Geralinda impuesta

El Congreso local aprobó la imposición anticonstitucional de Geraldina García Gordillo como presidenta municipal de Pachuca. A pesar del suceso histórico que representa la primera mujer alcalde de la ciudad, su llegada obedece a una como estrategia electoral. Operado desde el Ejecutivo, los legisladores ningunearon lo dispuesto en las fracciones III y IV, Articulo 141, Capitulo Sexto de la Constitución Política hidalguense sobre las Bases del Funcionamiento de la Administración Pública Municipal, donde se especifica que el Congreso del Estado resolverá la suplencia de aquel Alcalde que alargue su licencia por más de 30 días, “escuchando previamente la opinión del Ayuntamiento” que, en el caso de Pachuca, desconocía en buena medida la llegada de la aún presidenta estatal del Revolucionario Institucional, apelando que debe ser el Cabildo quien designe “al Regidor que deba sustituir al Presidente Municipal”. De mala fe, el PRI-Estado aprovechó la laguna jurídica donde se vacía la responsabilidad específica de cada autoridad, y estructura la campaña de Francisco Olvera a la gubernatura.

Comments

Comentarios

You may also like