[OPINIÓN] Bienvenidos al 2010

. Según Marx, la conciencia revolucionaria del proletariado, está supeditada a su ser social. Para la conformación del estallido, el pueblo primer necesita ser consciente de que el mal político-económico del país, es culpa de un modelo imperante que trasciende todos los aspectos de la estructura social.

Por Luis Alberto Rodríguez / Desde Abajo

Resistieron a mencionarlo por mucho tiempo, pero la posibilidad de un estallido social o la llamada segunda revolución mexicana, ya llegó a la boca de políticos y funcionarios quienes, con nerviosa preocupación, admiten que las cruentas consecuencias sociales y culturales del neoliberalismo en México, están orillando al pueblo a que un día, sin más, revienten a la oligarquía del país. El silencio puede callarlo todo, menos a la historia. Será por la inminente recreación en el inconsciente colectivo del centenario y bicentenario de la Revolución y la Independencia, o el simple despertar sobre que, ante el capitalismo criminal, la vía armada es una opción más que viable para obligar el cambio de modelo económico.

1.- Sin embargo, lo que políticos y funcionarios no dicen, es que la posibilidad del estallido social data de mucho antes que la previa al 2010. El movimiento comunista mexicano lo planteó por primera vez, incluso antes del triunfo constitucionalista de la Revolución Mexicana. En su artículo “El Pueblo mexicano es apto para el comunismo”, publicado el dos de septiembre de 1911 en Regeneración, Ricardo Flores Magón, observa: “El pueblo mexicano odia, por instinto, a la autoridad y a la burguesía. Todo aquel que haya vivido en México se ha cerciorado de que no hay individuo más cordialmente odiado que el gendarme; que la palabra: gobierno, llena de inquietud a las personas sencillas; que el soldado en todas partes admirado y aplaudido, es visto con antipatía y desprecio; que toda persona que no gana el sustento con el trabajo de sus manos es odiada. Esto es ya más que suficiente para una revolución de carácter económico y anti autoritario“

2.- Pero una segunda revolución mexicana de ninguna manera es algo que un día aparecerá y ya. La historia precisa que, en efecto, la revuelta convocada por Francisco I. Madero comenzó el 20 de noviembre de 1910; no obstante, la primera llamada resultó un fracaso hasta la aparición de las guerrillas zapatistas y villistas. Según Marx, la conciencia revolucionaria del proletariado, está supeditada a su ser social. Para la conformación del estallido, el pueblo primer necesita ser consciente de que el mal político-económico del país, es culpa de un modelo imperante que trasciende todos los aspectos de la estructura social. Identificado el enemigo, las causas y las alternativas, la organización popular es posible; no necesariamente por la vía armada. Citando la estrategia y deseos de Andrés Manuel López Obrador, la transformación del país por un medio violento, resultaría en el agravamiento de la pobreza y la persecución a fuego de los disidentes políticos. Pues, la violencia nunca será deseable. El cambio puede ser posible a través de la conformación de un frente popular que gane la guerra cultural a la oligarquía y sus mercenarios.

PREMIO NACIONAL

Considero una impertinencia escribir artículos de opinión en primera persona; pero, a razón de los recientes eventos, solicito la anuencia del púbico lector:
El lunes 24 de agosto se me notificó que resulté ganador del Premio Nacional de Periodismo Rostros de la Discriminación “Gilberto Rincón Gallardo”, en la categoría de artículo de opinión. Este reconocimiento es otorgado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), la Fundación “Manuel Buendía” A.C, y la Universidad Iberoamericana.

Es un premio periodístico en materia de derechos humanos que se otorga con el propósito de “propiciar el interés y el análisis de la opinión pública sobre el fenómeno discriminatorio. Además de reconocer el trabajo que realizan las personas dedicadas al periodismo, la comunicación, la fotografía y la caricatura, enfocado a sensibilizar a la opinión pública sobre la importancia de la no discriminación”.

De aquel día a la fecha – y a la postrera memoria del galardón-, he resaltado que este premio es un fruto inmediato del trabajo de las organizaciones de la sociedad civil en Hidalgo. A través de ellas –entre las que se incluye la Agencia Alternativa Desde Abajo AC, medio de comunicación a nombre del cual orgullosamente soy premiado -, se dio el flujo informativo y organizativo que derivó en la denuncia del caso “Heydi”, una niña –hoy adolescente-, a la cual las autoridades locales le negaron el acceso a sus derechos humanos y reproductivos, cuando resultó embarazada, víctima de estupro.

Aprovecho la oportunidad de esta columna para agradecer a Tania y Vladimir, quien además de familia, son pilares de este esfuerzo cotidiano llamado Desde Abajo AC. Gracias especialmente al maestro Miguel Ángel Granados Chapa por apoyar y haber creído en la creación de este medio alternativo de comunicación; sin su ejemplo, navegaríamos en el mar de la incertidumbre del quehacer periodístico. A la Dra. Irma Eugenia Gutiérrez y todos y todas las que conforman la Fundación Arturo Herrera Cabañas, que nos acogió y respaldó desde el primer momento. A Pablo Vargas, por su incesante solidaridad. A todos y todas las integrantes de la Unidosch, amigos y amigas púbicos y privados que siempre han creído en el trabajo de este nobel periodista

Comments

Comentarios

You may also like