia de Mí, de Mí Magnificencia.

Amorosamente… Dios

Comments

Comentarios

You may also like