Las lecciones de Zimapán

. Análisis elaborado por el académico y observador electoral, sobre el conflicto político – social ocurrido en el municipio de Zimapán Hidalgo, donde tiene lugar una lucha popular contra la instalación de un confinamiento tóxico español, la cual ha trascendido al ámbito electoral

Por Guillermo Ángeles / Desde Abajo

La escasa cobertura de las elecciones extraordinarias de Zimapán y Huazalingo llevadas a cabo el pasado 5 de julio, en el marco de las elecciones intermedias en todo el país, nos lleva a reflexionar sobre la trascendencia de tal hecho en virtud del significado que para la población de Zimapán, traducido en meses de lucha en contra del confinamiento de residuos tóxicos.

Para nadie era desconocido que la elección “extraordinaria”, se trató de un ardid trazado desde el Tribunal Electoral para arrebatar la presidencia legítimamente ganada en la pasada elección ordinaria. Este hecho nos llevó a suponer que las presentes elecciones se habrían de caracterizar por los siguientes patrones:

– Actos proselitistas de coacción y compra de votos de la población que simpatizaba con el movimiento.
– Manejo de representantes de casillas y menor numero de boletas asignadas por casilla.
– Estrategias planeadas en la colocación de casillas contiguas y especiales, acciones de impugnación durante el conteo de votos, principalmente nulos.
– Estrategia de intimidación por parte de fuerzas policíacas para inhibir la asistencia a casillas durante la jornada electoral.

Lo anterior sin duda, anunciaba una elección conflictiva y ante las estrategias de la elección de estado desde estructuras centrales, habría de anteponer eventos de observación civil, a fin de garantizar la limpieza de las mismas. Eduardo Ibarra Colado en su excelente ensayo “Estrategia, estructura y evento” nos alecciona al respecto:

“Así se invoca una concepción voluntarista en la que el hombre aparece como dueño de su destino, (…) para satisfacer sus necesidades: bajo la máscara de ese hombre (…) se esconde el proyecto del poder que persigue la imposición de ciertos comportamientos automáticos a los hombres en un ambiente acotado en el que voluntad y libertad sólo existan como ideas. Tal discurso voluntarista esconde la intención determinista de quienes requieren control y certidumbre para avanzar su proyecto” (Ibarra: 1989)

Toda estrategia montada desde las estructuras del gobierno priísta apuntaban hacia la victoria del partido en el poder. Incluía, como se comentó, coacción y compra de votos, aprovechando la precaria situación de la mayoría de los pobladores debido, por cierto, a políticas económicas del mismo gobierno. La aparente libertad en el ejercicio democrático del voto no parecía ser del todo efectiva ya que el torcer la voluntad del electorado era el objetivo final.

Todos somos Zimapán

La larga lucha emprendida por la sociedad civil de Zimapán contra el confinamiento ha estado marcada por episodios que dan cuenta de la resistencia y tenacidad de la población, denunciada por diversos medios y organizaciones de trabajadores, que a pesar de toda la fuerza del estado, no la logrado, hasta ahora, ocultar los turbios intereses que rodean al proyecto de BEFESA autorizado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). Resulta paradójico que Dichas dependencias están supeditadas a la autorización primordial, que es la que otorga el municipio, de acuerdo a la autonomía que le otorga el artículo 115 constitucional.

Por otro lado la presencia de elementos de la PFP mantiene a la población en tensión y riesgo de enfrentamiento. Testimonios ya han dado cuenta de hechos donde la población de Zimapán ha logrado, por la vía pacífica, al impedir la entrada de camiones cargados de residuos tóxicos hacia el confinamiento, como últimos recursos una vez que en forma por demás ilegal fue puesto en operación. De esta forma es como las fuerzas federales y estatales con su presencia hicieron posible la principal nota periodística. Al ser puestos como pieza de ajedrez para poner en jaque al movimiento civil de Zimapán, no hicieron más que llamar la atención de los medios de comunicación; y como muestra basta un botón:

“…el municipio permanece en estado de sitio con la llegada de mil 500 elementos de la PFP, lo cual mantiene a la población en tensión y puede provocar un enfrentamiento de un momento a otro, “sin embargo, la agresión no saldrá de la gente de Zimapán ni de ningún civil, así como de ningún trabajador de la presidencia” (Plaza Juárez: 9/04/09)

Con lo anterior parece ser que para los pobladores las fuerzas represivas debieran considerarse como parte del paisaje cotidiano del Municipio. Fuentes confiables han dado cuenta que estos, se encuentran comodamente hospedados en el mejor hotel del Municipio. Por otro lado, se ha dicho hasta la saciedad por parte de las autoridades, que la presencia de los efectivos paramilitares es para resguardar a la población de cualquier acto delictivo. Nada más absurdo que esa afirmación. Tanto la Policía Federal Preventiva, como la fuerzas estatales llamadas “Fuerza de Tarea”, son usadas con la clara intención de intimidar a los miembros del movimiento y, si se dieran las condiciones, reprimir, golpear y ultrajar de manera como lo saben hacer y para lo que han sido adiestrados, o dicho más correctamente amaestrados, los elementos de las corporaciones policíacas. Cito nota periodística:

Si la población civil de Zimapán ha logrado resistir al poder del Estado, se debe sin duda a que cada uno de sus miembros ha transitado de una “conciencia psicológica” a una “conciencia racional atribuida”. La primera, nos explica Lukács, “es la conciencia real de la clase obrera, (…)y no un fenómeno con importantes efectos sociales…La conciencia racional “atribuida” de la clase obrera es, por otra parte, una teoría social ya elaborada y establecida, que se le lleva al proletariado desde fuera” (Gramsci; escritos políticos. 1917-1933).

Podríamos entender de esta forma que la conciencia psicológica es para Lukács el material de estudios históricos, es decir sólo tienen interés como material para la comparación con lo que hubiera sido una conciencia “racional” en este caso. En cambio la conciencia ‘”atribuida” o “posible” con la distinción que Lennin estableció entre “conciencia sindical”, que es todo cuanto la clase trabajadora puede lograr por sí misma, y la “conciencia socialista”, proporcionada por intelectuales revolucionarios.

La conciencia “atribuida” por parte de los miembros del movimiento, nace según la concepción de Lukács y Lennin en el seno del propio grupo de la clase civil, con su conciencia sin desarrollar junto con los “intelectuales”, que son los que proporcionan todo el conocimiento. Sin embargo es evidente que estas concepciones divergen mucho de la idea de conciencia de clase que Marx esboza en diversos escritos donde declara llanamente que “la clase obrera llegará a tener, por sus propios esfuerzos y experiencias, una conciencia plenamente desarrollada de su situación de clase y de sus objetivos”.

Sin duda alguna, los pobladores de Zimapán muestran con sus acciones, una desarrollada conciencia de su situación de clase que “siempre ha sido relegada y ha sido obligada a escuchar y a obedecer, sólo por ser de origen indígena” (Movimiento Ecológico Zimapán Libre). Tantos anos de olvido han llevado a los pobladores a emprender una lucha ahora que el grupo del poder pretende imponerle un proyecto de muerte. ¿Qué mejor lección podríamos aprender del pueblo de Zimapán?

Las elecciones bajo vigilancia

El hecho de operar como observadores electorales en las pasadas elecciones extraordinarias permitió a la sociedad civil (organizada bajo la tutela de la ACADERH), mirar desde las entrañas del movimiento, la firme decisión de defender el voto ciudadano. Además de observar la actuación de las fuerzas del orden las cuales, curiosamente se encontraban acantonadas en el mismo sitio de la casa de campana del priísmo.

Las señales de intimidación comenzaron desde los “retenes” impuestos en los accesos al Municipio de Zimapán, sometiendo a todo civil a revisiones minuciosas, como si se tratara de un operativo especial contra la delincuencia. Durante la jornada electoral fueron evidentes los rondines compuestos de caravanas de hasta trece vehículos, incluyendo equipo antimotines. Hecho que contrastaba con la tranquilidad y orden de la jornada.

Todo indicaba que en cualquier momento habría actos de provocación, que a la postre, derivarían en represión. Sin embargo esto no impidió la participación, aunque escasa al inicio, de la población. Otro hecho a destacar, es la confusión habida en las casillas en el momento de que algún ciudadano emitía el sufragio. Dicha confusión resultado de la colocación de casillas contiguas, estratégicamente colocadas, que correspondían cada una a la elección de Diputados y de Presidente Municipal. Las urnas a mitad de la jornada, evidenciaban que en las primeras había mayor número de boletas. Ya se nos había advertido que la estrategia era contar con el menor número posible de boletas en las casillas especiales. La observación en este sentido daba sus primeros frutos: por un lado la notoria vigilancia y por otro el manejo estratégico de las casillas y boletas.

El simple hecho de que el conteo de votos resultara favorable al movimiento, no fue suficiente como era de esperarse, para declarar la victoria del representante del PRD. Faltaba la impugnación de los votos nulos. Las cartas estaban echadas y el último recurso del priísmo estatal, después de haber fracasado la compra de votos, era sin duda alguna el recurso de los votos anulados. La moneda estaba, y esta actualmente en el aire. Falta el veredicto oficial del tribunal que, como tenemos presente en las pasadas elecciones, pondrá en juego todos los argumentos leguleyos para favorecer al oficialismo.

La elección extraordinaria esta en suspenso y con ello la operación definitiva del confinamiento. Pero más trascendente aún esta en juego el futuro de la población de Zimapán. Si las lecciones del movimiento libre de “Todos somos Zimapán” no son suficientes, ¿que más queda por hacer para toda sociedad civil organizada tome conciencia social?

Referencias:
Ibarra, Colado Eduardo. Complejidad Organizacional o la conquista de lo incierto: Estrategia, estructura y evento. Cuadernos de relaciones laborales No. 4. Edit. Complutense. Madrid. 1994.

Paggi, Leonardo. La teoría general del marxismo en Gramsci. Cuadernos de pasado y presente. Ed. Siglo XXI. 1981.

Comments

Comentarios

You may also like