Inseguridad: daños colaterales y población civil

por Pablo Vargas González

No hay semana donde no haya un hecho que sobresalte y escandalice a los mexicanos. En esta famosa “guerra contra la delincuencia” iniciada en 2006 y cuyos resultados son evidentemente magros la escalada de violencia ha cubierto a muchas ciudades y que llena diariamente los periódicos. Uno de los epicentros de la barbarie ha sido Ciudad Juárez que no ha sido librada del enfrentamiento entre bandas criminales y la presencia militarizada del ejército y de la policía federal.

Ciudad Juárez es una víctima de esta guerra y cuya población civil está siendo sacrificada sin ninguna consideración. La descomposición social que presenta esta ciudad es de amplios sectores: cierre de empresas y comercios, abandono de viviendas, emigración de personas al otro lado de la frontera (El Paso Texas) para instalar su residencia, y la violencia incesante contra la población civil que no está involucrada con acciones de delincuencia de ninguna especie, que han sido “blancos” y caídos en esta “guerra”.

El 28 de octubre se dio a conocer un nuevo atentado contra mujeres. Cinco mujeres que se trasladaban para trabajar en las maquiladoras de Ciudad Juárez fueron masacradas. Hay varias personas más gravemente heridas. Un comando armado disparó indiscriminadamente contra el grupo de mujeres y hombres trabajadores quienes se encontraban totalmente indefensos. Según reportes de periódicos locales, decenas de obreras y obreros fueron atacados cuando se transportaban en autobuses de las maquiladoras.

Recordemos que Ciudad Juárez se dio a conocer al mundo desde 1994-1996 cuando empiezan a aparecer las “Muertas de Juárez”, que no eran otra cosa que Feminicidios sistemáticos contra mujeres principalmente trabajadoras de las maquilas. No se hizo nada, gobiernos locales y federales acusaron grave omisión. En 2005 a finales del sexenio de Fox había más de 400 feminicidios. En 2008 había contabilizadas 544 mujeres y niñas asesinadas.

Las organizaciones de mujeres del estado de chihuahua «Centro de Derechos Humanos de las Mujeres» y «Justicia para Nuestras Hijas» quienes han denunciado desde hace años las desapariciones y feminicidios sostienen que nunca antes había sido tan peligroso para las mujeres vivir en el estado de Chihuahua.

El caso de este atentado es que la población civil está fuertemente en riesgo de sufrir atentados de cualquier flanco. Los indicadores de violencia cotidiana ponen a Ciudad Juárez como la ciudad más violenta del mundo, es decir incluso superando a Irak y Afganistán y otras donde se libran verdaderas guerras.

Lo peor de todo es cuando las agresiones provienen de elementos de policía o del Ejército precisamente contra mujeres, jóvenes y niños que no están involucradas. Otro hecho sucedió ahora contra un estudiante universitario el viernes 29 de octubre cuando se organizaba una manifestación en contra de la violencia y fue baleado por policías federales.

La agresión mereció la intervención del Consejo Universitario de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), quién envío un extrañamiento enérgico al presidente Felipe Calderón y al gobernador del estado César Duarte por no crear condiciones de estabilidad y de convivencia pacífica.

Se ha comentado los graves daños de una estrategia de “guerra” abierta contra enemigos que permanecen en la obscuridad y donde se vienen incrementando los “daños colaterales” que se tienen previstos en una visión que no pone atención a los derechos humanos de los ciudadanos. La población civil no puede seguir siendo víctima de un proyecto no consensado con la ciudadanía. Los que han caído hasta el momento son mujeres, niños y jóvenes, ya se debe poner punto final, y escoger otras estrategias más efectivas que si lleguen a los capos y capitanes del crimen: sus cuentas bancarias.

Comments

Comentarios

You may also like