Miseria de la política educativa

por Pablo Vargas González / DESDE ABAJO

Durante 2008 y 2009 se presentaron problemas entre el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y el gobierno estatal. Se vienen teniendo dinámicas de confrontación de encuentros y desencuentros que tienen como base lograr objetivos estrictamente políticos pero que están alejados del cumplimiento de dar educación pública, laica y gratuita como lo establece el artículo 3º constitucional.

En octubre de 2009 la sección XV del SNTE presentó un pliego petitorio al Instituto Hidalguense de Educación, que fue precedido de una marcha y “toma” del edificio gubernamental para exigir recursos para jubilar a 1500 profesores. El “toma y daca” acompañada de objetivos electorales llevo al gobierno local a cumplir con las solicitudes del magisterio.

Desde ese año en varios municipios y localidades enviaban una alerta de que faltaban profesores en decenas de escuelas. Los focos rojos se prendieron pero en lugar de resolver de fondo el problema, este creció como “bola de nieve”.

Empezaron a aparecer padres de familia de diversas escuelas públicas de educación primaria que solicitaban atención porque sus hijos carecían de profesor. En cientos de escuelas se generó el problema que llegó hasta este año. Niños y padres de familia hicieron lo inesperado: salieron a la calle, “tomaron carreteras”, en la región de Tula, de Actopan y de la Huasteca fueron “bloqueadas las carreteras para exigir un profesor para sus hijos.

Se guardó silencio, venían las elecciones de 2010 y la coalición electoral PRI-SNTE-PANAL no podían confrontarse de ningún modo, otros intereses movían la unidad provisoria. La líder Elba Esther Gordillo nuevamente había unido a los grupos políticos por sobre el derecho a la educación. No les interesó que miles de niños, muchos miles incalculables, perdieran clases por semanas y meses. Les importo un carajo que hubiera deserciones masivas como en el caso de la escuela primaria Francisco I. Madero, del barrio de Progreso en Ixmiquilpan.

En un nuevo zarpazo, por motivos políticos la SEP publicó una lista de profesores “comisionados” que se encuentran realizando labores sindicales en el SNTE. En el caso del estado de Hidalgo hay un listado de 777 personas “comisionadas” que revela la enorme desviación del erario público, y la colusión de las autoridades federales y estatales que permiten que puedan evadir su trabajo para realizar labores políticas y electorales.

A esto se suma el manejo irregular de plazas de profesores, que se viene dando desde 2008 y 2009 que no es ocasional ni casuístico, sino mas bien es un “detalle” que refleja la norma generalizada, contrasta abiertamente con las solicitudes de profesores en diferentes regiones y comunidades de la entidad, en donde hay aulas vacías y los padres de familia se encuentran inermes ante la falta de solución para que sus hijos tengan educación.

Aquí es cuando uno se pregunta qué pasa con el programa de “Alianza por calidad de la educación en México” que siendo un programa insignia del Presidente Calderón, altos funcionarios de la administración federal, gobernadores y el sindicato magisterial (SNTE) no solo no ha funcionado sino que está a punto de descarrilarse, ya que es otro más de las acciones fallidas realizadas en este sexenio.

La Alianza por la calidad de la educación es un pacto entre dos grupos de poder, en el pago de favores políticos: el del liderazgo del SNTE y el de Felipe Calderón. Pretende continuar con la privatización de la educación. Significa la culminación de veinticinco años de políticas educativas neoliberales que han degradado la educación pública y fortalecido la privatización de la educación, en un doble sentido: aumentando el número de escuelas privadas en todos los niveles e imponiendo criterios gerenciales en la educación pública.

Los “comisionados” (aviadores) solo muestran una flor del gran jardín del menosprecio a la educación pública, y la desviación de uno de los pilares del desarrollo de este país. Mientras la educación se encuentre secuestrada por la politiquería vamos a seguir siendo un país subordinado y atrasado. Seguiremos viendo como tarea incumplida el derecho a la educación (primaria y secundaria, combatir y eliminar el analfabetismo). También queda pendiente la transparencia y rendición de cuentas.

Comments

Comentarios

You may also like