[OPINIÓN] Candidaturas a diputados federales: El cinismo del autoritarismo en Hidalgo

. En el caso reciente observamos como el Partido Revolucionario Institucional eligió a sus candidatos desde el centro, mejor llamados “candidatos de unidad”. En pocas palabras fue un acuerdo alcanzado entre grupos de suma importancia, ya que sirvió para medir fuerzas, dejando entrever la disputa futura entre estos en la lucha por alcanzar la gubernatura del Estado.

Por Alfredo Alcalá Montaño / Desde Abajo

El año 2009 será un año turbulento en diferentes planos. Por un lado está la anunciada crisis económica, que traerá consecuencias fatales para millones de mexicanos y miles de hidalguenses; y por el lado, el político, habrá que agregar la realización en nuestro país del proceso electoral para renovar la cámara de diputados.

Para ello los diferentes partidos políticos han iniciado sus procesos internos para elegir a sus candidatos, que se presentaran ante la ciudadanía en busca del voto que les dé el triunfo. Sin embargo, nuestro sistema electoral -que ha costado décadas, luchas, muertes, y sobre todo muchos recursos económicos-, no ha logrado sostenerse como uno plenamente competitivo y democrático.
Actualmente los tres partidos principales -PAN, PRI y PRD-, seleccionaran a sus candidatos a través de sus dirigencias. La pregunta es: Si la propia militancia de los respectivos partidos no podrá elegir a sus candidatos, los cuales les serán impuestos ¿qué opciones tendrá la ciudadanía de hacerlo, siendo que para existir una elección, se debe tener al menos dos opciones?

Aunque para el caso de un verdadero sistema democrático, no basta con el simple hecho de tener dos opciones, ya que existe la posibilidad de que existan diferentes, pero sin que éstas logren disputar el poder (como lo fue en México durante más de setenta años).

Es decir: En sistemas autoritarios como el de Hidalgo, el poder no está en juego; simplemente se crea todo un sistema que permita simular una lucha por el poder, a través de procesos electorales.

En el caso reciente observamos como el Partido Revolucionario Institucional eligió a sus candidatos desde el centro, mejor llamados “candidatos de unidad”. En pocas palabras fue un acuerdo alcanzado entre grupos de suma importancia, ya que sirvió para medir fuerzas, dejando entrever la disputa futura entre estos en la lucha por alcanzar la gubernatura del Estado.

Ahora observamos, no solo a siete candidatos a diputados federales, sino también la presencia anticipada de siete precandidatos a la gubernatura del estado; siendo claramente dos los que tienen mayores posibilidades y que representan a dos grupos diferentes: Uno “Ramón Ramírez” del circulo del actual gobernador y “Omar Fayad Meneses”, hombre cercano al ex gobernador Murillo Karam.

Pero lo más preocupante para la sociedad hidalguense no es la disputa interna de un partido en su lucha por retener la gubernatura, sino el cinismo con el que demuestran que el poder no está realmente en juego, demostrando que conseguirán los espacios no importando que los candidatos propuestos sean una total imposición, en lugares donde no tienen arraigo y donde no conocen las problemáticas locales. Como el caso de Omar Fayad, quien hace un par de semanas dejo el cargo como presidente municipal de Pachuca, y será el abanderado a diputado por el distrito I con cabecera en Huejutla.

Los precandidatos del PRI registrados son David Penchyna Grub (ex secretario de Desarrollo Social), Ramón Ramírez Valtierra (ex secretario de planeación), Jorge Romero Romero (ex secretario de educación), además de la representante del poder judicial de Estado Alma Carolina Viggiano Austria, y Omar Fayad Meneses, (ex presidente municipal de Pachuca), Héctor Pedraza Olguín (Presidente de la Fundación Colosio filial Hidalgo), y Jorge Rojo García de Alba (Presidente del PRI estatal con licencia).

Comments

Comentarios

You may also like