[OPINIÓN] Hidalgo: Posicionar los DDHH en la sociedad y en la agenda de Gobierno

. En la actualidad el respeto de los derechos humanos es fundamental para la consolidación de un sistema democrático respetuoso de los procesos electorales y la participación ciudadana, por lo que la educación en derechos humanos es una vía para salvaguardar las instituciones democráticas. Incorporación de temas en el sistema educativo y en los medios masivos de comunicación es fundamental.

por Pablo Vargas González / Desde Abajo

En Hidalgo el tema de los derechos humanos solo es un capítulo sectorial cuyo enfoque es limitado y restringido a quejas y denuncias. Este enfoque debe cambiar tomando en cuenta el contexto nacional e internacional.

En México 2004 se elaboró el Programa Nacional de Derechos Humanos (PNDH) en su contenido algunos temas quedaron ausentes y otros estuvieron contenidos de manera limitada, pero sobre todo no hubo la oportunidad de ponerlo en práctica. Entre 2007 y 2008 se trabaja en la elaboración del Programa Nacional de Derechos Humanos 2007-2012.

Las organizaciones civiles han propuesto que con tal programa se atienda, principalmente, a los llamados “grupos vulnerables”: pueblos indígenas, migrantes, niños y mujeres. Además, se fomentaría la educación en materia de derechos humanos y las políticas gubernamentales de respeto a los derechos políticos, civiles, económicos, sociales y culturales de los mexicanos

Este programa tendría obligatoriedad puesto que se prevé que las entidades federativas elaboren programas estatales de derechos humanos. De ahí la importancia de que se considere este nuevo enfoque. El Estado de Hidalgo, ha sido históricamente considerado como una entidad de pobreza extrema y de alta marginación, en los diferentes informes gubernamentales y por sucesivos gobiernos federales y locales. Todo ello no solo se ha traducido en grandes y hondas brechas de desarrollo y desigualdad que han derivado en dinámicas de discriminación, exclusión de oportunidades y vulnerabilidad de vastos sectores de la población.

Desde que se fundó la CNDH si bien se han institucionalizado la preservación de los derechos humanos, de que hay normas y hay instituciones, y la opinión pública pone más atención al tema, en México aún hay varios pendientes en la materia: 1) Aun existe la impunidad, la impartición de justicia aun tiene rezagos; los cuerpos policíacos aun no están del todo saneados; persiste el uso desmedido de la fuerza para resolver conflictos sociales en lugar de afrontarlos con el diálogo y la negociación, en una sociedad que se precie de democrática existen mecanismos de distensión y de arreglos por la vía pacífica.

En México, la evolución de los derechos humanos ha sido la historia de la lucha de la sociedad para arrancar al Estado –y diferentes autoridades- los medios para hacer efectivo el ejercicio de los derechos civiles, políticos y sociales. No obstante, en el transcurso de los “gobiernos de la revolución” fueron abandonando el cumplimiento de los derechos alcanzados por un movimiento revolucionario. El derecho del voto a la mujer se hizo 35 años después de haberse consagrado en la Carta Magna; esto no fue suficiente para proporcionar el reconocimiento pleno al desarrollo de la mujer. Otra deuda histórica ha sido la falta de reconocimiento a los derechos a los pueblos indígenas, paulatinamente se ha evadido la responsabilidad del Estado en el abandono, olvido e injusticia hacia los pueblos originarios de este territorio. En 2001 se hizo una reforma constitucional que no tuvo el consenso de los indígenas ni de la opinión pública, por lo que queda pendiente este rubro.

En la actualidad el respeto de los derechos humanos es fundamental para la consolidación de un sistema democrático respetuoso de los procesos electorales y la participación ciudadana, por lo que la educación en derechos humanos es una vía para salvaguardar las instituciones democráticas. Incorporación de temas en el sistema educativo y en los medios masivos de comunicación es fundamental.

Se ha avanzado pero se tiene que ir mas adelante. Se tienen que redoblar esfuerzos para que los organismos de derechos humanos (nacionales y estatales) sean canales de las denuncias de los sectores vulnerables y de las comunidades más alejadas. Estos organismos deben continuar en el proceso de ciudadanización con la presencia de interlocutores que no tengan ningún interés con el poder público para resguardar su independencia. Se les tiene que dar mayores facultades, para que sus recomendaciones y sugerencias sean acatadas a forciori, que no haya ningún feudo ningún islote que desobedezca. México será moderno, será desarrollado y llegará al progreso, solo si tenemos una cultura en el respeto a los derechos humanos.

Las reivindicaciones que se han logrado en materia de derechos humanos se encuentran estrechamente ligada al proceso de democratización en nuestro país. En la medida que las estructuras del sistema político mexicano han sido permeadas por medidas de apertura, participación, transparencia y rendición de cuentas, el ejercicio de los derechos humanos registra avances significativos. Por lo que a mayor consolidación de los procesos democráticos en México, mayor será la valoración a los derechos humanos.

Por todo lo anterior debido a que las estrategias y formas de desarrollo han sido insuficientes y limitadas es necesario establecer nuevas políticas públicas que se centren en el ser humano, y que se fundamenten en el “capital social”, que se basa en la movilización de la energía de pueblos y comunidades, que reconstruya la confianza, la participación ciudadana y la identidad cultural. Las propuestas indispensables serían:

1) Incorporar el tema de los derechos humanos como un eje transversal en la agenda de gobierno en el periodo 2008-2011, esto requiere un enfoque nuevo de crear instrumentos de políticas y programas sociales para atender con integralidad a los sectores vulnerables y transitar hacia el ejercicio pleno de los derechos humanos (civiles, políticos, económicos, sociales, culturales, ambientales)

2) Crear el Programa Estatal de Derechos Humanos (PEDH).Con la Participación activa de las organizaciones de la sociedad civil tanto en la definición de la metodología como a lo largo del proceso de elaboración del PEDH. Establecimiento de un Comité Coordinador de Seguimiento y Evaluación del PEDH conformado por organizaciones civiles, dependencias gubernamentales y representantes del Congreso Local, el organismo público de derechos humanos, el Poder Judicial del estado.

3) Abrir comisiones y regidurías en Derechos Humanos en cada uno de los ayuntamientos.

4) Impulsar un extenso programa de Educación en Derechos Humanos, que incluya estrategias formales e informales, desde cursos y talleres para la población abierta, en particular para los sectores vulnerables de pueblos y comunidades y para activistas de las organizaciones de la sociedad civil; como también programas de educación para la formación de cuadros especializados de profesionistas, que emerjan como una nueva generación de defensores de derechos humanos en Hidalgo.

5) Un extenso y sistemático programa de comunicación y difusión de los derechos humanos, para población abierta, activistas de OSC y principalmente estudiantes (Ciclos de cine, capsulas de radio y televisión, prensa, carteles, volantes, etc, utilizando los medios masivos e internet).

*Ponencia del presidente de la Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos (ACDERH) durante el Coloquio 60 aniversario de la Declaración Universal de los derechos Humanos

Comments

Comentarios

You may also like