Todas somos Xóchitl

por Tania Meza Escorza / Desde Abajo

Todas somos Xóchitl en Hidalgo, porque vayamos o no a votar por ella, es imposible negar el ejemplo inspirador de una mujer que, de nacer y crecer en condiciones extremas de violencia por género, se levantó literalmente hasta la cima del mundo, al ser considerada una de las cien líderes del futuro en todo el planeta.

Todas somos Xóchitl porque ella, como muchas mujeres, rompió las ataduras emocionales inculcadas por su entorno. A ella le enseñaron que sólo servíamos para el metate y que nada más los hombres triunfaban en otros ámbitos, pero ella decidió que quería mucho más que eso. Decidió que iría a la UNAM para convertirse en una de las ingenieras más reconocidas de México, pionera en edificios inteligentes, y lo logró.

Todas somos Xóchitl porque ella, como muchas de nosotras, se indigna ante la injusticia y actúa contra ella. Renunció a un trabajo excelentemente bien remunerado, cuando la empresa para la que laboraba cometió una injusticia contra unos humildes trabajadores de Oaxaca. Dejó ese empleo y puso su propia empresa, aunque todos le decían que la gente de a pie no podía ser empresaria, que sólo los hijos de empresarios triunfaban en este rubro. Pero ella decidió que su organización, aún dirigida por una mujer de origen humilde, sería la más exitosa en su ramo, y fue nombrada la empresaria del año en dos ocasiones.

Todas somos Xóchitl porque ella, como muchas mujeres que tienen la mayoría de sus necesidades económicas resueltas, decidió que debía hacer algo por quienes no tienen ni siquiera para comer y fundó “El Porvenir” una de las organizaciones de la sociedad civil asistenciales con mayor cobertura nacional, con la cual llevó la papilla nutricional hasta niñas y niños con severa desnutrición por pobreza.

Todas somos Xóchitl por el ejemplo inspirador de una mujer que fue considerada como una de las cien líderes del futuro a nivel mundial, en Davos, Suiza.

Todas somos Xóchitl porque ella, como muchas, se guía por la honestidad. Ella fue lo bastante honesta para rechazar la titularidad de la secretaría de Desarrollo Social en el gabinete de Vicente Fox, porque no se consideraba suficientemente preparada para el cargo. En cambio, aceptó un puesto jerárquicamente menor, el de la Comisión Nacional para del Desarrollo de los Pueblos Indígenas, porque tenía todo que ver con su origen y su compromiso de vida.

Todas somos Xóchitl porque ella, como casi todas las mujeres que trabajamos fuera de casa, dio mucho más que el 100 {9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de su capacidad, tiempo y esfuerzo en el cargo de tal manera que, entre muchos otros logros, consiguió la reforma constitucional en materia de grupos indígenas, la preservación de lenguas originales, la electrificación y la construcción de caminos y carreteras para más de un millón de indígenas en todo el país.

Todas somos Xóchitl porque ella, como muchas, no teme mostrarse tal y como es. Estando en el poder constantemente señalaba errores de sus compañeros de gabinete, encaraba a Fox cuando éste tomaba decisiones contrarias a los pueblos indígenas y declaró en repetidas ocasiones que “le daba hueva el poder corrupto que sólo sirve para beneficio de unos cuantos”.

Todas somos Xóchitl porque ella, como muchas mujeres, considera que la dignidad es un pilar de vida. Ella renunció a su cargo en el gabinete cuando se le pidió rectificar una declaración que dio ante los medios y que incomodaba al poder. Se negó y volvió a su empresa.

Todas somos Xóchitl más allá de ella como candidata, más allá de ella como persona. Todas somos Xóchitl por el ejemplo de vida de una mujer sin miedo al éxito.

Todas somos Xóchitl porque, pese a los obstáculos misóginos y deshonestos, sabemos que ya no hay más camino que hacia adelante. Hoy, las hidalguenses seguimos el ejemplo de esta nuestra Xóchitl, y de todas las otras Xóchitl anónimas, que han decidido transgredir las enseñanzas machistas, construidas irremediablemente para que las mujeres perdamos.

Todas somos Xóchitl porque a ella le dijeron que las mujeres no triunfan, y es una de las cien líderes del futuro en el mundo; porque a ella le dijeron que con su origen nunca tendría éxito empresarial y es una de las más exitosas empresarias de México, porque a ella le dijeron que no se le puede ganar al PRI, y está a cinco días de conseguirlo.

Comentarios:

taniamezcor@hotmail.com

Comments

Comentarios

You may also like