Sistema político internacional: Un asco

por Pablo Vargas González / DESDE ABAJO

Ha sido detenido el fundador de Wikileaks, Julián Assange, cuyo portal en internet puso a temblar el sistema internacional, la diplomacia y las relaciones internacionales que viven su etapa decadente y están una fase terminal debido a la hegemonía que durante décadas Estados Unidos, con sus aliados, ha impuesto al mundo, sobre todo a los países subdesarrollados (Latinoamérica, África, Asia).

Julián Assange e presentó este martes a las autoridades en Londres y fue detenido a raíz de una orden de captura emitida por las autoridades suecas «por sospecha de violación», anunció Scotland Yard en un comunicado. La causa principal es haber puesto en conocimiento del mundo, a través de 250 mil documentos que las embajadas de Estados Unidos (EUA) a Washington precisamente para mantener el control del sistema internacional a través de una guerra sucia y de actividades clandestinas en el interior de la mayoría de países.

El portal de Wikileaks ha dado una bofetada a la práctica de controlar la información, de mantener en forma secreta la verdad sobre las relaciones imperiales, de sujeción que mantienen los países poderosos sobre una gran vasta de pueblos dominados, lo cual contradice las convenciones internacionales, principalmente la Convención Internacional de Derechos Humanos de 1948.

Así Washington solicita a sus embajadas cual es el perfil de los gobernantes, la capacidad y eficiencia y la salud mental de los políticos, hace un diagnostico de la situación interna de los países; monitorea acerca de los aliados –que generalmente son gobiernos débiles que requieren su apoyo y validación- evalúa movimientos sociales anti sistémicos, con el objeto de tener una amplia capacidad de maniobra con medidas injerencistas de intervención preventiva e incluso de carácter militar, como es el caso de Colombia, Afganistán, Irak, Honduras y muchos otros.

En cambio contra los países no alineados EUA desarrolla una amplia labor no solo de espionaje sino de actividades encubiertas y subversivas que ponen en riesgo gobiernos populares legítimamente establecidos (Argentina, Venezuela, Brasil, Cuba), hay toda una historia de tirar gobiernos sobre todo en América Latina e imponer dictaduras civiles-militares.

Incluso frente a países aliados y que lleva una relación cuidadosa tiende a caricaturizar y a sobajar a los gobernantes es el caso de Inglaterra, España, Francia e Italia. Todo ello nos muestra el trato humillante que tiene el imperio frente a sus subordinados. Como en el caso de Rusia, donde identifican al presidente y al primer ministro como “Bat-man y Robín”.

Muestran la fuerza y capacidad para intervenir sobre las soberanías de los países. En mucho con la colaboración de gobernantes débiles que se arrodillan al imperio, o con fuerzas de derecha y ultraderecha que se sienten afines al pentágono y que actúan según sus intereses.

En el caso de México muestra una relación que está lejos de ser entre iguales o de posiciones soberanas. Por el contrario muestra la dependencia de un gobierno mexicano ante un poder superior. A través de Wikileaks se sabe que Felipe Calderón se reunió el 19 de octubre del año pasado con el director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, Dennis Blair, a quien expresó su preocupación por la creciente influencia en México del mandatario de Venezuela, Hugo Chávez.

Calderón también manifestó su convencimiento de que el gobernante venezolano financió la campaña de su principal rival, Andrés Manuel López Obrador, candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en los comicios de 2006, información contenida en una serie de documentos etiquetados como secretos y emitidos por la embajada estadounidense en México. El presidente de México va a Washington a tratar temas que deben ser resueltos por los mexicanos.

De todo ello, es rescatable una frase del lingüista universal Noam Chomsky que hoy es más que pertinente: “Tal vez la revelación más dramática es el amargo odio a la democracia que es revelado por el gobierno de Estados Unidos –Hillary Clinton y otros– y también por el servicio diplomático. Debemos entender que una de las razones principales de los secretos gubernamentales es para proteger al gobierno de su propia población”.

Comments

Comentarios

You may also like