Indígenas no renunciarán a la armonización de los derechos de sus pueblos en la Constitución

. A continuación la declaración política de los pueblos indígenas al 12 de octubre de 2009 “Día de la Raza”

Teniendo presente el contexto global de crisis económica en que se debaten nuestros pueblos, en medio de los grandes problemas de toda índole que aquejan a la humanidad, marcado este tiempo, con el signo de la inequidad y la desigualdad social, que amenaza el futuro de la humanidad, donde las clases sociales mas desprotegidas se van empobreciendo cada día más, ante la mirada insensible de los que detentan los grandes capitales y se enriquecen a costa del hambre de millones de seres humanos, nuestros pueblos sobreviven, resisten y luchan por un mejor futuro para nosotros y nuestros hijos.

Recordando el compromiso asumido en el marco de la IV Cumbre Continental de los Pueblos Indígenas, celebrada a fines de mayo de 2009, en Puno, Perú, donde nuestros delegados acordaron realizar movilizaciones el 12 de Octubre en cada uno de los países de Abya Yala.

Rechazando que el 12 de Octubre sea considerado como el Día de la Raza o Encuentro de Dos Mundos, con que el oficialismo gubernamental pretende reafirmar el sometimiento y festejar el exterminio al que fuimos sometidos por los invasores europeos desde 1492.

Retomando nuestra demanda principal en México, así como en cada uno de nuestros países: es por la inclusión y respeto como sujetos de derecho sea garantizado en nuestra Carta Magna como parte de este pacto fundacional del Estado Mexicano, que hasta hoy nos mantiene marginados en este Estado-Nación, al excluirnos, limitando con ello el reconocimiento pleno de nuestra existencia como pueblos indígenas.

Afirmando que aspiramos avanzar hacia la refundación del Estado mexicano, a través de la instauración de un Congreso Constituyente que refunde a la República Mexicana con un nuevo pacto nacional en el que queden garantizados nuestros derechos como pueblos indígenas, en esa nueva Carta Magna, retomando la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

Reafirmando que la lucha de nuestros pueblos es por el respeto a nuestras tierras y territorios, nuestros derechos y nuestra cultura, percepción y cosmovisión indígenas, por el acceso libre y bajo el control de nuestros pueblos de nuestros centros ceremoniales sagrados, por el derecho al desarrollo, como medio para garantizar nuestra sobre vivencia y el buen vivir.

Reafirmando también, que el derecho de libreterminación y autonomía que demandan nuestros pueblos pasa necesariamente por el derecho de consulta con consentimiento libre, previo e informado en todos aquellos aspectos que competan a nuestros pueblos, garantizando el respeto a las normas mínimas establecidas en el derecho internacional.

Sabiendo de la cercanía de la gran celebración anunciada en nuestro país para festejar el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana.
Haciendo un esfuerzo para coordinar nuestras luchas hasta ahora dispersas, alzamos nuestras voces en una sola voz y,

DECLARAMOS

PRIMERO.- Que el 12 de Octubre es el Día de la Dignidad y la Resistencia de nuestros pueblos indígenas, y si algo hay que festejar es la valentía con la que cayeron peleando nuestros ancestros, contra el sometimiento español y las tiranías posteriores.

SEGUNDO.- Que a 100 Años de la Revolución Mexicana y a 200 Años de la Guerra de Independencia, seguimos resistiendo y exigiendo nuestra inclusión y reconocimiento en la Carta Magna de México para ser parte de este Estado-Nación. Por tal razón, cuestionamos el carácter festivo de la gran celebración nacional que de dos hechos históricos importantes: el Centenario de la Revolución Mexicana y el Bicentenario de la Guerra de Independencia, sin un llamado a la reflexión profunda de lo que ha significado y traído como consecuencia esos hechos donde nuestros ancestros sirvieron como carne de cañón, sin que por ello, hayan sido incluidos con justicia en la construcción de este Estado-Nación que no solo nos excluyó, sino que nos avasalló pretendiendo en todo momento nuestro exterminio.

TERCERO.- Que no renunciaremos a la lucha por la armonización de nuestra Carta Magna, para que se respeten y reconozcan todos nuestros derechos contemplados en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la OIT, para que nuestros pueblos sean reconocidos como sujetos de derecho, garantizando en todo momento el derecho a la libre determinación y autonomía y de consulta con consentimiento libre, previo e informado, que asegure nuestra participación en la toma de decisiones que nuestros gobiernos pretendan realizar en aquellas acciones que competan a nuestros pueblos.

CUARTO.- Con la gran diversidad de pensamientos y posturas de las y los participantes, decimos que estamos unidos para luchar por un nuevo Congreso Constituyente que habrá de instalarse llegado el momento, donde todas nuestras propuestas, serán escuchadas y objeto de una revisión seria y profunda, con el fin de que sean incluidas sin mutilación ni regateos, en esa nueva Carta Magna, por la que entremos por la puerta grande, a formar parte de ese nuevo Estado Pluriétnico, pluricultural y con pluralidad jurídica que debe tener un rostro indígena, plural e incluyente, ese México plurinacional que anhelamos todos.

Por tal razón, las organizaciones firmantes emitimos el siguiente

LLAMAMIENTO

– A todos los pueblos indígenas de México y sus organizaciones, a las diferentes tendencias y expresiones del pensamiento indígena hasta ahora dispersas, a confluir en un solo movimiento, para construir un nuevo espacio de organización indígena convergente que sea plural e incluyente, con la participación política de hombres y mujeres de nuestros pueblos, como una instancia de organización, verdaderamente representativa de todos los pueblos indígenas de México, que emita propuesta legislativas, pero principalmente sea el instrumento de los pueblos indígenas para la refundación del Estado mexicano.

– Al movimiento campesino, obrero y popular, y a otros sectores sociales, sujetos históricos, actores sociales y partidos políticos, para empujar juntos en una misma dirección, hacia la instauración de un nuevo Congreso Constituyente, que reforme de raíz este injusto país que hasta ahora otorga privilegios a unos cuantos, mientras que a la gran mayoría la empobrece y despoja de todo.

– A nuestros hermanos Indígenas y no indígenas de México, desde el fondo de nuestros corazones indígenas, nosotros, los olvidados y excluidos de siempre, desde la voz de los dueños originarios de estas tierras y territorios, les decimos: ¡Es ahora o nunca! ¡Levantémonos! Porque ha llegado una luz de esperanza al final del camino, en esta larga noche de tristezas y agonías, donde nuestros padres creyeron que tanta ignominia no acabaría nunca, pero la historia es terca y nos demuestra, que la historia la escriben los pueblos. Y en esta hora de la historia, la escribiremos con nuestros propios puños, y si es necesario, se escribirá la parte que haga falta con nuestra propia sangre. Porque ha llegado el fin del silencio indígena. ¡Porque es la hora de la verdad y la dignidad!

– Llamamos al Poder Legislativo, al Poder Ejecutivo y Judicial, para que el ámbito de sus respectivas atribuciones, garanticen el efectivo acceso a la jurisdicción del Estado, y que desde la Cámara de Diputados se establezcan políticas públicas compensatorias, que aseguren el incremento de recursos financieros en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el año 2010, que sean etiquetados para los pueblos indígenas, respetando la Ley General de Desarrollo Social que estipula claramente que no podrán sufrir disminuciones presupuestales con relación al ejercicio fiscal anterior, aquellos recursos destinadas al gasto social para los sectores más vulnerables, entre ellos a los pueblos indígenas.

– Llamamos a todas las organizaciones y pueblos indígenas de México, interesados en la articulación coordinada de las luchas de nuestros pueblos, a participar activamente en la realización de un Encuentro Nacional Indígena a celebrarse el 10 de Abril del 2010, encaminado a la reorganización del Movimiento Indígena Nacional para definir las acciones y programa de lucha de nuestros pueblos.

¡¡¡500 AÑOS DESPUES… AQUÍ ESTAMOS!!!
¡A 100 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA Y A 200 AÑOS DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA, SEGUIMOS RESISTIENDO!
¡EXIGIMOS NUESTRA INCLUSIÓN Y RECONOCIMIENTO EN LA CARTA MAGNA DE MÉXICO PARA SER PARTE DEL ESTADO-NACIÓN DE UNA VEZ Y PARA SIEMPRE!
¡¡POR UN MÉXICO PLURINACIONAL!!

ORGANIZACIÓN NACIÓN P’UREPECHA, ORGANIZACIÓN NACION PÚREPECHA ZAPATISTA, COMUNIDADES UNIDAS DE MICHOACAN, A. C., PUEBLO MAZAHUA DE MICHOACAN, COORDINADORA DE LOS PUEBLOS INDIGENAS DE GUERRERO, …

Comments

Comentarios

You may also like