Derechos humanos en Hidalgo: Agendas, retos y desafíos municipales

Recién han tomado posesión las 82 presidencias municipales y los 2 consejos municipales, quienes se enfrentarán a nuevos retos y desafíos, siendo el más importante el generar gobiernos que respeten y promuevan los derechos humanos.

por Alfredo Alcalá Montaño*

Las nuevas autoridades y representantes municipales cuentan con un tiempo mayor a cuatro años siete meses, para lograr mejorar las actuales condiciones que poco favorecen el pleno goce y disfrute de los derechos humanos.

Quedaron atrás las precampañas, campañas, elecciones e impugnaciones. Ahora es momento de gobernar, teniendo en cuenta que los gobiernos municipales nos han quedado a deber en el cumplimiento de los derechos humanos, los cuales no se pueden jerarquizar ni dividir, es decir no se pueden cumplir unos y violentar otros. No se puede garantizar la libertad de expresión y, por otro lado, violentar la libertad de tránsito; no se puede hablar del derecho a la justicia, cuando has sido víctima de una detención arbitraria o violenta.

Ahora, de acuerdo con las reformas a la Ley Orgánica Municipal, publicadas el 9 de agosto del 2010, los ayuntamientos deben contar con un enlace entre el municipio y la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Esta figura puede ser un regidor o recaer en un ciudadano o ciudadana del municipio. De preferencia, este enlace debe surgir de la sociedad civil, ajeno a los conflictos partidarios, ajeno al propio gobierno municipal, para ser dotado de autonomía y legitimidad. Este nombramiento no puede posponerse, debe ser inmediato para garantizar que desde el primer día de gobierno se garanticen los derechos humanos.

Otra tarea es mejorar la baja  vinculación  entre  las  autoridades  públicas  y  los ciudadanos.  Tal situación ha derivado en un fenómeno de exclusión  social,  donde la ciudadanía no participa, no  toma parte de los asuntos  públicos. Así pues, a través de la sociedad civil, se busca  incentivar  la participación ciudadana, que derive en la incidencia en políticas públicas.

De este modo, una tarea fundamental será la construcción de una sociedad que tenga acceso al pleno ejercicio de sus derechos. Por ello es importante favorecer e impulsar proyectos y actividades que busquen difundir los derechos humanos entre la sociedad, promoviendo una cultura de denuncia y de respeto, que permita una mejor convivencia entre la sociedad y las autoridades.

La construcción de agendas ciudadanas de derechos humanos es un primer paso. Algunos ejemplos son los impulsados por la Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos, quien ha trabajado en la construcción de agendas en derechos humanos a nivel municipal, el primero denominado “Incidencia de la sociedad civil a favor de la educación y la salud con calidad y equidad en México”, apoyado por OXFAM-México y el Fondo de las naciones Unidas para la Democracia y otro denominado “Construcción de agendas y propuestas municipales en derechos humanos para fortalecer el vínculo entre la sociedad organizada y sus autoridades locales”, apoyado por el Indesol-Sedesol a través de una convocatoria pública.

Estas actividades son necesarias para fomentar la inclusión de la sociedad en el proceso de toma de decisiones, con el fin de mejorar la relación gobierno y sociedad civil, en un momento donde las problemáticas sociales son mayores, al tiempo que los recursos gubernamentales son menores. Esto significa un mejor aprovechamiento de los recursos para garantizar una justa distribución del ingreso, generando mejores condiciones y calidad de vida de la población.

De esta manera, a través de la organización social y la articulación con organizaciones que trabajan desde lo local, se buscó promover espacios efectivos de participación social, mediante la construcción de agendas ciudadanas municipales creadas con la sociedad organizada, las cuales permiten identificar los principales problemas en materia de derechos humanos, generar alternativas de promoción, prevención e intervención en este ámbito y el fortalecimiento del vinculo entre la sociedad organizada y sus autoridades locales. Es importante que las agendas ciudadanas se conviertan en agendas públicas y, sobre todo, que se fomente el derecho a la participación política, el derecho a tomar parte en los asuntos públicos.

No podemos permanecer ajenos. Ayuda y compromiso con la Sierra Tarahumara. No podemos abstraernos de lo que está pasando con los hermanos y hermanas de la Sierra Tarahumara. A pesar de que los gobiernos estatal y federal, lejos de asumir su responsabilidad, la desconocen y se limitan a descalificarse mutuamente, la sociedad civil no permanece ajena y se solidariza. Por esta razón se han abierto centros de acopio en diversos estados de la república y en Hidalgo también contamos con nuestro centro de acopio, ubicado en la Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos donde se reciben alimentos no perecederos, desde el lunes y hasta el viernes, en un horario de 10 a 15 y de 17 a 19 horas, en Calle Allende 113, colonia Centro, a media cuadra del Reloj.

*Premio estatal de la juventud

FB: Alfredo Alcala Montaño

Twitter: @alfreduam

Comments

Comentarios

You may also like