No más sangre, Sí más paz en Hidalgo

En el marco de la Marcha Nacional por la Paz con Dignidad y Justicia, organizaciones de la sociedad civil del Estado de Hidalgo marcharon por las principales avenidas de Pachuca, y se pronunciaron por un viraje radical en la estrategia federal de lucha por erradicar la violencia del narcotráfico en el País, denunciando, además, los casos que en la entidad siguen impunes, como lo son los asesinatos de activistas por los derechos humanos. A continuación los pronunciamientos íntegros:

NO más sangre, SÏ más paz en Hidalgo. Foto. DESDEABAJO

Pronunciamiento.

A la opinión pública.

Por un Hidalgo libre de violencia. “NO MÁS SANGRE”, SI MÁS PAZ.

Diariamente nos encontramos expuestos a sufrir actos violentos, los cuales son utilizados en nuestra sociedad como un mecanismo para la resolución de conflictos y/o para obtener ciertos recursos.

El 6 de abril de este año organizaciones de la sociedad civil, grupos organizados y la sociedad en general de todo el país y de otras partes del mundo, alzamos la voz pidiendo un alto a la violencia, un cambio en la estrategia contra la delincuencia,

Hoy de nueva cuenta nos súmanos a la convocatoria hecha por Javier Sicilia a la marcha nacional en silencio bajo la consigna NO MÁS SANGRE, y por ello nos reunimos organizaciones de la Sociedad Civil, ciudadanas y ciudadanos, interesados e interesadas en poner un “alto a la violencia”; e involucrar al gobierno y a la sociedad a unir esfuerzos y recuperar nuestra libertad. “NO MÁS SANGRE”, SÍ MÀS PAZ

Hoy a 32 días volvemos a levantar la voz, a insistir en que la violencia no se combate con más violencia, por que el resultado ha sido una violencia generalizada, que va trastocando y afectando la convivencia social, y va demeritando y lacerando la calidad de vida de toda la sociedad.

Hoy más que nunca el estado mexicano debe garantizar, y asegurar la dignidad de las y los mexicanos como personas. Debe garantizar el respeto y establecimiento pleno de los derechos humanos, de lo contrario se continuara la reproducción de una sociedad marginada, empobrecida y discriminada.

En Hidalgo no olvidamos y por eso siguen presentes los casos preocupantes y aún sin resolver que se mantienen impunes:

1) El primero: Fernanda Lavalle asesinada en el mes de junio, vicepresidenta de la organización “Transgénero Hidalgo” quien fue levantada y que apareció atada, torturada y con dos balas en la cabeza, en lo que constituye como un claro crimen de odio por homofobia. La compañera fue una activista defensora de los derechos humanos en el estado de Hidalgo, quien trabajo a favor del reconocimiento de los derechos de la diversidad sexual, fomentando una cultura de respeto, tolerancia e inclusión.

2) Segundo: el 19 de julio la agresión contra Antonio Hernández Hernández, Coordinador de Hábitat para la Humanidad México en la región de la Huasteca, y de Arturo Lavín, estudiante de la Carrera de Ingeniería Civil en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).

3) Tercero: apenas llevamos cuatro meses y se han presentado al menos 8 casos de feminicidios en Hidalgo.

La impunidad de estos hechos siguen siendo duros golpes para la sociedad de Hidalgo.

Hoy más que nunca la sociedad mexicana de todos los rincones del país se unen para pedir un alto a la violencia.

Hoy más que nunca no más jóvenes rechazados de las escuelas públicas.

Hoy más que nunca no más desigualdad

Hoy más que nunca no más pobreza

Hoy más que nunca es necesario no más policías, y sí mas trabajo.

Hoy más que nunca no más sangre y sí más paz.

Hoy más que nunca no más violencia en las calles y sí más paz.

Hoy más que nunca no más violencia electoral y sí más paz.

Hoy más que nunca Alto a la violencia contra las mujeres. Sí más paz

Hoy más que nunca No más violencia en la familia y sí más paz.

Hoy más que nunca no más violencia en las escuelas y sí más paz.

Hoy más que nunca no más violencia en el trabajo y sí más paz.

Hoy más que nunca no más violencia y sí más paz.

Hoy más que nunca: Por un Hidalgo libre de violencia, NO MÁS SANGRE y SÍ MÁS PAZ.

Atentamente.

Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos, A.C.,

AMMOR-Hidalgo,

Biofutura

Colectiva Feminista Hidalguense,

CONSEGEN

Constituyente Feminista de Hidalgo,

Desde Abajo, AC,

ü Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos ddeser

——-

PRONUNCIAMIENTO POR LA PAZ
Pachuca, Hgo., mayo 8 de 2011.

Henos aquí, con el corazón desecho por las miles de personas asesinadas en esta guerra absurda y sin sentido; henos aquí, llorando a nuestros muertos y muertas, a las y los cuales les fue arrebatado el derecho esencial de todo ser humano que es la vida.

Henos aquí, uniendo nuestras voces para gritar: YA BASTA!

Personas que como tú o como yo soñaron al futuro y sonreían al porvenir, personas a las cuales se les truncó la esperanza.

¿Cuántas y cuántos más tendrán que caer para dar fin a esta violencia?

¿Cuántas familias tendrán que aceptar sumisamente, la ausencia permanente de sus hijos, hijas, esposos, esposas o hermanos y hermanas?

¿Cuántas lágrimas más, cuántos gritos de dolor, cuántos gritos de desolación e impotencia tendrán que salir de las gargantas atravesando el alma?

Porque atrás de los cuerpos hoy sin vida de esas miles de víctimas, hubo cientos de esperanzas truncadas y anhelos cancelados.

Hoy no sólo es Sicilia, el escritor, no sólo es Juan Francisco, su hijo; son los miles de mexicanas y mexicanos anónimos que no merecían morir, es el clamor que surge de una sociedad abatida por la injusticia, abatida por la corrupción y la impunidad; es el clamor unánime que exige un:¡ NO MAS SANGRE! a quien apostado en un bunker y rodeado siempre de docenas de escoltas que lo protegen, sigue justificando este artero crimen, a él va nuestro mensaje:

Sepa usted, presidente:

*Que la violencia se exacerba cuando los derechos humanos no se respetan;

* Que las inconformidades sociales se incrementan cuando a los trabajadores se les arrebatan sus fuentes de empleo;

*Que la paz se consigue cuando hay justicia, libertad y equidad;

Sepa usted, presidente:

*Que más cárceles no generarán hombres ni mujeres de bien;

*Que más militares y policías en las calles no nos garantizan seguridad;

*Que usted no puede disponer a su antojo de las vidas de nuestros hijos e hijas ni familiares;

*Que ni usted, ni las instituciones que representa, ni los partidos políticos han cumplido con la tarea de servir y proteger al pueblo;

*Que estamos hartos y hartas de vivir con zozobra;

No se trata, señor presidente de claudicar, se trata de cambiar una estrategia personal que a cuatro años de aplicarla, no ha servido de nada, se trata de escuchar a los expertos, de sanear su propia casa.

Hoy, el poeta recurre al silencio porque le fue arrebatada el alma, hoy, el poeta calla porque sabe que nadie, a pesar de sus reclamos, le devolverán a su hijo, sin embargo hoy, las y los que estamos aquí presentes, sensibles al dolor de este hombre y quienes han sufrido en carne propia la pérdida de un ser querido, nos apropiamos de la voz de todas y todos los que están padeciendo una ausencia para clamar con la fuerza que da el dolor, con la exasperación que provoca la impotencia un Ya basta.

Cuando comencemos a tomar conciencia de la fuerza que tienen nuestras palabras y unamos nuestras voces; cuando venciendo la apatía y la indiferencia propiciemos un gran movimiento por el cambio; cuando empoderados y empoderadas consigamos incluir en las leyes la revocación de mandato para que todo aquel representante que no cumpla o traicione a su pueblo sea destituido;

Cuando podamos transformar este movimiento en una revolución no armada, una revolución de ideas, de actitudes, de propuestas; cuando dejemos de ser una ciudadanía electorera y nos transformemos en una ciudadanía participativa, exigente, digna, que no venda su voto al mejor postor, entonces, hablaremos de un México más justo.

Estamos aquí porque aún creemos que el pueblo organizado puede construir, desde su propia trinchera, una sociedad más equitativa, estamos aquí visibilizando la falta de sensibilidad de nuestros gobernantes ante el dolor de la pérdida, estamos aquí porque tenemos la convicción de que una sociedad organizada, una ciudadanía participativa y exigente, puede contribuir al cambio.

No queremos más muertes, no deseamos más sangre, no queremos más violencia, queremos que nos devuelvan la esperanza, queremos la tranquilidad perdida, queremos que se respete nuestra dignidad. ! NO MÁS VIOLENCIA, NO MÁS MUERTE, NO MÁS SANGRE!

ASOCIACIÓN MEXICANA DE MUJERES ORGANIZADAS EN RED, AMMOR-HIDALGO

COLECTIVO DE IZQUIERDA HIDALGUENSE, CIH

CONSTITUYENTE FEMINISTA DE HIDALGO

Comments

Comentarios

You may also like