Candidatos: hora de definiciones

por Pablo Vargas González / Desde Abajo

Estamos a unos cuantos días u horas de que se decidan las candidaturas en los partidos políticos hidalguenses, el proceso de designación es impostergable. En elecciones anteriores, el PRI se daba el lujo de esperar a los candidatos de la oposición; hoy no es posible. Dado un calendario nuevo y las recientes reformas que adelantan la elección de gobernador y diputados locales el “destape” ocurrirá, para el PRI en las siguientes horas.

En estos meses se han generado dos polos de competencia. Tempranamente desde finales del 2009 la oposición al partido gobernante empezó conversaciones con la idea de formar una alianza de partidos opositores. En un principio causó extrañeza y desconcierto sobre todo de las membresías de los principales partidos (PAN y PRD) pero al ver que iba en serio tanto los interesados como los ciudadanos que mantienen preferencias mostraron su confusión.

En el PRI el proceso interno de designación se había mantenido entre algodones. El gobernador Miguel Ángel Osorio, logró un acuerdo entre algunos de los aspirantes, que no es nada despreciable, ante la posibilidad de rupturas y desacuerdos como en otras ocasiones.

Desde el cuarto piso del Palacio de Gobierno se visibilizó una lista oficial de seis priistas; alguien trato de reducirla a cuatro, dejando notoriamente, sin criterios, fuera a varios candidatos. Ambas acciones, fueron desdeñadas por aspirantes que los habían excluido, por lo que tuvieron que presentarse ante la prensa, para levantar la mano. Sin duda es una designación completamente cerrada, ya que solo uno será el “ungido” y los demás no sabrán el porqué.

El PRI local solo planteó que el proceso de designación sería en Convención de Delegados lo que excluía cualquier mecanismo de consulta abierta y a las bases militantes. Con ello se abría la posibilidad de negociaciones entre el liderazgo del PRI de Hidalgo y el Comité Ejecutivo Nacional, liderado por Beatriz Paredes y Jesús Murrillo Karam.

Desde el 2000 en que el PRI perdió la presidencia se acabó la decisión presidencialista de ser el gran elector para las gubernaturas. Esto dio oportunidad a que se dieran transacciones entre el Centro y los estados. No siempre han sido tersas, por el contrario hasta la fecha las decisiones han dejado inconformidades a lo largo de diez años.

El PRI local tomó la delantera al CEN y cocinó, ante la alianza opositora del PRD y PAN, una coalición entre partidos afines, que en los cinco años de gobierno de Miguel Ángel Osorio han sido la base de triunfos estruendosos. El pacto con el PANAL y con el PVEM solo es resultado de buenas conversaciones y acuerdos con la cúpula de estos partidos, principalmente con Elba Esther Gordillo, para formar la alianza “Unidos Contigo”. Este puede ser un acuerdo preliminar para el 2012.

Mientras varios candidatos veían desdibujar su candidatura por la publicación de varias encuestas que se publicaron en diarios locales, y posiblemente otras no conocidas, un momento culminante fue la tan ansiada publicación de la convocatoria el 26 de marzo. En ella establecía una serie de condiciones que perfilaban un “candidato de unidad”. Fue ahí cuando algunos de plano empezaron a descartarse. Otro momento fue la terminación del plazo para renunciar a su curul por la entrada en receso del Congreso de la Unión. No obstante, de los seis legisladores que mantenían aspiraciones no todos declinaron.

Fue así que existe un cierre cardiaco por la candidatura, bastante estrecho, a tal grado que hasta ayer domingo se mantenía la incertidumbre. En esta última etapa si permaneció una terna explicita integrada por los pre candidatos que mantuvieron sus expectativas: Francisco Olvera Ruiz, José Antonio Rojo y Omar Fayad. De las negociaciones y acuerdos depende el que el PRI pueda competir ante una alianza opositora que se antoja que crecerá conforme avance la elección. La decisión también debe dejar conforme, a los candidatos desde luego, pero sobre todo a las bases militantes y a los electores, cuyas demandas y aspiraciones no siempre son las mismas de los dirigentes.

Comments

Comentarios

You may also like