Rinden honor a la revolucionaria, periodista y feminista hidalguense Elisa Acuña Rosseti

Caracterizó a Elisa Acuña Rosseti como una “rebelde hidalguense, una contestataria, una inconforme, una revolucionaria originaria de Mineral del Monte”. Nació en 1887 y tras obtener su título de maestra se afilió al Club Ponciano Arriaga.
“Los escritos de Elisa Acuña eran políticos y directos, de crítica directa al gobierno de Porfirio Díaz, de desencanto y de frustración que hacía públicos porque recordaba que aquél general que había apoyado a Benito Juárez se había traicionado a sí mismo al perpetrarse en el poder”.

Elisa Acuña Rosseti

Pachuca, Hidalgo (DESDE ABAJO).- Como un homenaje a la profesora hidalguense Elisa Acuña Rosseti, este día en la sede de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo se llevó a cabo la ceremonia cívica en la cual fue depositada en un nicho de honor la Bandera de México que lleva grabado el nombre de este ilustre personaje de la historia de México.

Luego de colocar la Bandera en honor a la profesora Elisa Acuña Rosseti, junto con la secretaria de Educación Pública del Estado, doctora Rocío Ruiz de la Barrera, el general de brigada Jacobo Osorio Herrera, comandante de la 18 Zona Militar, manifestó que “esta fecha es memorable porque en ella se recuerda a la ilustre profesora Elisa Acuña Rosseti, cuyos restos descansan en la Rotonda de Hidalguenses Ilustres, otorgando a la SEPH para su custodia, el lábaro patrio en que se rindieron honores póstumos a nuestra distinguida hidalguense”.

Al hacer uso de la palabra, la maestra María Luisa Pérez Perusquía, directora general de Educación Básica de la SEPH, dijo que para el magisterio hidalguense la profesora Elisa Acuña Rosseti es un ejemplo de quien trasciende el ámbito del aula y la escuela, porque además fue una destacada periodista, revolucionaria y protagonista de la Sexta Misión Cultural.

Esta ilustre periodista, dijo, fue una “maestra de vida, un ejemplo de lucha, quien tuvo visión por la libertad, la democracia y la defensa de los derechos humanos”.

La directora general de Educación Básica destacó que en el ámbito educativo, actualmente la titularidad de la SEPH es ocupada por primera vez por una mujer, la doctora Rocío Ruiz de la Barrera; así como la Sección 15 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación la cual también es dirigida por primera vez por una mujer, la profesora Mirna García López.

Presente en la ceremonia, la doctora Rosa María Valles Ruiz, presidenta de la Asociación de Mujeres Periodistas, hizo una reseña histórica sobre la trayectoria de la profesora Elisa Acuña Rosseti, de quien dijo fue conocida gracias a las investigaciones de mujeres como Ángeles Mendieta Alatorre, Gabriela Cano, Ana Lau Jaiven, Carmen Ramos Escandón, entre otras.

Caracterizó a Elisa Acuña Rosseti como una “rebelde hidalguense, una contestataria, una inconforme, una revolucionaria originaria de Mineral del Monte”. Nació en 1887 y tras obtener su título de maestra se afilió al Club Ponciano Arriaga.

Apenas tenía 14 años de edad, participó en el primer Congreso de Clubes Liberales, supo desde muy joven la importancia del valor de la palabra. Supo plasmar sus denuncias en la prensa y comenzó a escribir artículos de crítica al gobierno.

“Los escritos de Elisa Acuña eran políticos y directos, de crítica directa al gobierno de Porfirio Díaz, de desencanto y de frustración que hacía públicos porque recordaba que aquél general que había apoyado a Benito Juárez se había traicionado a sí mismo al perpetrarse en el poder”, refirió la doctora Valles Ruiz.

Luego de una trayectoria como periodista en diversos medios informativos de la época revolucionaria, a favor del antirreelecionismo, en 1927 a la profesora Elisa Acuña Rosseti se le ubicó como jefa de la Sexta Misión Cultural

La presidenta de la Asociación de Mujeres Periodistas refirió que “la política, la cultura, la ciencia, el periodismo, la educación tienen una historia y no es el producto únicamente de ideas y acciones masculinas relevantes, esta historia está hecha también por mujeres y todavía nos falta, en muchos casos, hurgarla en archivos y hemerotecas, registrarla en libros de texto, contarla en plazas, en barrios, en colonias, en ciudades, todavía nos falta cubrir nuestros déficit de historia nacional y no dejar a las mujeres de México en el rincón del olvido”.

Como invitado especial acudió a esta ceremonia de homenaje a la profesora Elisa Acuña Rosseti, el cronista del estado de Hidalgo, licenciado Juan Manuel Menes Llaguno, quien recordó que el pasado 16 de noviembre fue reinaugurada la Rotonda de los Hidalguenses Ilustres en la ciudad de Pachuca, en la cual fueron depositados los restos de la profesora hidalguense, como resultado del decreto número 416 emitido el 4 de noviembre.

Ahora, refirió el cronista hidalguense, a la profesora Elisa Acuña Rosseti se le recuerda como una luchadora social que puso el nombre de Hidalgo en alto y como la primera mujer cuyos restos permanecen en la Rotonda de los Hidalguenses Ilustres.

Elisa Acuña y Rossetti (1887-1946), fue profesora y periodista precursora de la Revolución mexicana.

Nació en Mineral del Monte, estado de Hidalgo en 1887. Recibida de maestra, se afilió al Club Liberal Ponciano Arriaga; se vinculó a los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón. En 1901 participó en el Primer Congreso de Clubes Liberales.

En sus artículos en el periódico Excelsior de Veracruz atacó al gobierno de Porfirio Díaz. En 1903 formó parte de la mesa directiva del Club Liberal Mexicano y adhirió al Club Antirreeleccionista Redención. Un año después fue detenida y alojada en la cárcel Belén. Redactó el periódico Fiat Lux junto a Juana Belén Gutierrez de Mendoza y posteriormente en San Antonio, Texas, el periódico Vesper.

Fue parte de la dirección del Partido Liberal Mexicano. En 1908 en el distrito de México fundó la organización Socialismo Mexicano, y en abril de 1910 participó en la organización de la Gran Convención Nacional que apoyó la candidatura de Francisco Madero a la presidencia mexicana.

En 1910 fundó el periódico La guillotina y de 1911 a 1912 colaboró en el Nueva Era. Atacó al dictador Victoriano Huerta mediante manifiestos y volantes, lo que le valió persecuciones. En 1914 se vinculó al partido de Emiliano Zapata, actuando como enlace con los carrancistas.

Después de finalizado el período revolucionario, trabajó en el Consejo Feminista Mexicano y en la Liga Panamericana de Mujeres y en el Departamento de Prensa de la Biblioteca Nacional (actual Hemeroteca Nacional). Murió en la Ciudad de México el 12 de noviembre de 1946.

Comments

Comentarios

You may also like