Equidad de género: tema manipulado en COP-16

Es urgente la incorporación de la perspectiva de género en la política de financiamiento de la crisis, pues hasta ahora no existe; esto supone dejar de considerar a la mujer en su papel de víctima de la crisis y ubicarla en un papel activo de limitación del cambio climático.

por Georgina Ventura y Patricia Mayorga, corresponsales

Mujeres y medio ambiente. Foto: Otros mundos Chiapas

Cancún, Q. Roo, México (CIMAC / DESDE ABAJO).- Manifestando su descontento ante el vaticinio de otro fracaso de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP16), representantes de diversas organizaciones sociales auto convocadas aquí en el Foro Internacional “Diálogo entre los pueblos”, concluyeron una marcha en el Palacio Municipal de Cancún.

Este martes 7, se inició en el seno de la COP16, la discusión de alto nivel, la cual supone la concreción de los acuerdos resultantes las dos semanas de negociación que finalizan el próximo viernes, y hasta este momento, el panorama no ha variado del primer día.

Japón, Rusia y Canadá, han sido enfáticos en que no pretenden firmar un segundo período del Protocolo de Kyoto, aunque sean de los máximos países generadores de gases de efecto invernadero.

Dolores Jarquín, quien forma parte del Movimiento Social Nicaragüense, dijo que es fundamental que los movimientos sociales de América Latina, Asia y África presentes en la protesta, la denuncia del papel del Banco Mundial que pretende ser el canal de financiamiento de la crisis climática.

“Sería una gran contradicción que fuera el Banco Mundial quien se configure como el canal de financiamiento de la crisis, pues ese organismo es el mismo que ha estado financiando los proyectos de muerte que han significado la destrucción de nuestros recursos naturales” sostiene Jarquín.

Ingrid Spiller, de la Oficina Regional para México, Centroamérica y El Caribe de la Fundación Heinrich Böll comentó que el canal de financiamiento de la crisis climática es un aspecto clave de discusión en la COP16, sobre el cual aún no se ha definido una postura clara entre dos posibilidades que ya suenan en la Conferencia de las Naciones Unidas.

Una posibilidad es establecer al Banco Mundial como la institución que proveerá los fondos para combatir la crisis climática, la segunda propuesta es que sean las Naciones Unidas, quien desde su seno cree una instancia que canalice los fondos destinados para combatir la crisis en los países Parte.

Es urgente la incorporación de la perspectiva de género en la política de financiamiento de la crisis, pues hasta ahora no existe; esto supone dejar de considerar a la mujer en su papel de víctima de la crisis y ubicarla en un papel activo de limitación del cambio climático.

Así también resulta imperante considerar la no profundización de la vulnerabilidad que podría significar el endeudamiento de los países que significan la reducción de la posibilidad de inversión social en planes y proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático, indicó.

Según Dolores Jarquín, los movimientos sociales del mundo han apostado con fuerza a la lucha contra la crisis climática y no están en la disposición de permitir que el Banco Mundial continúe condicionando el financiamiento de planes de combate al cambio climático en función de los interés de los países ricos que aún no cancelan la deuda ecológica, histórica y económica con los países pobres.

Equidad de género: tema manipulado en la COP-16

El tema de la equidad de género ha sido manipulado y utilizado como cualquier otro tema, a pesar de que se anunció como un tema prioritario que llevaría a un consenso entre países, porque no hay un interés real entre quienes toman las decisiones, manifestó Leonor Aída Concha, de la Red Nacional Género y Economía, durante la marcha convocada por el Espacio Mexicano para el Diálogo (ESMEX).

El interés de las organizaciones de mujeres, es que ellas sean articuladas, participativas, no sólo en esa temática, sino en todas, precisó Aída Concha, quien informó que han aprovechado el espacio de la COP-16, para articular la perspectiva de género.

Las organizaciones con perspectiva de género, han trabajado durante las dos semanas que comprende la reunión internacional, para que las decisiones a nivel oficial, incluyan dicho tema en los compromisos, y no sólo en el discurso.

Para la activista, “no hay esperanza de que esto va a cambiar, va a ser un Copenhague 2, porque las partes no están dispuestas a comprometerse, a cambiar las decisiones. No hay esperanza en cuestión de género, porque el tema sólo ha sido utilizado y manipulado como cualquier otro tema, no hay un interés real”.

Y es que considera que el modelo económico que se tiene en México, no toma para nada en cuenta el aporte de trabajo de las mujeres, porque no las considera como agentes generadores económicos, en esta cuestión no es reconocido el trabajo de las ellas.

“Esto es histórico, el trabajo que realizamos no reconocido como trabajo, porque esa labor no está empatada, no está vinculada a la industria, no es reconocido el trabajo que las mujeres realizamos, no sólo el doméstico sino del cuidado que damos a las personas y esto está haciendo crisis en el modelo económico. Las injusticias cada vez son mayores. Por eso hay desigualdades e injusticias y si no fuera por el aporte de las mujeres no avanzaría esto”, sostuvo.

Alertó sobre el riesgo de incrementar la carga de trabajo para las mujeres, si en las decisiones para revertir el cambio climático, no se toma en cuenta la perspectiva de género.

Falta voluntad política en COP-16: Greenpeace

Las expectativas para lograr compromisos y avances a favor del planeta en la COP-16, han sido muy bajas después de Copenhague, por lo que se requiere voluntad política, lo cual no se ha visto durante la reunión aquí en Cancún, consideró Cecilia Navarro, directora de comunicación de la organización Greenpeace.

Durante la marcha realizada hoy en esta ciudad, Cecilia Navarro explicó que Greenpeace busca cuatro puntos específicos. El primero es garantizar que se tiene voluntad política, que los políticos estén a favor de salvar al planeta y concientes del incremento de la temperatura, “tienen que hacerlo, se requiere voluntad para hacer de Cancún un éxito”.

Sin embargo, dejó claro que no toda la gente que está aquí está siendo escuchada adentro, en la COP-16. “Nosotros (las organizaciones) estamos haciendo un esfuerzo paralelo”.

Aunque las condiciones correctas están dadas para que se logre avanzar en el tema, con el compromiso de quienes toman decisiones, se requiere voluntad política.

Ese es el segundo punto que Greenpeace pone sobre la mesa: “que los tomadores de decisiones tienen que destrabar las negociaciones y sacar un tratado, un acuerdo, un resultado positivo en materia de financiamiento, un fondo climático que en verdad permita enfrentar los problemas asociados al cambio climático.

Dicho fondo estaría enfocado a la adaptación, mitigación de los efectos negativos del cambio climático, y estaría vinculado con la transferencia tecnológica y con la protección de los bosques, “que sea de largo plazo y los recursos provengan de los propios Estados y no del financiamiento privado”.

El tercer punto que exige Greenpeace y lo expresó durante la marcha, es que se debe dar un acuerdo que permita frenar la deforestación, porque la acelerada desaparición de los boques, no sólo ha atentado contra la biodiversidad y la gente, sino que los bosques bien conservados, absorben CO2 y permiten regular el clima del planeta.

El último punto que piden es definir claramente el estatus legal y la ruta que se va a seguir para llegar al acuerdo ambicioso y justo para frenar el cambio climático, es necesario saber qué proyecto van a impulsar.

“Es necesario que los políticos reconozcan que hay un problema, el eje central del cambio climático son las emisiones de gases de efecto invernadero y lo que muchos países están dispuestos a aportar o a comprometerse, no es suficiente.

La temperatura no se puede incrementar más allá de 2 grados centígrados, dicen los expertos, y los compromisos no coinciden con ese panorama para revertir esto”.

Hasta ahora, no se ha avanzado en las discusiones para lograr un panorama de reducción de emisiones, “se tiene que discutir, es grave el problema, el intento político de la reunión de altos niveles es bueno, esperamos que esto cambie, los políticos están concientes del tamaño del problema, esperemos que tengan voluntad política para solucionarlo”.

Comments

Comentarios

You may also like