Despenalización del aborto

por Tania Meza Escorza

Cada cuatro minutos se reporta una violación sexual en México. Es decir, 120 mil al año, según el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio. Ante este devastador escenario, resulta increíble que en materia de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) nuestra nación tenga tantos avances como retrocesos. Este año, en la conmemoración del Día Internacional por la Despenalización del Aborto, el panorama se mira más contradictorio que nunca.

De acuerdo con la Campaña Mesoamericana por una Maternidad Libre y Voluntaria, impulsada por Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), aunque las acciones por la despenalización realizadas a nivel judicial y legislativo muestran tanto avances como retrocesos, el hecho de que en tantos países se estén desplegando iniciativas que colocan la interrupción del embarazo en el centro del debate constituye un avance importante en sí mismo.

Este 28 de septiembre debemos celebrar que la época en que las jerarquías eclesiásticas podían excluir el aborto de las agendas políticas ha quedado definitivamente atrás. En su lugar vemos una Iglesia cada vez más a la defensiva, debilitada por el descrédito internacional que acompañó la nueva oleada de escándalos de pedofilia y encubrimiento eclesiástico, y desconcertada por el rápido avance de las conquistas que en materia de diversidad sexual y matrimonio igualitario están teniendo lugar en varios países de la región.

La Campaña Mesoamericana por una Maternidad Libre y Voluntaria, enfatiza que entre noviembre 2008 y diciembre 2009 se aprobaron modificaciones a las Constituciones de 17 estados para tutelar la vida desde el momento de la concepción hasta su muerte natural, como una estrategia del bloque ultraconservador para revertir las modificaciones a la Ley de Salud del Distrito Federal, que permite la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación, aprobada en 2007 y ratificada como constitucional por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en 2008. Dichas modificaciones violan el Artículo Cuarto Constitucional, que establece como garantías individuales la protección de la salud y la decisión libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijas e hijos.

Las modificaciones a las Constituciones de las 17 entidades federativas, las cuales cierran toda posibilidad de una Interrupción Legal del Embarazo, ocasionaron más de 382 mujeres, de diferentes entidades, presentaron amparos ante la SCJN. De agosto a diciembre de 2010, la SCJN debatirá cinco amparos indirectos de Colima, uno de Puebla y dos recursos de inconstitucionalidad de Baja California y San Luis Potosí; en proceso de ser admitidos están los de Quintana Roo, Oaxaca y San Luis Potosí; los de Campeche, Guanajuato, Sonora y Yucatán están en trámite en los Juzgados de Distrito, competentes a la justicia federal y en los de cada entidad; los de Jalisco y Querétaro se encuentran en trámite en los tribunales colegiados de circuito, competentes a la justicia federal y en los de cada entidad. En Aguascalientes, Baja California Sur, Estado de México, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, hay iniciativas para proteger la vida desde la concepción/ fecundación; se presentaron en 2009 y 2010, y están en Comisiones para estudio y dictamen.

Lo anterior no significa que la Iglesia católica –y en menor medida las evangélicas- no ejerzan todavía una influencia extraordinaria sobre los actores políticos y las ideologías sociales de nuestros países, sobre todo en materia de moral sexual.

Por el contrario, a medida que el pluralismo ideológico cobra fuerza, las iglesias dedican más recursos a combatir la agenda de los derechos sexuales y reproductivos. De ahí la importancia de aprovechar los resquicios estratégicos que se abren a nuestras luchas por la laicidad del Estado y la vigencia de los derechos sexuales y reproductivos.

Por ello, tal y como señala la Campaña Mesoamericana por una Maternidad Libre y Voluntaria, tratándose de aborto las mujeres deciden, la sociedad respeta, el Estado garantiza, y las iglesias NO intervienen.

Comentarios: taniamezcor@hotmail.com

Comments

Comentarios

You may also like