[LA HORA JAZZ] El nuevo sonido Tlaxcaltécatl

. Lo curioso es que Tlaxcaltécatl Band tiene raíces musicales de casi más de un siglo de historia, cuando Don Moisés Tlaxcaltécatl Paredes, un hombre del Estado de Puebla, quería que sus hijos de dedicaran a la música. Con esta ambición, se aventuró a formar una orquesta con sus hijos y los niños del pueblo. A todos ellos les enseñó a tocar el saxofón, la flauta y el clarinete.

Por Jesús Ángeles / Desde Abajo

Eran muchos y no negaban ser de una familia de músicos, todos tenían un parecido físico: piel morena, ojos un poco rasgados, estatura corta, cabellos negros y un poco lacios, pero el mejor parecido entre ellos, fue que absolutamente todos llevaban en la sangre el espíritu afrocubano. Tlaxcaltécatl es el apellido y el nombre de la agrupación, una banda de latín jazz mexicana que surgieron en los años noventa del siglo pasado, y que hoy son parte de la nueva historia de la música en México.

Esta banda se presentó el viernes 14 de noviembre en el festival de jazz de la ciudad, ahí pudimos conocerlos, en ese pequeño escenario restaurantero donde se hicieron caber más de diez músicos, todos amontonados, dispuestos a dar un buen concierto. Los trompetistas casi estaban sentados con el público que se encontraba hasta enfrente, aun así, el sonido era claro, no rebotaba en la paredes, poder ecualizar en un lugar pequeño todo un conjunto de percusiones y metales no es sencillo, pero esta banda lo puede hacer, al menos, lo hicieron esa noche, dejando un buen sabor de boca.

Muchos de los temas que interpretaron eran desconocidos para la mayoría del público, los mas conocidos fueron el tema de “La puerta” y el clásico “Take five”, mientras que los otros temas fueron melodías de su disco que grabaron en el 2002. Pero eso no fue pretexto para disfrutarlos, sino todo lo contrario, fue una atractiva forma de conocerlos. Generalmente, cuando una banda no es conocida en algún lugar, eligen interpretar en su repertorio algunos covers, todos de dominio público; pero ellos no, solo interpretaron en el escenario lo que saben y disfrutan tocar, y aun así, la gente los escuchó de principio a fin.

Lo curioso es que Tlaxcaltécatl Band tiene raíces musicales de casi más de un siglo de historia, cuando Don Moisés Tlaxcaltécatl Paredes, un hombre del Estado de Puebla, quería que sus hijos de dedicaran a la música. Con esta ambición, se aventuró a formar una orquesta con sus hijos y los niños del pueblo. A todos ellos les enseñó a tocar el saxofón, la flauta y el clarinete.

Después de algún tiempo, su hijo Raymundo dejó la banda para integrarse a la Orquesta de Nato Calvario, y meses después, emigró a la capital para estudiar música de manera más profesional. Ahí conoció a Lucio Cabrera e Inocente Díaz, integrándose a la farándula musical de la ciudad de México. Su gusto por la música afrocubana lo hizo colaborar con el rey de los timbales, Tito Puente; y la gran señora de la música cubana, Celia cruz, siendo poco a poco, un nuevo profesional en el jazz mexicano.

A pesar se la fama, y el reconocimiento que fue ganando como músico, jamás dejó de pensar en su niñez, siempre la mantuvo presente. Continuamente recordaba que antes de tocar en los grandes escenarios de la ciudad de México, era un músico de pueblo que tocaba el saxofón, con su abuelo, y que eso es lo que debía de hacer, es lo que tenía que regresar algún día.

Así que llamó a sus hermanos, hijos y sobrinos, para formar una nueva banda, como aquella que alguna vez había formado el abuelo en la ciudad de Puebla, pero que esta vez no se quedara únicamente en las paredes de Tecuanipan, que pudieran escucharse en todo México. Junto con ellos, formaron la banda los Tlaxcaltécatl Band, para sonar sabroso en todo el distrito federal y, ¿Por qué no?, en la bella airosa, en la las playas de Acapulco, y en el infernal calor de la Huasteca.

La banda Tlaxcaltécatl, es una de las pocas bandas de jazz que suenan por amor a la música afrocubana, también puede ser por ámbito de negocio o supervivencia económica, pero cuando están en el escenario, les puedo asegurar que tocan como ellos fueran los que pagar por escucharlos, como si quisieran llegar a los oídos del cielo, enamorar a los ángeles, y que su latín jazz llegué hasta el abuelo Moisés, y desde allá, se el viejo Tlaxcaltécatl para dirigir la gran Latin Band jazz.

Sugerencias y comentarios a:
lahorajazz@hotmail.com
www.lahorajazz.blogspot.com

Comments

Comentarios

You may also like