El derecho a defender los derechos

El pasado viernes 2 de diciembre la profesora Norma Andrade, activista, defensora de los derechos humanos y cofundadora de la organización civil Nuestras Hijas de Regreso a Casa, sufrió un intento de asesinato en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Nuestras Hijas de Regreso a Casa es organización que reclama justicia en los casos de mujeres y niñas asesinadas y desaparecidas en Ciudad Juárez. Esta organización jugó un papel fundamental en llevar ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos el caso del Campo Algodonero que resultó en la sentencia de la Corte contra el Estado mexicano por el asesinato de varias mujeres jóvenes encontradas en el Campo Algodonero en 2001. Norma Andrade entró de lleno a la lucha contra el feminicidio tras el secuestro de su hija Norma Alejandra García Andrade, secuestrada el 14 de febrero de 2001 y encontrada sin vida una semana después. También es madre de Malú García Andrade, que al igual que su madre es defensora de los derechos humanos, y quien debió dejar Ciudad Juárez debido a las amenazas de muerte que pesan sobre ella.

Este intento de asesinato se suma a la violencia en contra de las y los defensores de los derechos humanos. El caso más reciente es el de Nepomuceno Moreno Núñez, compañero de lucha del poeta Javier Sicilia, que fue asesinado en el estado de Sonora el miércoles 29 de noviembre de este año. El activista recibió al menos cinco impactos en la cabeza y el costado izquierdo, al ser agredido por un hombre que se acercó a su vehículo.

Tan solo en Chihuahua, según información de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de ese estado, en los últimos dos años cinco activistas han sido asesinadas por el crimen organizado y otras doce han abandonado el país. De los casos más recientes se encuentran el de Susana Chávez, poeta y activista, creadora del lema «Ni Una Más» para protestar contra los asesinatos de mujeres en la urbe, más de medio millar desde 1993, la gran mayoría impunes. Chávez fue violada, mutilada y asesinada el 11 de enero de este año por tres personas, entre ellos un menor. Un mes antes fue asesinada Marisela Escobedo frente a la sede del Gobierno de Chihuahua cuando pedía justicia por el homicidio de su hija, cuyo asesino confeso fue liberado por los jueces.

Otro asesinato fue el de Josefina Reyes Josefina Reyes, quien trabajó activamente en el estado de Chihuahua denunciando abusos cometidos presuntamente por elementos del Ejército mexicano y la policía federal en Valle de Juárez. El tres de enero de 2010 fue asesinada en Ciudad Juárez por un grupo de sujetos no identificados. Su hermano, Rubén Reyes, fue asesinado el 18 de agosto de 2010. En noviembre del 2010, la activista Flor Alicia Gómez, de Justicia para «Nuestras Hijas» y del «Centro Derechos Humanos de las Mujeres», fue violada y asesinada. Finalmente, en septiembre del 2009 Paz Rodríguez Ortiz, fundador de una asociación pro derechos humanos, fue tiroteado mortalmente frente a su esposa.

En el actual contexto de inseguridad y violencia que enfrenta el país, es indispensable que el Estado mexicano brinde garantías adecuadas para las defensoras y defensores que se encuentren en riesgo por su labor, en cumplimiento de su obligación de protección. El derecho a defender los derechos humanos implica no sólo que el Estado se abstenga en interferir y restringir la actividad legítima de los defensores y defensoras, sino también la obligación positiva de establecer todas las medidas legislativas, administrativas y judiciales necesarias para evitar que otros actores restrinjan el derecho a defender los derechos humanos.

Por ello en el Día Internacional de los Derechos Humanos, 10 de diciembre, en que se conmemora el 63 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, a través de esta columna expreso mi reconocimiento a las y los defensores de los derechos humanos, y mi exigencia al Estado mexicano para que pase del discurso a los hechos en la defensa y protección de las y los defensores, así como respeto irrestricto de los derechos humanos de todas las personas sin restricción.

Comments

Comentarios