Columna: Espiritualidad de la Cuarta República

. Este Ejercicio representa lo que es y ha de ser la Universidad de la IV República: Una Semilla en Movimiento y Transformación permanentes… Eso somos: Una Pequeña Semilla que ha de crecer y multiplicarse… No somos más, pero tampoco somos menos… No somos, todavía, un árbol frondoso lleno de solidez, de flores y de frutos y de semillas multiplicadas. O, más bien, sí. Lo somos, pero en el sentido de que lo seremos… Somos lo que podríamos ser, si así lo decidimos y lo trabajamos… Eso, en realidad, estamos haciendo: decidiéndolo y trabajándolo. Comprometidos. Cargados de Esperanzas…

Por Álvaro Sierra Mayer / Desde Abajo

SOMOS SEMILLA EN MOVIMIENTO

El primer estudio-trabajo-ejercicio en la Universidad de la IV República se llama «El Ejercicio de la Semilla»… En esta reflexión práctica se intenta que l@s estudiantes y maestr@s se visualicen y se experimenten a sí mism@s como una «Semilla». Que, igualmente, visualicen y experimenten al Proyecto de la Universidad de la IV República como una «Semilla». Y que, por supuesto, visualicen y experimenten al Movimiento Obradorista y su Proyecto Alternativo de Nación como una «Semilla»…

Cada estudiante y maestr@ intenta vivenciarse –a sí mism@, a la Universidad, al Movimiento- como la semilla de un gran árbol que encuentra un surco en la tierra y se entierra allí, como en un lugar sagrado, como en un capullo transformante… La tierra, la oscuridad, una especie de «muerte», su decisión generosa y libre, le cubren, como una Gran Madre Fecunda, y comienza, para la Pequeña Semilla, y para su entorno, un Proceso de Desasimiento, de Liberación, de Revolución interior, de Cambio, de Crecimiento, de Evolución y Maduración, de Ser Quien Es y Quiere Ser…

Cada estudiante y maestr@ intenta, durante el ejercicio, descubrirse como alguien que resiste y combate contra la tentación de la inmovilidad, de la indiferencia, del adormecimiento… Y empieza a moverse, a sacudirse interiormente… Comienza a romperse… A dejar de ser, para serA dejar de fingir que es, para ser realmente… Ser es también romperse, vencerse, transformarse… Ocurre entonces la experiencia de una «segunda muerte»: dolor, resquebrajamiento, ruptura de lo que se creía que se era… El cascarón del falso ser se abre… Y sucede un milagro: un Pequeño Nuevo Ser Nace, Despierta… Olfatea y presiente un Espacio Nuevo y un Nuevo Tiempo… Le surgen pequeños dedos, pequeñas manos, pequeños brazos verdes que acarician la tierra –el vientre materno-, que la arañan, la rasgan, la rompen, lentamente la abren… Un pequeño renuevo verde resplandece en medio de la densa oscuridad del capullo transformante, y destellos amarillos resisten y combaten contra la nueva cáscara que no es tampoco el ser sino el camino a la esencia… Se tiñe de rojo la lucha. No se sabe si rojo-tierra o rojo-savia tierna –tal vez ambos-… Dolor y gritos sordos, que se ahogan y no se oyen… Momentos de oscurísima noche en los que la Victoria y la Luz parecen lejanas e imposibles… Se resiste tenazmente, se dan rodeos, se buscan y se encuentran nuevas rutas hacia arriba… En la lucha con cada roca dura el nuevo y frágil ser se hace más fuerte y se hace más creativo y más crece y se extiende… Y esculpe así su propio y nuevo y original Camino… Y esculpe así su Verdadera Esencia…

Ocurre entonces, casi inesperadamente, la experiencia de una «tercera muerte»: dolor, resquebrajamiento, ruptura de lo que se creía que la realidad era… Y estalla el cascarón-capullo-vientre materno, como un acontecimiento sorprendente e imposible… El falso ser de lo real es rebasado… Y sucede otro milagro: Una Luz espléndida recibe y abraza y sana aquellos bracitos extenuados y sangrantes, y un Aire Nuevo se cuela en éxtasis y en vida por entre los diminutos poros que la savia sangrada ha ido dejando en la lucha… ¡Un Nuevo Nacimiento!… ¡Otro Despertar Glorioso!… ¡La Victoria!… ¡Allí está el Espacio Nuevo olfateado! ¡Aquí está el Nuevo Tiempo presentido!… El Pequeño Nuevo Ser se hace menos pequeño y crece y se expande y se hace libre… Y araña-explora-bebe, sin descanso, el Nuevo Vientre Materno… Y el Nuevo Tiempo, que es tan dúctil, se hace fácilmente futuro, y todos los Procesos y los Caminos y los Seres en Latencia se hacen inevitablemente Presentes, y explosionan, como al unísono, en Hojas, Flores, Frutos y Multiplicadas Semillas… «Soy la Semilla –comprende el estudiante y el maestro y el que combate y resiste, y lo dice, y lo realiza mientras sigue creciendo y extendiéndose al ritmo prodigioso de la Luz espléndida y del Aire Nuevo-. Soy el tallo tierno y la Lucha y el Fruto y la Semilla Multiplicada. Siempre lo he sido. Eternamente lo soy. Lo seré siempre… Soy la Universidad de la IV República… Soy el Movimiento Obradorista… Siempre lo he sido. Eternamente lo soy. Lo seré siempre… No hay noches. No hay derrotas. Sólo hay Sueños de Lucha y de Victoria que son la Victoria misma… Sólo hay Fe y Esperanza y Voluntad Amorosa»…

Este Ejercicio representa lo que es y ha de ser la Universidad de la IV República: Una Semilla en Movimiento y Transformación permanentes… Eso somos: Una Pequeña Semilla que ha de crecer y multiplicarse… No somos más, pero tampoco somos menos… No somos, todavía, un árbol frondoso lleno de solidez, de flores y de frutos y de semillas multiplicadas. O, más bien, sí. Lo somos, pero en el sentido de que lo seremos… Somos lo que podríamos ser, si así lo decidimos y lo trabajamos… Eso, en realidad, estamos haciendo: decidiéndolo y trabajándolo. Comprometidos. Cargados de Esperanzas…

Nuestros adversarios de la derecha, e incluso algunos de la izquierda que tienen el corazón a la derecha, se llenan la boca diciendo que somos una «universidad patito», que somos «fraude y charlatanería», que una Educación Abierta, Libre, Laica, Pública, Gratuita y de Calidad es un «sueño imposible», a no ser que suceda «desde arriba», desde las estructuras del poder y del dinero y de la politiquería…

Algunos de nuestr@s compañer@s de la izquierda nos ven con simpatía cautelosa y con apoyo «moral» y condescendiente. Nos observan a prudente distancia y con respetuoso silencio… Algunos otros de ellos nos atarantan con recomendaciones prudentes y sabias sugerencias y nos intentan prevenir contra innumerables peligros y equivocaciones posibles (es curioso y humano que los que no hacen nada sepan muy bien cómo debieran hacer las cosas los que intentan hacer algo)…

Es que… nuestros adversarios y algunos de nuestr@s compañer@s no saben Quiénes Somos… No saben que Somos Semilla en Movimiento… Es decir, Somos muy poco o nada… O somos mucho y lo somos Todo… Según como se vea… Lo que Somos y Seamos depende, en parte, de nuestros adversarios. Pero depende, sobre todo, de nuestr@s compañer@s de lucha. De cómo nos miren y de cómo interactúen con nosotros, de si se hacen o no Uno con nosotros… ¡Depende de lo que hagan o dejen de hacer con respecto a nosotros!… O son la tierra y la roca dura -que de cualquier modo nos hace más fuertes y nos crece-… O son la Luz espléndida y el Aire Nuevo que nos fecunda y engendra y nos hace Flores y Frutos y Multiplicada Semilla…

La verdad es que la mayoría de nuestr@s compañer@s de lucha logran vernos así: Como lo que Somos. Como Semilla en Revolución constante… Y entonces como Flores… Y Frutos… Y Multiplicada Semilla… Y entonces… en su alma… o en su casa… o en su grupo… o en su pueblo… abren surcos… Y confían en nuestra Semilla-nada y presienten en ella el Todo… Y la siembran… Y le echan agüita… Y le cantan canciones de Esperanza… Y la animan cuando aparece el dolor y el grito ahogado y la savia sangrante… Y la abrazan y la hacen victoriosa cuando se hacen para ella Luz y Aire…

Saben muy bien est@s much@s compañer@s que la Semilla-nada lo es Todo cuando ell@s se saben y se recuerdan como el Todo y comparten su Todo-Aire-Luz-Agua con nuestra Semilla-nada… Ocurre entonces el Cuarto Milagro en la construcción de la IV República: Nos comprendemos TODOS como Semillas… TODOS como Flor y Fruto y Multiplicada Semilla… Comprendemos que en nuestras manos y en nuestras decisiones está el fracaso o la Victoria de cada iniciativa generosa y no politiquera en Nuestro Movimiento… La Universidad de la IV República no es mía, como no es de Víctor el Sendero, ni de Sam Revoluciones, ni de Sique El Justo Reclamo, y ni siquiera son de Andrés Manuel el Proyecto Alternativo de Nación y el Movimiento Obradorista… Lo que sea justo, honesto y necesario es de TODOS, y es nada sin TODOS NOSOTROS…

Por eso, cuando me preguntan acerca de la Universidad de la IV República, lo único que atino a saber y a decir, como hoy lo hago, es que es Semilla en Movimiento… Que es tuya, y suya, y también mía… Que es de TODOS… Que su Semilla tiene Latencia Extraordinaria y Poderosa de Bendición y de Victoria. Pero que, sin Ti, sin tu propia Semilla, es también latencia de fracaso y de oportunidades desperdiciadas… ¡TÚ DECIDES!… Tú determinas lo que es o puede ser este o cualquier otro Proyecto que pretenda nacer y crecer y dar fruto «desde abajo», desde la tierra, desde el pueblo en resistencia…

Aquí dejo esta historia escrita… Pero la historia viva sigue su marcha y es más grande y más bella y más deliciosamente impredecible y magnífica… La Luz y el Aire Nuevos son sólo una Nueva Matriz Fecunda. Habrá que rasgar y romper de nuevo, siempre de nuevo… La Flor y el Fruto y las Semillas Multiplicadas son también únicamente seres transitorios… El Ser Verdadero y Pleno sigue delante… Más lejos, más alto y más profundo… Y hacia allá seguiremos caminando, gozosos y agradecidos…

Álvaro, ciudadano y universitario de la IV República

 

Toda la información sobre la Universidad de la IV República en
http://universidaddela4arepublica.blogspot.com

Sugerencias, inscripciones, decisión de apoyo y ayuda en:
universidaddela4arepublica@gmail.com  

Comments

Comentarios

You may also like