Hidalgo: nuevos gobiernos municipales

Este lunes 16 de enero de 2012, será de gran importancia para la vida política local en el Estado de Hidalgo. Se instalan 82 de los gobiernos electos, y solo dos tendrán la figura del “consejo municipal”, en virtud de que en Xochicoatlán y Santiago Tulantepec fueron anulados los comicios, y hasta recientemente se acordó la decisión en Huasca, en que había sido fuertemente cuestionada la resolución de los tribunales.

Lo nuevo, es que las elecciones darán lugar a gobiernos que tendrán un marco legal con mayores facultades, puesto que en octubre de 2010 se emitió una renovada Ley Orgánica Municipal, a ello se agrega que en el marco de “unificar calendarios electorales” se modificaron las fechas de los comicios municipales y se amplió el periodo en que regirán los próximos gobernantes de los municipios hidalguenses.

Existen nuevas razones e incentivos para alimentar las expectativas de los ciudadanos en quién será su gobierno más cercano. Tal vez el más importante es la ampliación del periodo de los y las alcaldes, que será de cuatro años, siete meses quince días, por única ocasión, lo que resultó en un gran aliciente para partidos y grupos políticos que lucharon por ganar la alcaldía.

Es ahora cuando la nueva Ley Orgánica Municipal, de octubre de 2010 es significativa, y que se pondrá a prueba, es decir en la conformación de los gobiernos municipales. Es de llamar la atención las modificaciones que repercuten en una nueva relación entre gobernantes y gobernados, aunque falten completar los mecanismos plenos de la participación ciudadana.

La reforma aumentó de forma significativa las atribuciones de los Municipios y repercuten en el ámbito de gobierno en su vida institucional: 1) el reconocimiento de las comunidades e instituciones y derechos indígenas en el ámbito municipal 2) incorpora aunque de forma escueta la transparencia municipal y deja de lado el vínculo con la rendición de cuentas 3) incorpora la “participación ciudadana en políticas públicas” pero los mecanismos los deja volando a juicio de los ayuntamientos, y elimina las figuras anteriores de iniciativa popular y el plebiscito 4) hay nuevo procedimiento de “entrega-recepción” pero está ausente la rendición de cuentas.

Se agregan de manera significativa las facultades de los ayuntamientos para reforzar la autonomía municipal, sobre todo en funciones de concurrencia con otros poderes y de cooperación con instituciones sociales y educativas que tendrían que potencializar los futuros gobernantes. En participación ciudadana se mantienen las figuras de “delegados” y “subdelegados” lo que hace solo una figura decorativa los Consejos de Colaboración Municipal, que se les reduce su importancia y rol. Es significativa, que haya una regiduría en derechos humanos en el ayuntamiento, aunque lo que se debe de promover es un ombudsman municipal. En fin, habría que aprovechar las oportunidades para hacer un buen gobierno.

Hidalgo es una entidad que menos participa en el nivel nacional, en la creación de programas innovadores. Es decir a los alcaldes hidalguenses, muy poco les interesan los cambios en la administración pública, y de los partidos es el PRD, PT y PVEM quienes menos han participado. Es de notar que el PRI después de gobernar por décadas en los 84 municipios, tenga una baja inserción en producir programas de referencias innovadoras.

En este momento y en los siguientes días los aspectos de atención y observación ciudadana son tres: 1) quienes integran los equipos de gobierno municipal, no solo quienes entrarán como regidores y el alcalde, sino quienes serán los funcionarios, esto indica hacía donde va la tendencia 2) la elaboración de los planes de gobierno municipal, ahí deben de quedar los compromisos y promesas de campaña, sino está bien elaborado si tiene restricciones o exclusiones se antoja un mal gobierno.

Y finalmente al actitud del alcalde para gobernar en los primeros tres meses, es incluyente o solo “gobierna para sus cuates”, es abierto o gobernará atrás del escritorio, es un gobierno que atiende demandas sociales o se dedica a sus negocios particulares. En fin, es la oportunidad de romper con la política tradicional y los viejos atavismos de control clientelar y corporativo, y construir verdaderos gobierno populares con legalidad y apoyo social.

Si no será un nuevo fracaso de los políticos que ansiaban tener más tiempo. Es hora de los ciudadanos de cuidar, vigilar y monitorear a sus gobiernos municipales.

Comments

Comentarios

You may also like