Queridos sacerdotes homofóbicos (II y última)

por Tania Meza Escorza / DESDE ABAJO

La arquidiócesis de León, Guanajuato publicó en su sitio oficial el documento “Atención Pastoral a Personas en Situación de Atracción al Mismo Sexo (AMS)”, en el que otorga calificativos como “una conducta abominable” o “el colmo de la maldad en una sociedad hundida en el pecado”. Pero no se refiere a las violaciones sexuales a niñas y niños por parte de sacerdotes católicos, no. Alude a la homosexualidad.

En el mencionado documento, la arquidiócesis asegura que existen doce pasos a seguir para “curar la homosexualidad”.

En respuesta, el “Foro de Hombres Gay de la Ciudad de México” emitió el texto “Doce Pasos para Sacerdotes en Situación de Homofobia”, en donde cuestiona palmo a palmo el documento de la arquidiócesis para visibilizar la homofobia eclesiástica, totalmente contraria a los derechos humanos.

En la columna anterior se expuso la contraposición de los primeros siete pasos. Ahora continuamos con el resumen de la confrontación de ambas cosmovisiones:

8. Arquidiócesis de Guanajuato (AG): Buscar espacios para el encuentro con Dios en la oración personal y en comunidad. Foro de Hombres Gay (FHG): Buscar espacios para la reconciliación con la verdad científica y el reencuentro con el respeto a las personas homosexuales y bisexuales que ejercen su derecho a la felicidad.

9.- AG: Crear una red de apoyo con amistades fuera del mundo gay, sobre todo en el ambiente de la iglesia: Participar en el movimiento apostólico de la comunidad, asegurando, en lo posible, que en el equipo apostólico va a contar con la seguridad del respeto y se verá libre de acosos en el sentido homosexual.

FHG: Crear una red de apoyo con amistades fuera del mundo homofóbico, con personas de todas las orientaciones sexoafectivas e identidades de género, con pleno respeto a sus personales caminos a la felicidad, creencias individuales y libertad personal; participar en el movimiento ciudadano por el respeto a los derechos humanos de todas las personas.

10.- AG: Examen de conciencia diariamente, centrado en la búsqueda de Dios. FHG: Examen de conciencia diariamente, centrado en la autoliberación de todo dogma oscurantista y comportamientos patológicos, hacia un ejercicio religioso saludable y basado en la verdad científica y el respeto al carácter laico del Estado mexicano. En caso de manifestar desórdenes graves, como la realización de actos pederastas, buscar ayuda psiquiátrica urgente.

11.- AG: Ejercitarse en expresar su identidad sexual natural. FHG: Ejercitarse en expresar su naturaleza afectiva y amorosa sin prejuicios, comportamientos patológicos ni visiones oscurantistas, como parte de una vida espiritual equilibrada y saludable, con pleno respeto a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

12.- AG: Poner los ojos en la belleza de la vida nueva para vencer, así, las nostalgias del antiguo modo de vivir: Cristo el señor es el camino, la verdad y la vida del nuevo modo de vivir. FHG: Poner los ojos en la belleza de la vida nueva, para vencer, así, las nostalgias de la costumbre de promover los prejuicios acerca de la diversidad sexual humana.

Con esta serie de conceptos contrarios a los derechos humanos, la arquidiócesis de León demuestra ser el oscurantismo y la cerrazón a los que diplomáticamente se refieren como “la ortodoxia de México”, en el boletín internacional en donde se anuncia el galardón a Marcelo Ebrard como el mejor alcalde del mundo 2010, por tres grandes líneas de acción contra dicha “ortodoxia”: Despenalización del aborto, trabajo efectivo en pro del medio ambiente y matrimonio entre personas del mismo sexo.

Con la respuesta del Foro de Hombres Gay, se apoya a las personas que sufren discriminación por homofobia al interior de los círculos eclesiásticos, dentro de los cuales se pretende “curar” la homosexualidad, aunque para ello deba torturarse implacablemente a quienes tiene una orientación sexual diferente a la hetero.

La iglesia católica tiene una gran deuda no sólo con sus fieles, sino con toda la humanidad debido a los terribles casos de pederastia por parte de los curas, pero en lugar de sancionar a los clérigos culpables y resarcir el daño a las víctimas, se lanza en un doble discurso contra la diversidad sexual, olvidando que en este país la elección de orientación sexual es un derecho y que la homofobia es un delito.

Comments

Comentarios

You may also like