El cambio está en tus manos

por Otilia G. Sánchez Castillo

A escasos días de las elecciones presidenciales hemos visto una serie de acciones por parte del PRI-Gobierno que lo único que demuestran es el miedo que tienen de que las elecciones se salgan de su control y no puedan instrumentar el fraude electoral como en otras elecciones, con la consecuencia de que su candidato, Enrique Peña Nieto, no llegue a ser el Presidente de la República.

Tienen razón en sentir miedo. Gracias al movimiento #Yo soy 132 se ha roto el cerco y la manipulación informativos que jugaron un papel fundamental en el fraude del 2006. Por eso el PRI ha recurrido, primero a la descalificación del movimiento argumentando que es un movimiento creado por la coalición de izquierda (ojalá y estuviera así de organizada); después, a través de amenazas a las y los integrantes, así como a sus madres y padres para que los presionen para retirarse del mismo; no conformes con esto también han recurrido a las agresiones físicas como es el caso de la agresión a dos estudiantes, integrantes del movimiento #YoSoy132, el 14 de junio, que fueron golpeados y posteriormente detenidos por policías del municipio de Tlalnepantla de Baz en Estado de México, una tercer estudiante fue agredida por una camioneta supuestamente conducida por Armando Ugalde, hermano de Arturo Ugalde, alcalde priista por el PRI del municipio; o las agresiones a un grupo de estudiantes pertenecientes al movimiento #YoSoy132 en la ciudad Cuautla, Morelos, el pasado 22 de junio, en donde dos estudiantes resultaron con heridas en la cabeza.

Nuestro estado lamentablemente no es la excepción. Integrantes del movimiento #Yosoy132 en Hidalgo han denunciado hostigamiento, amenazas de uso de la fuerza pública en su contra, así como amenazas de levantones, secuestro e incluso de violaciones sexuales que recientemente recibieron cuatro estudiantes, lo que motivó la exigencia a José Francisco Olvera Ruíz, Gobernador del Estado, de que les sean garantizados sus derechos establecidos en nuestra Constitución, así como una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, presentada el pasado jueves 21 de junio.

En ese mismo contexto, el miedo a que no gane el candidato priísta, se encuentra la agresión hecha a Verónica Jiménez, corresponsal del diario Reforma, quien hace una semana fue detenida de manera arbitraria por elementos de Seguridad Pública de Pachuca, “acusada de alterar el orden público y dañar el equipamiento urbano, por fotografiar a brigadistas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que regalaban objetos promocionales previo al proceso electoral del próximo 1 de julio, liberada sin cargos después de 40 minutos, aunque empleados de la Coordinación Jurídica pretendían hacerla firmar un documento en el que aceptaba haber agredido a brigadistas y haber dañado mobiliario público, pegando propaganda contra el candidato presidencial del PRI.”

¿Cuánto miedo más pretende crear entre la población el PRI Gobierno? ¿Cuántas agresiones más debemos aguantar? Es momento del cambio, y este cambio está en nuestras manos. La ciudadanía, sobre todo el sector de las y los jóvenes, va a participar de manera más activa cuidando el voto para que haya certeza electoral. Pero también hay que estar atentas a las diversas estrategias del PRI, que utilizará para garantizar que triunfe su candidato: desde el voto comprado, para cuyo pago deberán presentar la comprobación mediante fotografía tomada con teléfono celular; la entrega de la boleta electoral con el voto ya marcado a favor de Peña Nieto para que cada persona deposite en la urna, y que para recibir el pago del voto, deberá entregar, a las y los coordinadores priístas, la boleta en blanco que recibieron en su casilla electoral; hasta la presencia en las casillas de gente pagada por el PRI con camisetas, gorras o insignias de los partidos de oposición, para levantar en las actas de casilla las “irregularidades” y tratar de que los resultados de la votación sean anulados. Claro está que también habrá “desayunos”, “carruseles” y otras mapachadas que por muchos años les han sido útiles.

Si observamos cualquier irregularidad el día de la jornada electoral, se pueden denunciar a través de las direcciones electrónicas contamos.org.mx y coordamlo@gmail.com, para posteriormente presentar la denuncia correspondiente a la autoridad competente. Todas las personas podemos participar en la vigilancia de las casillas, la defensa del voto y en hacer valer la democracia.

 

Comments

Comentarios

You may also like