Opinión: UAEH, farsa sindical y presión política

. Quienes conocen de cerca el funcionamiento de la UAEH, sabe a ciencia cierta: “que nada se mueve sin la orden del patrón”. Y mucho menos en este momento, que los dos sindicatos (Suteuaeh y Spauaeh)), han sido arrastrados a la subordinación más vil, que hace perder sus objetivos reales a favor de profesores y empleados. El caso más patético es el del sindicato de profesores, que ha sido usado como trampolín, donde los cambios han sido de una manipulación descarada: primero fue el de imponer a Luis Gil, y después de que este fue “movido” como pieza de ajedrez” hacía la rectoría en marzo de 2005, sin elecciones y sin consulta a la base sindical se impuso como guardián de los intereses de facción a Ramiro Mendoza.

Por Pablo Vargas González / Desde Abajo

Dos días después de las elecciones del 17 de febrero, de un modo inusual los trabajadores administrativos de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) pararon labores debido a que consideran que el incremento salarial que se les ofreció es insuficiente. A ellos se sumaron los académicos agrupados en el SPAUAEH que amenazan con una huelga para el próximo jueves 28 de febrero. La coincidencia con las elecciones es que el jefe del grupo de la “Sosa nostra”, que controla la universidad, al saber que no tuvo diputados en el congreso, ahora quiere desatar la violencia contra las instituciones locales en busca de poder.

Quienes conocen de cerca el funcionamiento de la UAEH, sabe a ciencia cierta: “que nada se mueve sin la orden del patrón”. Y mucho menos en este momento, que los dos sindicatos (Suteuaeh y Spauaeh)), han sido arrastrados a la subordinación más vil, que hace perder sus objetivos reales a favor de profesores y empleados. El caso más patético es el del sindicato de profesores, que ha sido usado como trampolín, donde los cambios han sido de una manipulación descarada: primero fue el de imponer a Luis Gil, y después de que este fue “movido” como pieza de ajedrez” hacía la rectoría en marzo de 2005, sin elecciones y sin consulta a la base sindical se impuso como guardián de los intereses de facción a Ramiro Mendoza. Y dicen que fue el menos peor puesto que se hablaba de Agustín Sosa Castelán, hermano del jefe de la pandilla, como el sucesor.

Se trata de “sindicatos blancos” que se orientan por generar “camarillas” sindicales que se definen por ser de carácter “pro empresarial”, en este caso a favor más que de las autoridades en turno, al que es considerado el “dueño” de la universidad. Los “lideres” sindicales obedecen más que a la institución educativa se someten a la lealtad personal. En el caso del SPAUAEH, cada año hacen un congreso, en playas mexicanas e incluso extranjeras: en Cancún, en Acapulco, en Varadero, Cuba, a donde asisten solo los allegados al grupo y promotores de la estructura sindical, y a quienes les hacen jugosos apoyos las mismas autoridades, para que asistan a disfrutar de las mieles sindicales. Al final del congreso llega el Rector en turno para demostrar que autoridades y sindicato son uno solo.

A través de los años, en ambos sindicatos, fueron desmantelando y excluyendo de distintos modos, pero más en el de académicos, las voces críticas y opositoras a las camarillas sindicales. Ha sido más que evidente el papel entreguista y sometido que tienen los lideres sindicales. Los casos mas descarados son el que los representantes sindicales ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA), en lugar de apoyar, votan en contra del trabajador de manera sistemática.

Por eso es más que extraño que ahora sí quieran levantar una reivindicación salarial. ¿En contra de quién es? ¿Contra quién va dirigida esta farsa sindical? ¿A quién obedece?

Sin lugar a dudas se trata de una presión política contra el gobierno local del estado de Hidalgo. La “Sosa nostra” no alcanzó diputados en el congreso, y posiblemente lo vean como una estrategia para no darles puestos ni cargos de representación.

Cabe señalar que el gobernador Osorio Chong ha sido en exceso complaciente con el grupo Universidad. Lo más reciente fue una reunión (09/02/08) previa a las elecciones, catalogada como “Refrendo al trabajo conjunto entre la UAEH y el gobierno del estado de Hidalgo”, en donde estuvieron sus principales autoridades, los líderes sindicales, y los “lideres estudiantiles”. Esta es la tercera ocasión en que el Rector hace y dice una cosa ante el gobierno local y después, el “mandamás” de la universidad lo obliga a hacer otra cosa contraria. Que demuestra de verdad quién manda en la UAEH.

Las necesidades de empleados y trabajadores son reales, requieren mayor estímulo económico y sobre todo mejores prestaciones, además las condiciones de trabajo son precarias y en una institución que habla demagógicamente de “excelencia” no ha sido capaz de mejorar; ni los sindicatos han hecho nada, por el contrario se han sometido a las decisiones de las autoridades. Por eso es de llamar la atención de esta nueva simulación y farsa sindical, que solo tiene por objetivo ser utilizada por un grupo faccioso a favor de intereses políticos ajenos a la universidad, a los trabajadores y estudiantes. Por ello es importante alertar a la opinión pública y a los universitarios de desenmascarar esta nueva simulación.

Comments

Comentarios

You may also like

error: Si deseas utilizar nuestro contenido, ponte en contacto con nosotr@s!