Se ahondan actos de discriminación oficial en Hidalgo

. El presidente de la Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos (ACADERH), Pablo Vargas González, criticó que la ausencia de una Ley contra la discriminación en Hidalgo esté permitiendo casos como los de la niña hñähñú Doni Zänä Cruz Rivas, a quien las autoridades locales negaron su registro porque su nombre “no lo registra el sistema de cómputo”, tenga e graves consecuencias en la vulneración de los derechos individuales en la entidad.

Por Luis Alberto Rodríguez/ Desde Abajo

Pachuca.- El rechazó por parte de las autoridades del registro estatal y demás autoridades del Gobierno local al reconocimiento del nombre hñähñú Doni Zänä, que la familia Cruz Rivas quiso ponerle a su pequeña hija, es una muestra de los claros problemas de discriminación que prevalecen en Hidalgo.

El presidente de la Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos (ACADERH), Pablo Vargas González, criticó que la ausencia de una Ley contra la discriminación en Hidalgo esté permitiendo casos como los de Doni Zänä, los cuales “trae graves consecuencias en la vulneración de los derechos individuales”.

“La ausencia de una legislación en el estado de Hidalgo, impide que haya innumerables casos que no pueden ser tratados y ni siquiera considerados como tales, es decir como problemas de discriminación lo que trae graves consecuencias en la vulneración de derechos individuales. Sin hablar de hechos de discriminación estructural como la de la mujer y los pueblos indígenas, en los últimos meses han ocurrido hechos de discriminación de carácter religioso, y por manifestar ideas políticas y manifestaciones ideológicas”, expuso el también investigador de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), durante la clausura del taller ciudadano de formación de líderes en derechos humanos.

Dijo que para esta entidad “de evidentes contrastes y diferencias sociales”, la presentación de una Ley Estatal contra la Discriminación –hecha a finales de octubre del 2006-, la propuesta resulta de “gran importancia, y estamos en posibilidad de adecuar no solo nuestra legislación sino fundamentalmente las instituciones locales en consonancia tanto con normas internacionales como con las disposiciones nacionales, en particular con la modificación al artículo 1º de la Constitución Federal (2001) y la promulgación de la Ley Federal para Prevenir y eliminar la Discriminación (2003)”.

El caso de Doni Zänä es el más reciente de los casos de discrminación en Hidalgo, dados a la luz pública. En él se da cuenta de cómo desde hace ya dos años, César Cruz Uribe y su esposa, Marisela Rivas López, una pareja Hñähñú de la comunidad de San Idelfonso, Tepeji del Río, acudieron a registrar a su hija con el nombre de Doni Zänä, que en su lengua significa Flor de Luna, pero ni en el Ayuntamiento ni el municipio aledaño de Tula de Allende ni en el registro estatal fue aceptada tal opción, con el argumento de que »ese nombre no lo registra el sistema de cómputo»; lo cual –indicó el presidente de la ACADERH-, “constituye una falta inaceptable y configura un hecho lamentable de discriminación por parte de diferentes autoridades locales e incluso federales”.

Señaló que la insistencia de los padres de la niña, Marisela y César Cruz se relaciona con el derecho a no ser discriminado, que se encuentra tutelado por la modificación de 2001 al Artículo 1º de la Constitución mexicana

A pesar de lo anterior, subrayó, en Hidalgo no han prosperado los diferentes trámites que ha hecho la familia ante diversas autoridades: “Lo curioso es que sea en esta entidad donde han inmigrado una gran variedad de personas de distintas nacionalidades (españoles, libaneses, armenios, ingleses, etcétera) desde hace décadas y hasta ahora no han tenido problema en registrar sus nombres”.

Vargas González dijo que, “no se trata de un capricho” de la familia mantener el nombre de su hija, “sino que es un derecho consagrado por la Constitución y por los tratados internacionales. Es importante hacer valer estos preceptos para detener todo tipo de discriminación, sobre todo de carácter racista e intolerante. La lucha por el nombre es la de la dignidad y la defensa de nuestra cultura, sus tradiciones, su lengua y, sobre todo, su origen étnico. Es importante impedir que algunos sectores marginados se sientan extranjeros en su propio país. Por eso es que urge la ley de discriminación en Hidalgo”.

Comments

Comentarios

You may also like