Pronunciamiento de organizaciones por un Hidalgo libre de violencia

La violencia es un tema que nos involucra a todas y todos, por eso hoy hacemos un llamado para decir ¡YA BASTA! “NO MÁS SANGRE”. Por ello organizaciones de la sociedad civil en el estado de Hidalgo nos sumamos y manifestamos nuestro rechazo ante los asesinatos de Juan Francisco Sicilia, de Julio César Romero Jaime, de Luis Antonio Romero Jaime y de Gabriel Anejo Escalera, sumados a los de tantos otros muchachos y muchachas que han sido igualmente asesinados a lo largo y ancho del país.

Pronunciamiento.

A la opinión pública.

Por un Hidalgo libre de violencia. “NO MÁS SANGRE”.

Hoy nos encontramos reunidas Organizaciones de la Sociedad Civil, ciudadanas y ciudadanos, interesados e interesadas en poner un “alto a la violencia”; involucrar al gobierno y a la sociedad a unir esfuerzos y recuperar nuestra libertad. “NO MÁS SANGRE”.

Vivimos secuestrados por el miedo y el temor a ser víctimas de un delito, del cual ya nadie se salva, mujeres, hombres, niños, adultos mayores, sin importar la edad, el sexo, la religión, la preferencia sexual, el color de piel, etc.

La violencia es un tema que nos involucra a todas y todos, por eso hoy hacemos un llamado para decir ¡YA BASTA! “NO MÁS SANGRE”.

Queremos vivir en PAZ, queremos un país, un estado, un municipio, una localidad, colonia, fraccionamiento, barrio, etc. libres de violencia donde se pueda salir a las calles, donde no tengamos que vivir atrapados y encerrados por el temor a ser víctimas de un delito. “NO MÁS SANGRE”.

Por ello organizaciones de la sociedad civil en el estado de Hidalgo: La Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos, A.C., “Desde Abajo” AC, Constituyente Feminista de Hidalgo, AMMOR-Hidalgo, la Colectiva Feminista Hidalguense, Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos ddeser, CONSEGEN, Biofutura, entre otras, en el marco de la movilización nacional bajo la consigna “NO MÁS SANGRE”, nos sumamos y manifestamos nuestro rechazo ante los asesinatos de Juan Francisco Sicilia, de Julio César Romero Jaime, de Luis Antonio Romero Jaime y de Gabriel Anejo Escalera, sumados a los de tantos otros muchachos y muchachas que han sido igualmente asesinados a lo largo y ancho del país y en general contra la violencia en México.

El clima de inseguridad y violencia es un duro golpe al pleno establecimiento de los derechos humanos, por lo que el desconocimiento y menosprecio de los derechos fundamentales son causantes de una sociedad marginada, empobrecida y discriminada.

En México, la violencia alcanzó registros históricos. El Consejo de Seguridad Nacional informó que 15,273 personas murieron en enfrentamientos y ataques protagonizados por el crimen organizado durante 2010.

De diciembre de 2006 a finales de 2010, el propio Gobierno Federal contabilizó un número de 34 mil 612 ejecuciones en el contexto de la llamada “guerra contra la delincuencia organizada”.

De 2006 a lo que va del 2011, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos registró 5 mil 397 expedientes de personas reportadas como extraviadas o ausentes: 3 mil 457 casos son del sexo masculino, mil 885 del sexo femenino y en 55 casos más no se proporcionó a esta Comisión dato alguno sobre el particular.

Los feminicidios, las violaciones en contra de mujeres, defensores de derechos humanos, periodistas y migrantes, quedan englobados (es decir son un numero más) en las estadísticas generales derivadas de los distintos actos de violencia en México. Ante estos hechos… En Hidalgo decimos “NO MÁS SANGRE”.

En Hidalgo no olvidamos y por eso siguen presentes y los casos preocupantes y aún sin resolver que se mantienen impunes:

1) El primero: Fernanda Lavalle asesinada en el mes de junio, vicepresidenta de la organización “Transgénero Hidalgo” quien fue levantada y que apareció atada, torturada y con dos balas en la cabeza, en lo que constituye como un claro crimen de odio por homofobia. La compañera fue una activista defensora de los derechos humanos en el estado de Hidalgo, quien trabajo a favor del reconocimiento de los derechos de la diversidad sexual, fomentando una cultura de respeto, tolerancia e inclusión.

2) Segundo: el 19 de julio la agresión contra Antonio Hernández Hernández, Coordinador de Hábitat para la Humanidad México en la región de la Huasteca, y de Arturo Lavín, estudiante de la Carrera de Ingeniería Civil en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).

3) Tercero: apenas llevamos tres meses y ya van al menos 8 casos de feminicidios en Hidalgo.

La impunidad de estos hechos son duros golpes para la sociedad de Hidalgo.

Por esta razón la sociedad civil hidalguense se pronuncia contra la violencia y por el respeto a los derechos humanos. “NO MÁS SANGRE”.

• Alto a la impunidad en Hidalgo, justicia para los activistas asesinados. “NO MÁS SANGRE”.

• Protección a los activistas y promotores de derechos humanos. “NO MÁS SANGRE”.

• Pedimos la creación de una ley de derechos humanos que sea discutida con la sociedad civil. “NO MÁS SANGRE”.

• Debe investigarse y en su caso sancionarse a los servidores públicos involucrados que no han dado respuesta a los asesinatos de los activistas promotores de derechos humanos y de las detenciones arbitrarias. “NO MÁS SANGRE”.

• Promover una cultura de respeto y de pleno establecimiento a los Derechos Humanos. “NO MÁS SANGRE”.

• Ninguna muerte más por odio. “NO MÁS SANGRE”.

• Alto a la violencia contra las mujeres. “NO MÁS SANGRE”.

• Que ningún crimen quede impune en Hidalgo. “NO MÁS SANGRE”.

• ¡No más violencia!

• ¡Queremos vivir en paz!

• “NO MÁS SANGRE”.

Pachuca, Hgo. 6 de abril de 2011

Comments

Comentarios