Esquiva Gobierno a zimapenses e invita a medios «a que le bajen»

. Lo que se supone era la segunda mesa de trabajo de exposición de motivos científicos y jurídicos sobre la confinadora, terminó siendo una reunión para “desoír” la petición de la construcción del confinamiento en Zimapán. En cambio, el encargado del Gobierno del Estado que atendió a la delegación de Todos Somos Zimapán, propuso la desactivación de la movilización popular contra el basurero infeccioso y que los medios “no se metan” (…) “que le bajen” –dijo-, al respecto del conflicto.

Por Luis Alberto Rodríguez / Desde Abajo

Pachuca.- Por segunda ocasión, los representantes del movimiento cívico Zimapán Somos Todos, que se opone a la construcción del confinamiento tóxico en ese municipio, salieron con las manos vacías de la sede del Gobierno del Estado, luego de que Gerardo Canales Valdez, director de Coordinadores Regionales del poder Ejecutivo, los recibiera tan sólo para proponerles la desactivación de la movilización popular contra el basurero infeccioso y que los medios “no se metan” (…) “que le bajen” –dijo-, al respecto del conflicto.

Lo que se supone era la segunda mesa de trabajo de exposición de motivos científicos y jurídicos sobre la confinadora, terminó siendo una reunión que, a decir de José María Lozano, dirigente del movimiento ciudadano, fue sólo para “desoír” la petición de suspender la obra que ya casi termina la industria española BEFESA en Zimapán. En cambio, Canales Valdéz exculpó la ausencia de la “gente” de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Protección Civil del Gobierno del Estado y de la delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), quienes originalmente se reunirían con el grupo inconforme, pero no lo hicieron. Al tiempo, el gobernador Miguel Osorio y la alta planilla del poder Ejecutivo y de las delegaciones federales, daban cuenta de un evento para reportar los saldos del huracán Dean.

Lozano planteó al encargado del gobernador “¿Cómo el Gobierno nos va ayudar?”, a lo que Canales Valdez respondió con la propuesta de la desactivación del movimiento popular: “Eso ya pasó. Ya no es necesario que se de la notoriedad del movimiento”, dijo y ofreció que se elaborara un “pacto de civilidad” para “que ya no haya guerra”.

Pero el zimapense subrayó que el funcionario no respondió la pregunta, eje central de la negociación que en la sala de juntas de la Subsecretaría de Gobierno ocurrió, y la delegación inconforme salió tan sólo con una minuta firmada sobre lo comentado allí.

Irma Labra, una de las representantes de Zimapán Somos Todos, rechazó la propuesta de dilución de la movilización popular y recalcó que los representantes de BEFESA y del Gobierno Federal no han cumplido con su parte de proporcionar información a los especialistas que pretenden demostrar la inviabilidad del proyecto, por lo que recalcó que el Gobierno del Estado es el encargado de tomar partido por el reclamo de los zimapences “que no queremos que se construya allí” la confinadora tóxica.

Pero Canales no dio respuesta a ninguno de estos planteamientos y se limitó a solicitar que “no se repita aquí” (en Pachuca, sede del Gobierno), las “secuelas” de la inconformidad contra el basurero.

“El problema ya no puede ser social, de guerra”, insistió el encargado del gobernador.

De la misma forma los delegados de Todos Somos Zimapán pidieron a Canales Valdéz que el Gobierno desactive la guerra sucia que desde algunos medios de comunicación, los representantes de BEFESA –a través de su asesor mediático, Luis Kaim Gebara-, del ayuntamiento de Zimapán y el diputado por ese distrito, Carlos Trejo Carpio, tienen contra el movimiento popular.

A esto, el funcionario solicitó acabar con la “guerra de panfletos”, “la guerra de los periódicos”.

La mesa de negociaciones se reanudará el próximo jueves, cuando en la sede de la Semarnat, en la Ciudad de México, se expongan los criterios científicos y jurídicos parea la inviabilidad de la confinadora.

Comments

Comentarios

You may also like