Mortalidad materna y reducción presupuestal

De acuerdo con datos de la Dirección General de Servicios de Documentación, Información y Análisis de la Cámara de Diputados, la propuesta de Presupuesto de Egresos para el 2012 presentada al Congreso por Felipe Calderón, propone una reducción del presupuesto, con relación al aprobado para 2011, para los rubros de Atención a la salud reproductiva y a la igualdad de género en salud en un 62.65{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} ; para la Mortalidad materna en un 18.81{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} y para Prevención y atención de VIH sida y otras ITS en un 30.73{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd}. A esta disminución de recursos se suma la falta de infraestructura médica, la cual además, de acuerdo con Calderón, plantea una reducción del 88.31{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} del presupuesto para su mantenimiento.

Esta reducción presupuestal para atender la salud reproductiva y disminuir la mortalidad materna, permite considerar que el ejecutivo federal parece haber olvidado no sólo su compromiso con la población, sino también el compromiso de nuestro país en el cumplimiento de los Objetivos del Milenio, signados en el año 2000, en particular con el Objetivo 5 referente a mejorar la Salud materna. Este Objetivo tiene dos metas: reducir un 75{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} la tasa de mortalidad materna entre 1990 y 2015, y lograr para 2015 el acceso universal a la salud reproductiva.

En este contexto del esfuerzo mundial para mejorar la salud materna y reducir la mortalidad materna, la persistencia del aborto inseguro es un reto crítico; las muertes causadas por el aborto representan 13{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de todas las muertes relacionadas con el embarazo.

Con base en un estudio de IPAS México, en Hidalgo durante el periodo de 2000 a 2009 el 84.4{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de los egresos hospitalarios del grupo I (enfermedades transmisibles, maternas, perinatales y nutricionales) de las instituciones del sector salud, fueron por causas maternas. Estamos hablando de 207,903 mujeres que fueron atendidas en la Secretaría de Salud, IMSS, IMSS Oportunidades, ISSSTE y Pemex.

De estos egresos registrados en el Sistema Automatizado de Egresos Hospitalarios, el 11.8{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} fueron mujeres en atención de aborto, lo que equivale a 24,540 mujeres. Aquí es conveniente señalar que no todos los casos atendidos fueron abortos inducidos, sin embargo estos últimos representan un porcentaje importante. Considerando los datos de la atención de las mujeres en situación de aborto durante el periodo 2004-2008, el 67{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} correspondió a aborto no especificado, forma en que generalmente se codifica a los procedimientos inducidos de manera insegura. Así, durante este último periodo se atendieron en el sector salud 13,150 mujeres por abortos inducidos.

A estos casos atendidos hay que agregar los casos que no llegan a las instituciones de salud y que, dada la penalización del aborto en nuestro estado, se ignora el número que representan. De acuerdo con un estudio de El Colegio de México en colaboración con otros organismos internacionales, en nuestro país alrededor de una de cada seis mujeres que tuvieron un aborto inducido en 2006 fueron hospitalizadas, por lo que las restantes cinco carecieron de una atención médica adecuada. Esto significaría que en Hidalgo, durante el periodo 2004-2008, hubo aproximadamente 78,900 abortos inducidos, cantidad que desafortunadamente va a la alza.

Además de que los abortos inducidos son un grave problema de salud pública en nuestro país y en nuestro estado, su atención implica para los servicios de salud, recursos humanos y financieros así como tiempo de atención y, como he venido mencionando desde el inicio de esta columna, la reducción presupuestal propiciará graves complicaciones en su atención.

Como en todo problema de salud la prevención es fundamental. El acceso a una educación sexual laica basada en información científica así como la cobertura universal de los métodos anticonceptivos, reducirá el número de embarazos no deseados y por lo tanto el número de abortos inducidos. Pero para realizar estas acciones se requiere voluntad política y recursos presupuestales. Sin ellos, lo demás es demagogia.

Comments

Comentarios

You may also like