De Súbditos a ciudadanos: La Sociedad Civil Organizada a la toma de decisiones de Gobierno

. Este artículo se presenta como el tema central de la edición No. 2 de “El Popular”, edición impresa de la Agencia Alternativa Desde Abajo. En él, el autor toca el tema del anteproyecto de Ley de Fomento a las Actividades de las Organizaciones de la Sociedad Civil y su importancia, pues “todavía existe una gran brecha entre gobernantes y gobernados, la cual deberá ir reduciéndose al tomarse en cuenta la participación de la sociedad en los procesos de toma de decisiones”

Por Alfredo Alcalá Montaño / Desde Abajo

Actualmente se encuentra lista y en manos de la LX legislatura del Congreso del estado de Hidalgo el anteproyecto sobre la “Ley de fomento a las Actividades de las Organizaciones de la Sociedad Civil en Hidalgo”, quienes tendrán la oportunidad histórica de contribuir en la construcción de un estado democrático, basada en el fomento de la participación ciudadana.

Hidalgo se ha caracterizado por ser una entidad con profundas desigualdades, pobreza, exclusión social, donde 38 municipios viven en marginación y en rezago social, que representan al 45.24{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd}.

Ante esta realidad imperante, se vuelve necesaria la participación de la sociedad activa y participativa, que contribuya en la solución de problemas específicos.

El tránsito de súbdito a ciudadano sólo se logrará cuando los gobiernos escuchen las voces de la ciudadanía. Por ello se deben incorporar las iniciativas ciudadanas en la construcción de las políticas públicas, jugando un papel de interventores y no como simples observadores. Actualmente todavía existe una gran brecha entre gobernantes y gobernados, la cual deberá ir reduciéndose al tomarse en cuenta la participación de la sociedad en los procesos de toma de decisiones.

Por todo lo anterior se requiere del trabajo decidido del gobierno y la sociedad, bajo un esquema de corresponsabilidad. Para lo cual se requiere de un marco que permita el fomento a las actividades de las organizaciones de la sociedad civil, que trabajan en estos temas, quienes han jugado un papel importante en los ámbitos productivos, ecológicos, de apoyo a los grupos vulnerables (mujeres, adultos de la tercera edad, discapacitados, jóvenes niños, pueblos indígenas) en asuntos de salud reproductiva, lucha contra el sida, el combate a la pobreza y marginación, del rescate de la identidad cultural, la educación, la participación ciudadana, los derechos humanos, transgéneros, respeto a las preferencias sexuales, la asistencia social, preservación cultural, participación ciudadana, entre otras.

Construir un acercamiento entre el gobierno y la sociedad implica la coordinación de esfuerzos y talentos desde diversos ámbitos en la solución de problemas específicos.

Actualmente la Red Unida de organizaciones de la sociedad civil en Hidalgo ha elaborado y entregado el anteproyecto de una “Ley de fomento a las Actividades de las Organizaciones de la Sociedad Civil en Hidalgo”, la cual surge de la necesidad por construir una democracia participativa, una nueva relación gobierno-sociedad, basada en la corresponsabilidad.

Es importante enfatizar que la Sociedad Civil no busca ser gobierno, su papel político no está directamente relacionado con el control o la conquista del poder, sino con la capacidad de incidir en los procesos de toma de decisión, aportando la experiencia adquirida de las organizaciones y asociaciones que la constituyen, en la solución de problemas específicos.

Sin embargo actualmente las organizaciones carecen de mecanismos formales de interlocución, por lo que la relación gobierno sociedad es prácticamente nula.
En nuestra entidad hay una ausencia de leyes que fomenten la participación de la sociedad a favor de su comunidad. Más aún no existen normas ni legislación alguna para el apoyo y fomento de las Organizaciones de la sociedad civil.
La construcción de la democracia en el estado es tarea de todos, cualquier gobierno que se jacte de ser democrático, primero deberá generar los mecanismos que incentiven la participación de la sociedad organizada.
Por primera vez Hidalgo puede ser ejemplo nacional de que si se puede generar un real acercamiento gobierno-sociedad, basada en el dialogo y la interlocución, incentivando la participación de la sociedad, misma que se encuentra cumpliendo su papel, contribuyendo al desarrollo del estado, a través de propuestas, asumiendo una corresponsabilidad, nunca antes vista en la entidad.

“La desigualdad es el origen de todos los movimientos locales”

alfreduam@hotmail.com

Comments

Comentarios

You may also like