Opinión: 12 de octubre, en Hidalgo no hay nada que festejar.

Hoy se conmemora el llamado «encuentro de dos mundos». Sin embargo hablar del día de la raza, es recordar un capítulo en la historia de México, que para algunos es materia olvidada, sin embargo esto no puede ser en un país donde la desigualdad, la pobreza, la marginación y sobre todo la discriminación, son los referentes inmediatos de los pueblos indígenas.

por Alfredo Alcalá Montaño / Desde Abajo.

La colonización no solo fue el encuentro de culturas y avances científicos, la colonización conllevó los grandes adeudos históricos que a la fecha los gobiernos tienen hacia los habitantes originales de estas tierras, “los indígenas”, quienes sufren los rezagos sociales, culturales y económicos.

Actualmente hemos perdido todo referente histórico, se nos olvida que venimos de un proceso largo de muchas décadas, de varios siglos, de injusticias y explotación. Es necesario recordar que llevamos en nuestras venas sangre indígena, así como aceptar que somos una mezcla de razas.

No podemos creer que existe una raza superior, máxime que este argumento ha sido la justificación para las mayores atrocidades e infamias que ha derivado en la muerte de millones de seres humanos, con el argumento de que son una raza inferior.

La raza mexicana, es el resultado directo del encuentro cultural, social y biológico en el transcurso de varios siglos y de lo cual muchos no se sientes orgullosos.

En México existen alrededor de12 millones de personas, (más de la décima parte de la población mexicana), que hablan un lengua indígena. Ellos son quienes representan la mayor riqueza de nuestra nación y quienes más aportan en recursos humanos, naturales, territoriales y culturales, a pesar de ser los más pobres de los mexicanos.

Hidalgo tenemos una gran riqueza cultural que sin embargo se ha ido perdiendo por la falta de atención de las autoridades responsables. Según datos del INEGI y la CONAPO Hidalgo tiene un 25.06 {9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de población indígena, es decir de 2, 345 514 de hidalguenses hay un total de 634,652 pobladores indígenas que conservan sus orígenes, hablantes de diversas lenguas indígenas, como el tepehua, lenguas zapotecas, totonaca, lenguas mixtecas, mazahua, huasteco, otras lenguas indígenas de México, predominando el Náhuatl y el Otomí.

Cabe mencionar que en los84 municipios del estado habitan hablantes de lengua indígena.

No obstante los anterior discriminarlos es lo más recurrente en nuestro país y sobre todo en nuestro estado.

Hidalgo la discriminación como un negocio.

Hablar de la discriminación, es hablar de una lucha permanente, la cual debe ser combatida por el Estado de manera global e integral, en el sentido de que sus acciones deben abarcar todas las esferas de la sociabilidad humana.

A veces pensamos que no hay violaciones a derechos humanos, que aquí no se discrimina, etc. Sin embargo esto se debe a que desconocemos la importancia y su contexto ya que muchas veces hemos discriminado.

De hecho los resultados de la Primera Encuesta Nacional sobre Discriminación en México llevada a cabo en el 2005, nos dice que 9 de cada 10 personas dicen que al menos una vez en sus vidas han sido discriminados, pero en la misma proporción o sea 9 de cada 10 estas personas, dicen que han discriminado a otros mexicanos. Esta situación deja en evidencia la importancia que adquiere la discriminación, ya que nos discriminan, pero también nosotros discriminamos.

Desafortunadamente en Pachuca hay ejemplos claro de este hecho social, pues discriminar se convirtió en una moda. Es el caso de una tienda llamada “Collection´s Tiendas” que se autodenomina como la tienda de regalos No. 1, ubicada en el centro Comercial Galerías, en Pachuca, planta alta, local 205-B, siendo dueño Pablo Antonio Pacheco Ramírez.

En esta tienda utilizan la discriminación como un negocio, -a donde hemos llegado como sociedad-. En esta tienda ofertan diferentes productos todos con un alto contenido discriminatorio, y ninguna autoridad se atreve aponerles un alto.

Como ejemplo esta un gorra con las siglas “V.I.P”, que no significan very important people (persona muy importante por sus siglas en ingles). Sino por el contrario dice “Vete indio pendejo”, en un claro acto discriminatorio por origen étnico y raza.

Esto es inconcebible, sobre todo en un estado donde el 25.06 {9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de la población es indígena. Ahora no solo se discrimina, sino tratan de crear toda una cultura a favor de la discriminación.

Ahora el papel no solo es crear una cultura a favor de la discriminación, sino luchar contra una cultura que promueve la discriminación como un negocio.

Contacto: alfreduam@yahoo.com.mx  

Comments

Comentarios

You may also like