Luego de cuatro años, Transgénero Hidalgo logra reubicación de zona laboral

. “Como mujeres trans, no podemos trabajar en un bar o una zona de tolerancia porque los clientes no irían. Estudiamos esta zona y la consideramos viable, tranquila.

por Alejandro Ávila Huerta

Karen Quintero, presidenta de Transgénero Hidalgo. Foto: Luis Fernando Serrano Delgadillo (DESDEABAJO)

Pachuca., Hgo., México (DESDEABAJO).- Después de cuatro años de haber sido retiradas de la ciudad de Pachuca por el entonces presidente Omar Fayad, y de reinstalarse en la colonia 11 de julio de Mineral de la Reforma -donde sufrieron ataques que llegaron al homicidio-, las trabajadoras sexuales de la organización Transgénero Hidalgo fueron reubicadas a partir de este lunes en el trébol La Paz –en las inmediaciones de ambos municipios-, tras llegar a un acuerdo con los dos ayuntamientos para continuar ejerciendo sus labores en un sitio accesible y seguro para ellas, su clientela y la población hidalguense.

“Como mujeres trans, no podemos trabajar en un bar o una zona de tolerancia porque los clientes no irían. Estudiamos esta zona y la consideramos viable, tranquila; es un área industrial donde la gente sale de trabajar temprano, estamos cerca de centros nocturnos, tenemos un techo. Además estamos haciendo caso a las inquietudes de la ciudadanía que se quejaba de que estuviéramos en la 11 de julio y nos agredía, aparte de que es una colonia muy conflictiva porque venían personas de otros lugares a delinquir, y ya no queremos estar confrontándonos con nadie. Aquí no molestamos a nadie y nadie nos molesta; los clientes saben a lo que vienen”, dijo la presidenta Karen Quintero.

Respecto del posible establecimiento de otro grupo de trabajadoras sexual trans que presuntamente se dedican a la delincuencia, mencionó: “Eso ya sería cuestión de las autoridades, yo no puedo meterme. Yo estoy luchando por un grupo que tiene un trabajo de veinte años, que hace labor social a favor de la salud pública; somos trescientas personas en el estado, doce en trabajo sexual, y no vamos a permitir que ninguna de ellas haga cosas malas. Si en estos años no se ha abierto otro grupo es porque todas las que llegan han querido trabajar con nosotras”.

También habló acerca del estancamiento en las investigaciones del homocidio (término propuesto por el Observatorio ciudadano de derechos humanos, violencia social y de género en Hidalgo para referirse a los asesinatos homofóbicos) de la vicepresidenta Fernanda Lavalle, ocurrido a finales del pasado junio. “Esa averiguación sigue en Actopan; ni a Pachuca la han pasado, por burocracia y negligencia, que si afectan a todo tipo de ciudadanos, más a las personas de la diversidad sexual. Como organización lo que hacemos es exigir, no podemos más, pero el gobierno no hace nada”.

El próximo 23 de octubre se llevarán a cabo en diversos países diferentes actividades para la Jornada Mundial por la Despatologización de la Transexualidad –que busca retirar esta identidad de los manuales de enfermedades mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría y la Organización Mundial de la Salud (tal como se hiciera con la homosexualidad en 1973 y 1990)–, para lo cual Transgénero Hidalgo ya se preparara, asistiendo a talleres, exposiciones y otros eventos nacionales e internacionales, y así contribuir al buen término de este debate en el estado de Hidalgo.

Quintero se mostró sorprendida por las declaraciones homofóbicas del gobernador de Jalisco sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo (“No les he perdido el asquito”, dijo el político), ya que considera que en Guadalajara se encuentra una de las comunidades LGBTTTI más grandes del país con una de las más importantes marchas del orgullo que la gente acepta bien. “A lo mejor lo dijo por quedar bien en el evento (organizado por la jerarquía católica de aquel estado), porque no debe haber asco por esto”, opinó la activista.

Además, con motivo del Día Internacional para salir del closet, destacó que lo más importante en el proceso de visibilización de las personas de la diversidad sexual debe ser el respeto mutuo entre ésta y la sociedad, pero sobre todo, practicarlo desde las familias. Finalizó recordando su intención de seguir laborando tanto en sus actividades de derechos humanos como en el trabajo sexual, el cual es su medio de subsistencia y una necesidad social.

Comments

Comentarios

You may also like