La hora Jazz: Unos amigos invisibles

Con la intención de hacer bailar a la gente, lograron más que hacer un poco de dance, alcanzaron el horizonte del acid jazz gracias y la mezcla del funk, el rock, con instrumentos latinos, haciendo de los amigos invisibles algo verdaderamente singular. Su primer disco se llama “A typical and autoctonal venezuelan dance band” en donde se pueden extraer el tema de “Acid jazz de las mujeres locas” donde podrían perder un poco la credibilidad en su música.

Por Jesús Ángeles / Desde Abajo

Podrán decir que estoy loco cuando les digo que tengo unos amigos invisibles, que llevan una carrera de 17 años de recorrido, y que pueden pasar de un mambo a un buen rock. Lo mejor de todo es que han llevado una carrera extraña, siendo grupo aclamado por mucha gente en una esquina, y por la otra, son criticados y desterrados por tener música anticuada y poco ilustrativa. Hagamos un pequeño recuento de su trayectoria comenzando por el año de 1991.

Cuando este grupo comenzaba a tocar en algunas salas de teatro en Caracas, tocaban rock, pero ellos querían tocar algo distinto, algo que no sonara en su país. Observaron que la música dance se encontraba en decadencia, y se propusieron hacer música para los antros y las discotecas, prometiéndose ser el mejor grupo de este genero en su país.

Con la intención de hacer bailar a la gente, lograron más que hacer un poco de dance, alcanzaron el horizonte del acid jazz gracias y la mezcla del funk, el rock, con instrumentos latinos, haciendo de los amigos invisibles algo verdaderamente singular. Su primer disco se llama “A typical and autoctonal venezuelan dance band” en donde se pueden extraer el tema de “Acid jazz de las mujeres locas” donde podrían perder un poco la credibilidad en su música.

Ellos siguieron probando suerte con ese sonido venezolano que traían en la venas, y con el llegaron a New York, donde pudieron grabar su segundo disco, lograron consolidar su estilo que muchos aun no entendían. Y es que cuando se escuchan temas como “ponerte en cuatro” o “el diablo”, pareciera que escuchamos a un grupo desaparecido de los años noventa llamado “proyecto uno”, ya que desde las letras, hasta el ritmo en las canciones, parecían ser un grupo tropical que surgía en la escena musical, y que el tiempo se encargaría en desaparecer.

Pero no fue así, poco apoco, y con temas como “yo quiero a una mujer” “amar es algo más” fueron ganándose al público, y lograron llamar la atención de grandes músicos de la música electrónica, logrando que el propio Dimitri From Paris, les produjera su disco “Superpop Venezuela” consolidándolo como un gran grupo internacional.

Pero realmente, ¿que genero es el que toca este grupo musical? Es difícil saberlo cuando sus discos suenan con mezclas de jazz y funk, y se presentan en festivales de rock. Cuando algunos de sus temas duran más de 6 minutos, pero suenan impresionantemente guapachosos y sus videos salen en el canal htv.

Es difícil decir que son un grupo de acid jazz cuando participan en tributos como en el de Rigo Tovar, y tocan en festivales electrónicos de Europa. Si tuviéramos que ponerle un género a este grupo, yo diría que tocan electro-acid-jazz-punk-rock, pero claro, eso no existe, bueno, solo con los amigos invisibles.

Y como le suele pasar a muchos grupos latinoamericanos, mientras que en su patria son abucheados he inclusive considerados nacos, en Europa es la música que bailan, son los sonidos que rebotan en los mejores antros y en las mejores fiestas.

Pero aun así, en abril sacarán a la venta un nuevo disco, y seguiremos escuchando lo invisible del sonido en las notas delicadas de sus letras, que poco se irán internando en los oídos de los que bailan, de los que gozan hasta la música, hasta que logren hacer algo más que acid jazz, hasta que logren interpretar algo más que un dance venezolano.

Sugerencias y reclamaciones a: lahorajazz@hotmail.com  

www.lahorajazz.blogspot.com  

Comments

Comentarios

You may also like

error: Si deseas utilizar nuestro contenido, ponte en contacto con nosotr@s!