Columna: Espiritualidad de la Cuarta República

. «No queremos que vayan y nos ayuden, no se trata de que hagan eso, eso es lo que históricamente han hecho, y no hemos salido de la situación, y cuando digo que no hemos salido, me refiero a todos. No se trata de ayudar a los indígenas, se trata de ayudarnos todos, para cambiar estos modelos de desarrollo que durante más de 500 años se nos ha impuesto y la brecha se ha hecho más grande».

Por diácono Álvaro Sierra Mayer / Desde Abajo

ESPIRITUALIDAD INDÍGENA

En el «Forum Universal de la Culturas», este 26 de septiembre en Monterrey, Olivia Juárez (Náhuatl) y Lázaro González (Zapoteca) expusieron el punto de vista de la Espiritualidad Indígena durante el desarrollo del tema «Paz y Espiritualidad»… Aquí les comparto una doble síntesis de lo sucedido, a fin de que las palabras y experiencias de estos representantes indígenas iluminen nuestra propia lucha…

La espiritualidad indígena es rebelde

«Nosotros los indígenas hemos generado mucha resistencia física, mucha resistencia al hambre» estas fueron las palabras que expresó el representante del pueblo zapoteca, Lázaro González, hombre de convicción y defensor no sólo de su pueblo, sino de sus tradiciones, durante la conferencia «Los indígenas y su espiritualidad: pueblo zapoteco y náhuatl».

González definió la visión de su pueblo, y junto con Olivia Juárez por parte de la etnia náhuatl, trataron de dar una explicación de la espiritualidad indígena que para ellos consiste en el respeto, amor, justicia y sobre todo, igualdad de condición.

Durante toda la plática, el tema discriminación no dejaba de presentarse, pues los ponentes no sólo se propusieron exponer sus tradiciones, sino señalaron que la meta personal es terminar con la discriminación de la que todos los pueblos indígenas en el país están viviendo.

Después de una emotiva narración náhuatl a cargo de Olivia Juárez de cómo surgió el ser humano, la originaria de la sierra Juárez de Oaxaca expresó el problema fundamental al que se enfrentan los grupos indígenas: la marginación a la que los someten los «no indígenas» por una vergüenza no justificada. Lázaro González mencionó lo dura que fue la vida de sus antepasados al enfrentarse a pruebas de valor y hambre. El representante en el Forum de este grupo indígena afirmó que la espiritualidad indígena es rebelde.

Ahondó en la forma en que sus hermanos han sido tratados, y apuntó que los indígenas durante toda su historia han intentado rebelarse porque han vivido en la cultura de la vergüenza, en donde las personas se abochornan con el simple hecho de tener a su lado a un indígena.

(Crónica en Milenio.com)

Exigen indígenas cooperación, no compasión

Cooperación, más no compasión, es lo que los indígenas de todo el continente deben exigir a los ciudadanos y a los representantes del Estado, según se concluyó en la conferencia Los Indígenas y su Espiritualidad, en la versión de los pueblos Zapotecos y Náhuatl.

El líder zapoteca Lázaro González sintetizó la manera en la que afectan a la sociedad la serie de prejuicios sostenidos contra las agrupaciones indígenas del continente. Una incomprensión que, dijo, desencadena desdén o rechazo de la urbe hacia el pueblo.

Uno de los aspectos más relevantes, señaló, tiene que ver con lo que consideró una «falsa creencia» sobre la petición de caridad y conmiseración que el pueblo indígena «ha exigido», siendo que «lo mejor que pueden hacer ambas razas en conjunción es luchar juntas por la salvación de la humanidad, y, por supuesto, de la Madre Tierra «.

«No queremos que vayan y nos ayuden, no se trata de que hagan eso, eso es lo que históricamente han hecho, y no hemos salido de la situación, y cuando digo que no hemos salido, me refiero a todos. No se trata de ayudar a los indígenas, se trata de ayudarnos todos, para cambiar estos modelos de desarrollo que durante más de 500 años se nos ha impuesto y la brecha se ha hecho más grande».

Tanto Lázaro como la representante mixteca, Olivia Juárez, coincidieron en que la concentración de la riqueza en México está concentrada en tan pocas manos que 50 millones de paisanos viven en la pobreza y 15 millones de indígenas están paradójicamente desterrados en sus propios territorios, lo cual remite a buscar una manera de repensar la forma de organización económica y social a nivel actual para salir del atolladero.

«Me recuerdo que en Paraguay un Obispo le dijo a una mapuche chilena, ¿qué necesitan, qué quieren los indígenas mapuches? ¡ Queremos que se vayan (ustedes), les dijo la mapuche, que nos dejen solos, nosotros sabemos salir, sabemos caminar (risas)… Ustedes me preguntan ¿qué hacemos por los indígenas? No hagan nada, mejor preguntémonos ¿qué hacemos por México? ¿Que hacemos por el mundo? Por eso es que el mundo va hacia el precipicio».

Al ser cuestionados por una visitante europea sobre la noción esparcida por compatriotas latinoamericanos sobre una presunta «vergüenza» de la población indígena que prevalece en el continente, Lázaro González dijo con tristeza que efectivamente existe, aunque de formas más sutiles e inclusive invisibles en el trato cotidiano, ejemplo de ello, dijo, son los conceptos con los que la población mestiza se refiere a la tradición indígena.

«Eduardo Galeano, uno de tantos grandes pensadores latinoamericanos, ha denunciado cómo muchos piensan que los indígenas ‘hablan dialectos …no idiomas; hacen artesanías… no arte’, ahí está la descalificación, y ahí está la vergüenza… Ya no descalifiquemos, llamemos las cosas como son. Vino aquí Francisco Toledo, un zapoteco puro, vino a exhibir sus cuadros, con materiales de la misma naturaleza, ¿Tenemos que ser un Francisco Toledo para que nos escuchen? o ¿tenemos que ser un Benito Juárez para que se nos escuche? ¿Tenemos que hablar ingles para ser culto? No. Tenemos que volver a ser humanos, para ver a nuestros hermanos como hermanos»…

Por: Héctor Camero Treviño, Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

Aprendamos de esta «Espiritualidad Rebelde«, aprendamos de su « Resistencia física, resistencia al hambre«, aprendamos su concepto de Espiritualidad: «Respeto, Amor, Justicia y, sobre todo, Igualdad de condición «… Aprendamos de su «Espiritualidad de Cooperación mutua y no de compasión «… Una Espiritualidad de «Luchar juntos por la Salvación de la humanidad y, por supuesto, de la Madre Tierra «… Una Espiritualidad como llamado a «ser humanos, para ver a nuestros hermanos como hermanos»…

Ojalá, sobre todo, aprendamos y sepamos escuchar el Grito de Independencia Indígena nacido de su profunda Espiritualidad. Ese grito de la indígena mapuche, gritado también por nuestros indígenas en México: «¡DÉJENNOS SOLOS, NOSOTROS SABEMOS SALIR, SABEMOS CAMINAR!»…

Álvaro, Diácono en Resistencia

Comments

Comentarios

You may also like