Posicionamiento del Colectivo de Izquierda Hidalguense después de participar en el fallido Congreso Refundacional del PRD.

. La crisis y el gobierno ineficaz y de derecha de Calderón hacen necesaria la movilización; ésta debe ir más allá del Partido, para lo cual esperamos que la dirigencia del PRD deje de ser el lastre que, junto con el autoritarismo, lo anclan y le impiden ser el Partido que la sociedad mexicana necesita.

Un dirigente garantiza su poder a la mala, y le llama a eso democracia. Un grupo de la misma clase de dirigentes se reparte un partido político, y le llaman a eso Refundación. El dirigente nacional del Partido más importante de la izquierda no renuncia ante la debacle y la pérdida del rumbo, y se hace llamar presidente.

Algunas y algunos militantes hablaron en los foros, pero las corrientes no estaban allí para escucharlos. Se pusieron de acuerdo antes del Congreso para proteger sus privilegios y elaboraron documentos que, en el caso de los Estatutos, se dieron a conocer a las y los congresistas después de la hora pactada para el inicio de la mesa. A pesar de que el retraso era debido a la tardanza en ponerse de acuerdo entre ellas, sólo se dieron cinco minutos para que se “reservaran”, esto es, apartaran, de todo el documento, los artículos con los que estaban en desacuerdo. El Congreso se convirtió en una maquina de votación y se desprecio y marginó el debate, que es justo en lo que ahora quieren convertir el Partido.

La propuesta era un modelo de control y no de movimiento, donde los órganos autónomos están otra vez a merced de quienes los envilecen; electorera, dejaba intocada a los grupos de presión, mal llamados corrientes de opinión, achicaba o suprimía las acciones afirmativas por género, jóvenes, indígenas, migrantes y de militantes en la diversidad sexual. Era una propuesta retrógrada que finalmente paso en el Congreso; hubiera sido peor, sólo pudo ser detenida la contrarreforma en cuanto a las acciones afirmativas (no en todos los aspectos, la derrota más evidente de la izquierda fue frente a las y los migrantes y la diversidad sexual, a quienes se elimina en los hechos su cuota de representatividad, y se reduce de cinco a uno los comités en el exterior). Las y los militantes fueron derrotados, como ya lo estaban desde el momento mismo en que no pudieron leer las propuestas de reforma a los estatutos previamente, y sus opiniones y preocupaciones no fueron reflejadas en ellos.

Ahora las y los militantes tienen dos derechos, votar y callar, se salvaron los Congresos Municipales y Estatales pero estos sólo debatirán, y no serán los órganos superiores en el Municipio y el Estado. Se privilegia en este nuevo esquema la elección indirecta, lo que destruye la elección universal y directa, principal avance del PRD y propuesta para la sociedad mexicana para democratizar la vida política del país, que siguieron otros partidos y que ahora abandonamos.

Hortensia Aragón llegó por el voto de muchos, pero no esperábamos nada de ella, así que no sorprendió que defendiera en todo momento el acuerdo previo de las corrientes. Durante varios congresos Nueva Izquierda trato de eliminar el voto directo, ahora, sólo con el consentimiento del Foro Nuevo Sol, de IDN y ADN, es que pudieron lograr su cometido.

Este será un mal arreglo aún para ellos, pues el partido sólo les servirá como franquicia en la medida que se superen los resultados del Congreso y se conserve la voluntad de luchar de sus militantes.

La crisis y el gobierno ineficaz y de derecha de Calderón hacen necesaria la movilización; ésta debe ir más allá del Partido, para lo cual esperamos que la dirigencia del PRD deje de ser el lastre que, junto con el autoritarismo, lo anclan y le impiden ser el Partido que la sociedad mexicana necesita.

Comments

Comentarios

You may also like