En este Bicentenario, gobierno ha entregado la soberanía nacional: expertos

. Propone Héctor de la Cueva una ruta independiente y popular de los festejos ante la hipocresía oficial durante el Simposium Alternativo “ La Soberanía Nacional en el Bicentenario de la Independencia ”, convocado por el SME y el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical.

Ciudad de México (desdeabajo).- En este 2010 no hay nada que festejar, dado que el gobierno ha entregado la soberanía nacional a las grandes trasnacionales, en especial a los organismos financieros que son quienes dictan la política económica del país, aseguró hoy el investigador y académico John Saxe Fernández, durante el Simposium Alternativo “ La Soberanía Nacional en el Bicentenario de la Independencia ”, convocado por el Sindicato Mexicano de Electricistas y el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical.

Saxe Fernández reiteró que no hay nada que festejar porque en las instituciones públicas de todo el país hay funcionarios que están agrediendo a la nación, al entregar sus recursos materiales, naturales, energéticos, el subsuelo y hasta sus recursos humanos a empresas de otros países, que no tienen ningún interés en México más que el de obtener ganancias exorbitantes.

El neoliberalismo, expuso el académico ante un auditorio lleno, ha provocado una pobreza atroz; ha generado un impacto social que ahora se nota muy claramente en los problemas de seguridad. “El seguimiento irrestricto de las políticas neoliberales llevó a niveles de miseria que nunca habíamos tenido, lo que en gran parte acunó la inserción de miles en la delincuencia organizada”.

Señaló también que el abismo en el que se encuentra el país ha sido producto de un proceso en que la oligarquía mexicana decidió enriquecerse a costa de lo que fuera y obedecer a la oligarquía internacional que obliga a la local a entregar la riqueza del país y así le permite mantenerse en el poder.

“Así los organismos financieros, que no son multinacionales sino que obedecen al Ejecutivo de Estados Unidos, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial (BM), son los que han dictado las privatizaciones de los recursos naturales, de la banca, del sector eléctrico, la petroquímica, entonces no podemos hablar de independencia cuando son otros los que dictan la política económica”.

Estados Unidos, que es una narcopotencia, ha utilizado estos mecanismos para promover el sometimiento de los países a sus necesidades colonialistas; además, detrás de la supuesta guerra contra el narcotráfico nos imponen la militarización total del país, como lo han hecho en Colombia, Paquistán y Afganistán.

De ese modo, concluyó Saxe Fernández, Estados Unidos mantiene la venta de armas tanto a la delincuencia organizada como a los ejércitos nacionales que sirven para reprimir todo movimiento social.

Por su parte, Gilberto López y Rivas, catedrático investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia, explicó que nuestro país ha perdido totalmente la soberanía, por lo que estuvo de acuerdo en que el pueblo mexicano no tiene nada que festejar, que las celebraciones por el Bicentenario son una burla.

Expuso que el gobierno federal ha secuestrado la soberanía del pueblo, al quitarle toda capacidad de decisión y al reprimir toda expresión social que pretende liberarse de las políticas neoliberales bajo las cuales han crecido la pobreza y el sometimiento al exterior.

Las celebraciones de 2010 son celebraciones de la oligarquía, no de los movimientos sociales de masas que dieron como resultado la guerra y, posteriormente, la independencia. El Partido Acción Nacional (PAN), en el poder detesta todo lo que tenga relación con la gente, con el pueblo, por eso se queda en la mitificación de los héroes, agregó.

En el acto, participaron también el periodista Pedro Miguel, el académico Gian Carlo Franco, Alberto Arroyo, Víctor Suárez, dirigente campesino, y Fernando Amezcua, secretario del Exterior del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), entre otros.

Héctor de la Cueva , coordinador del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical, quien fungió como moderador del simposium, indico en su intervención que este 2010 se conmemoran 200 años de la Guerra de Independencia y 100 de la Revolución Mexicana. Poco o nada queda por celebrar, y menos desde la hipocresía del gobierno federal, que usurpan hoy los herederos del colonialismo y del porfirismo. Sólo desde el pueblo trabajador del campo y la ciudad –verdadero protagonista de las gestas patrias—pueden reivindicarse legítimamente los objetivos de independencia y justicia social que animaron los movimientos insurgentes, que siguen vigentes hoy.

Manifestó que el saqueo que ha significado el modelo económico neoliberal pesa todos los días sobre el pueblo con “deudas” como las que representa el “rescate” de los usureros de la banca y el Fobaproa-IPAB. La privatización desmedida tiene como blancos ahora lo poco que nos queda a los mexicanos: electricidad, petróleo, educación pública, patrimonio cultural, agua; el ataque brutal al Sindicato Mexicano de Electricistas tiene como trasfondo esa intención privatizadora y desnacionalizadora. Esa política antipopular, subordinada a los intereses de las grandes corporaciones, está atrás también de los brutales ataques a los mineros y a los trabajadores de Mexicana de Aviación, de la violencia y el autoritarismo contra la gente trabajadora.

“Por ello es que los movimientos sociales nos hemos propuesto arrebatar de la hipocresía del mal gobierno federal y los festejos oficiales la celebración del bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución Mexicana , construyendo una Ruta propia, independiente, de conmemoración popular de los centenarios que, basada en las fechas históricas de las gestas patrias, va más allá de los meros actos protocolarios de celebración y se convierte en una verdadera reivindicación popular de las causas y objetivos que les dieron origen, realizando a escala nacional, regional y local actividades que significan un nuevo proceso de concientización, organización y unidad de los de abajo contra los males que nos aquejan actualmente. Hacer la reflexión, el balance, de esas luchas históricas y la realidad actual del país será el mejor marco para construir las nuevas vías de lucha y las alternativas surgidas desde abajo para rescatar al país”.

El cierre del simposium estuvo a cargo del secretario general del SME; Martín Esparza, quien hizo un llamado a todos los mexicanos y mexicanas para que se mantengan en la lucha contra el capital y sus administradores gerenciales en el gobierno mexicano, que han impuesto pobreza, represión y que están vendiendo la soberanía nacional a través de las privatizaciones.

Advirtió que el golpe contra el SME es un intento también por privatizar la industria eléctrica, “pero no lo vamos a permitir, llevamos a 11 meses de resistencia, en una lucha que es por la soberanía del país, que es por todos los mexicanos y mexicanas, por eso es fundamental la lucha de los electricistas”.

Comments

Comentarios

You may also like