Pretenden los monopolios hacer pagar a los trabajadores el costo de la crisis: PCdeM

El Partido Comunista de México lanza el siguiente comunicado con motivo de la conmemoración del Día del Trabajo en donde afirma que los monopolios, como los verdaderos responsables de la crisis, «intentan que las consecuencias las paguemos nosotros los trabajadores», por lo cual llama a la clase obrera a resolver mediante la vía revolucionaria la situación de pobreza e injusticia que cunde en la nación.

Sólo el poder obrero y popular, el socialismo-comunismo, es alternativa frente a la bancarrota, la explotación y la barbarie del capitalismo.

A la clase obrera,

A los trabajadores de la ciudad y del campo,

A la mujer trabadora,

A la juventud trabajadora:

El Partido Comunista de México saluda a los proletarios de México y el Mundo este Primero de Mayo, día internacional de lucha de nuestra clase, honrando la memoria de nuestros mártires, de todos aquéllos que han dado su vida frente a la represión burguesa, para conquistar mejores condiciones y derechos para todos, aquéllos que han tenido que afrontar condenas en la cárcel, exilio, despidos; sobre todo a los hombres y mujeres de la clase trabajadora que comprenden que la lucha por las reivindicaciones es incompleta si no es parte de un ataque frontal contra el capitalismo y por construir un mundo nuevo sin la esclavitud asalariada, sin las cadenas de la explotación.

Éste es un día de lucha, como lo fue para nuestros camaradas en Chicago, Cananea, Río Blanco, en Santa Maria de Iquique; la sangre derramada, las vidas ofrendadas no fueron en vano. Es con ése ejemplo que las banderas de combate son empuñadas, que el clamor emerge, que la indignación se transforma en organización, y que la perspectiva de la victoria histórica se vislumbra con optimismo. Ninguna conquista, ningún derecho fue gratuito, por el contrario altas cuotas de sacrificio entregó la clase obrera en dura confrontación con la patronal, los monopolios, el capitalismo, el imperialismo. Nuevos sacrificios nos esperan, pero ninguno será mayor que el dolor y la incertidumbre a que diariamente nos somete la barbarie de la explotación.

El futuro no es capitalista, es del nuevo mundo obrero y socialista

Vivimos la crisis económica, política y social del capitalismo, el sistema que se alimenta de de nuestro trabajo. Esta crisis es una consecuencia objetiva de la contradicción que se genera porque la riqueza la producimos socialmente, pero se la apropia una minoría, la clase de los explotadores, la burguesía.

Los monopolios, que son los verdaderos responsables de la crisis, intentan que las consecuencias las paguemos nosotros los trabajadores. Con despidos, ampliando la jornada laboral para que trabajemos más horas gratuitamente para la patronal, recortando nuestros derechos a la salud, la vivienda y la educación, eliminando las vacaciones y aguinaldos, aumentando el costo de la vida. Tan sólo en México hay casi nueve millones de trabajadores en el desempleo, y más de diez millones se ven forzados a cruzar la frontera a los EEUU para buscar el trabajo. Por el contrario, vemos cómo a las empresas, a los grupos monopolistas, el gobierno les da subsidios, les perdona impuestos, y actúa siempre a favor de la patronal en los conflictos que se presentan en los centros de trabajo. Las leyes laborales se modifican a favor del burgués, que además cuenta con la complicidad de los charros sindicales.

El movimiento obrero y sindical clasista está respondiendo a esta política agresiva que pretende esclavizarnos. Las huelgas, el arma de los trabajadores, se desatan por doquier, y en Europa son potentes respuestas contra las medidas antiobreras del capital. Huelgas generales en Portugal, Bélgica, España, y sobre todo en Grecia, son el vivo ejemplo de que debemos organizarnos, resistir y contestar cada golpe. La clase obrera de Grecia, agrupada en el PAME (Frente Militante de los Trabajadores) nos muestra el camino: desobediencia, insumisión, resistencia para gestar el contraataque, la contraofensiva de los trabajadores contra el capital. O poder de los monopolios o poder obrero y popular; o ellos o nosotros.

Los trabajadores necesitamos la unión, necesitamos a los sindicatos, pero aquéllos que representen fielmente nuestros intereses, que nos defiendan, que sean combativos y que no se arrodillen ni se vendan. El Partido Comunista de México considera que es imperativo levantar nuevamente, desde el principio, desde la base, un sindicalismo clasista, militante, rojo, autónomo e independiente; necesitamos despojarnos de las cadenas que nos cargan esos charros de la CTM, UNT, de los Fidel Velázquez, de los Hernández Juarez, de las Elba Esther, pues representan un sindicalismo corrupto, pro-patronal, pro-gubernamental, paraestatal; ése sindicalismo debemos rechazarlo enérgicamente, pues es un instrumento en contra de nuestros intereses.

Pero junto con la lucha sindical por nuestras reivindicaciones debemos elevar nuestros objetivos por la emancipación de nuestra clase y del conjunto de los explotados. Hoy cualquier conquista es prácticamente imposible si no derrocamos el poder de los monopolios, si no planteamos una confrontación política con la plutocracia, contra el gobierno, contra el Estado burgués.

En el conflicto capital/trabajo se coloca como un paso necesario el que los trabajadores construyamos nuestro poder, socializando los medios de producción, instalando el control obrero y la planificación central, rompiendo con las uniones interimperialistas como el TLC.

Sólo la construcción socialista, el poder de los trabajadores, podrá resolver la pobreza, las miserables condiciones de vida de la mayoría de la población, y dejar atrás la explotación, la violencia que significa la muerte en el trabajo, es decir los crímenes industriales. El socialismo-comunismo será una sociedad de libertades, democracia verdadera y progreso permanente para los pueblos. Los nada de hoy, todo han de ser…

El Partido Comunista de México llama a todos los trabajadores, obreros industriales, a todos los asalariados, a organizarnos desde una perspectiva revolucionaria para transformar esta situación de injusticia, desde cada centro de trabajo, construyendo sindicatos y fortaleciendo la lucha por el socialismo.

El Partido Comunista de México llama a la juventud trabajadora, la que menos derechos tiene, a que juntos cambiemos el mundo y conquistemos el futuro.

El Partido Comunista de México llama a la mujer trabajadora, doblemente explotada, para que al tiempo que rompemos las cadenas de la explotación, rompamos también las de la dominación, por la emancipación de la mujer.

Expresamos nuestra solidaridad a los trabajadores del mundo, agrupados en la Federación Sindical Mundial, en los partidos comunistas y obreros, en las fuerzas clasistas, radicales e insurgentes que se agrupan bajo las rojas banderas del marxismo-leninismo.

¡Viva el Primero de Mayo y la lucha de la clase obrera!

¡Proletarios de todos los países, uníos!

El Comité Central del Partido Comunista de México

Comments

Comentarios

You may also like