Homenajean a Granados Chapa, periodista ilustre

. Cual verbena popular, los aplausos y vivas abarrotaron el aire del festejo; mientras, se quitó el velo del busto y de cañones laterales volaron miles de papeles. Atrás, oculta tras la tarima del evento, la banda musical soltó los estruendos más fuertes para darle el marco formal al momento cúspide de la celebración, con motivo de su propio homenaje y la presentación de su busto en el Paseo de los Periodistas Ilustres.

Por Cencos – Desde Abajo


Homenaje al periodista. (Foto: Cencos)

 

México D.F.- Bajo el implacable sol de medio día del cambiante clima de la Ciudad de México, se dieron cita los y las lectoras, radioescuchas, admiradores entusiastas de Miguel Ángel Granados Chapa para oír una vez más las palabras del periodista; en esta ocasión no desde los medios de comunicación donde se forjó como uno de los más destacados periodistas de México, sino en unas sencillas palabras con motivo de su propio homenaje y la presentación de su busto en el Paseo de los Periodistas Ilustres.

En su narración, elocuente e improvisada como amenizando una plática informal, Granados Chapa habló de los periodistas que han sabido ejercer su trabajo siempre en congruencia con la libertad de expresión que ha definido sus carreras profesionales.

Se refirió a Martín Luis Guzmán, José Pagés Llergo y a Francisco Martínez de la Vega, señalando a éste último como su primer mentor en el mundo periodístico. De Luis Guzmán resaltó su capacidad de cambiar de medio de comunicación para mantener su libertad de palabra y de Pagés Llergo, cuya estatua yace junto a los bustos de Granados Chapa y Lolita Ayala en el mencionado paseo, exaltó su trabajo en la revista Mañana durante el auge de la corrupción del gobierno del expresidente de México Miguel Alemán (1946-1952).

Acerca de su maestro refirió que siempre “ejerció con toda prestancia su oficio, ejerciendo su libertad cotidianamente y no sólo en los momentos en que se requería tomar decisiones fundamentales”, haciendo ver que el oficio del periodista debe estar trazado por su deontología personal.

Tras las elocuentes anécdotas que dieron el porqué de la presencia de estos comunicadores en el Paseo de los Periodistas Ilustres, el homenajeado se limitó a decirse gustoso de estar ahora entre ellos, “a mi humildad de pertenecer al mismo espacio donde brillan las figuras de Pagés Llergo, Martín Luis Guzmán y de Francisco Martínez de la Vega se suma el contraste con su grandeza, por eso agradezco que hayan venido a conocer este profundo contraste entre éste aprendiz de periodista [Granados Chapa] y esas figuras. Acepto el contraste”, dijo para concluir el acto.

El periodista comentó sentirse sorprendido al encontrarse con poco más de 200 que acudieron a la ceremonia; “supuse que iba a llover y eso lo iba a dejar escasamente poblado y sin embargo no, me sorprendió la calidad y la cantidad de las personas”.

Cual verbena popular los aplausos y vivas abarrotaron el aire del festejo; mientras, se quitó el velo del busto y de cañones laterales volaron miles de papeles. Atrás, oculta tras la tarima del evento, la banda musical soltó los estruendos más fuertes para darle el marco formal al momento cúspide de la celebración.

Al término del evento Miguel Ángel Granados Chapa hizo alusión a la libertad de expresión que vive México, de la que mencionó que “ha habido muchos cambios” y recordó que la prensa ha “tenido épocas de gran restricción, el gobierno del presidente Díaz Ordaz por ejemplo fue un gobierno muy autoritario o el gobierno de Echeverría, él echó a Julio Sherer del Excélsior”.

Los periodistas sufren una “modalidad atroz” de represión: la delincuencia organizada, “por lo que estamos peor que nunca”. Dijo que “la represión practicada por el gobierno es combatible ya que es denunciable pero la represión que se provoca con la impunidad que propicia el gobierno ante el crimen organizado no se puede enfrentar”. Así que, agregó, no hay más instrumento para el combate que la palabra misma desde la información por lo que hay que “intensificar nuestro esfuerzo por no quedarnos callados”.

Al evento le acompañó José Agustín Ortiz Pinchetti, a quien presentó como secretario de Relaciones Políticas del «gobierno del presidente legítimo, Andrés Manuel López Obrador», por lo que al cuestionarle si la sanción impuesta por el IFE a los partidos PRD y PT por el uso en sus promocionales de la frase “presidente legítimo” era una represión a la libertad de expresión contestó. “Es un acto limitado, cabe no exagerarlo, solo se les pide que en lo sucesivo se abstengan de utilizar en sus spots ésta denominación, formalmente es muy discutible pero materialmente va a carecer de significado; nadie de los que lo llaman así van a dejar de hacerlo”.

Granados Chapa nació en Mineral de Monte, Hidalgo, el 1 de marzo de 1941, es egresado de Derecho y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), actualmente esta por obtener el doctorado en Historia por la Universidad Iberoamericana.

Su labor como docente destaca en instituciones de educación superior como la facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y la escuela de Periodismo Carlos Septién García, así como consejero de la Unidad de Extensión Académica y universitaria de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, entre otros cargos.

Pero lo que sin duda deja huella es su trayectoria periodística, la que se refleja en su desempeño: director gerente del semanario Proceso, coordinador de noticieros del Canal Once, director general de Radio Educación, subdirector y director de la Agencia Mexicana de Información, coordinador editorial y subdirector de Unomásuno, subdirector y director de La Jornada así como colaborador de medios impresos nacionales como Excélsior, El Universal y El Financiero entre otros.

Ahora la figura en bronce del periodista mexicano queda como homenaje en vida al lado de otros grandes representantes de dicho oficio en el Paseo de los Periodistas Ilustres, dentro del parque del mismo nombre. Granados Chapa recorrió al lado de su esposa, José Agustín Ortiz Pichetti y Julio César Moreno, titular de la delegación Venustiano Carranza, la alfombra roja que lo introdujo y ahora lo saca del parque.

Atrás de él quedan las y los periodistas y fotógrafos tomando las últimas impresiones del evento; más atrás, algunos admiradores y admiradoras que, para no arriesgarse a los empujones del tumultuoso halo que siguió a Granados Chapa, prefirieron sacarse una fotografía junto a la reproducción en bronce de su periodista de cabecera.

Comments

Comentarios

You may also like

error: Si deseas utilizar nuestro contenido, ponte en contacto con nosotr@s!