México atiende agendas de países ricos en vez de su propio desarrollo, opinan en el G-20

Representantes del M15 de España, Ocuppy London, Red Brasileña para la Integración de los Pueblos, Ideals and Alliance for Progressive Labour de Filipinas y New trade Union Iniciativa de India, Serinet; de Ecuador Decidey más de 40 activistas de diversas partes del mundo ven a México como alumno dócil en la aplicación de un modelo que no funciona. «Calderón nos ha llevado a ser un país sumergente; su prioridad es atender la agenda de las potencias, no el desarrollo del país».

México es el modelo casi perfecto de sumisión a los dictados del Fondo Monetario Internacional; el caso de aplicación casi matemática del modelo neoliberal, que a nivel global ha demostrado su efectividad para rescatar al gran capital y crear miseria en miles de millones de personas; paradójicamente es en este país donde se realizará la reunión del G-20 que pretende prolongar ese sistema. De ahí que organizaciones internacionales y nacionales de la sociedad civil se reúnan para dar propuestas de salida a la crisis a través de la Cumbre de los Pueblos Frente al G-20, que inició hoy en la ciudad de México.

En representación de los participantes internacionales en la Cumbre, Pierre Ives Serinet, de la Red Nuestro Mundo No está en Venta, expuso que en el mundo se ve a México como el discípulo y el alumno más dócil en la implementación del modelo neoliberal y que quizás es ejemplar en cuanto a demostrar que este modelo no funciona, un modelo en crisis a nivel alimentario, a nivel financiero, a nivel económico, a nivel social, a nivel ambiental.

Señaló que el G-20 es un espacio creado por la élite política y financiera mundial para sostener un sistema económico que beneficia al uno por ciento de la población y lleva al desempleo y la pobreza al restante 99 por ciento, por ello no tienen ninguna representación, “es un espacio ilegítimo que quiere imponer una gobernanza mundial”.

En el acto estuvieron presentes representantes del M15 de España, Ocuppy London, Red Brasileña para la Integración de los Pueblos, Ideals and Alliance for Progressive Labour de Filipinas y New trade Union Iniciativa de India, Serinet; de Ecuador Decide, a quienes se sumarán otros 40 activistas de diversas partes del mundo.

Por su parte, Shimri Zameret, de Occupy London, señaló que los jóvenes británicos han salido a tomar la calle como una muestra de desesperación ante la crisis que ha provocado “una generación perdida que no tiene trabajo —como mi padre—, porque estamos en crisis”, por culpa de gobernantes y políticas económicas que no funcionan.

“Necesitamos gobiernos por y para la gente en términos globales. La solución es crear democracias participativas alrededor del mundo”, que atiendan a las necesidades urgentes de las sociedades y no que atiendan únicamente las necesidades de los grandes corporativos trasnacionales.

Susana Sáenz, del movimiento de Indignados M-15, de España, suscribió la importancia de crear democracias participativas y directas en todos los países del mundo. “La democracia representativa está en crisis y las políticas públicas que imponen los gobiernos no nos representan”.

Por eso estamos aquí, enfatizó Sáenz, para demandar democracias participativas que nos incluyan a todos; estamos aquí para unir nuestras voces a las voces de las y los jóvenes mexicanos que han salido ya a las calles a manifestarse, a ejercer su derecho a la libre expresión, pero también para exigir oportunidades para estudiar y trabajar, tal como lo hemos hecho durante ya más de un año las y los jóvenes de España.

Durante su intervención, Héctor de la Cueva, de la Coalición Mexicana Frente al G-20 denunció que Felipe Calderón se ha dedicado a atender la agenda de las grandes potencias y de los organismos financieros, de manera destacable las privatizaciones hasta del medio ambiente; ejemplificó con las recientes declaraciones del magnate mexicano Carlos Slim, quien ha propuesto que ya de una vez se privatice todo lo que quede por privatizar.

La meta de esta Cumbre de los Pueblos es dejar una prueba palpable de que hay otras alternativas a la política depredadora que promueven las mayores economías del mundo y que México defiende en esta presidencia pro tempore del G-20, indicó Héctor de la Cueva.

Es una paradoja que un país como el nuestro con índices sociales tan bajos en materia educativa y de seguridad presida dicho grupo, porque más que una economía emergente las políticas neoliberales nos colocan como una economía sumergente: sumida en la violencia y en el desempleo”.

A su vez, Rocío Mejía, de la Coalición Mexicana Frente al Libre Comercio, denunció la actitud de Felipe Calderón de entregar dos mil 500 millones de dólares más al Fondo Monetario Internacional, lo que representa un apoyo superior a los ocho mil 325 millones de dólares al órgano rector de las políticas neoliberales.

Esto deja claro que la prioridad del gobierno de Felipe Calderón es apoyar a los organismos financieros internacionales y no a los siete millones de jóvenes mexicanos que no tienen empleo ni educación.

Los asistentes a este encuentro inaugural pusieron acento en el llamado a toda la sociedad civil; trabajadores, campesinos, estudiantes, “a todas y todos quienes se sientan agraviados por la pobreza, la militarización, la represión y la muerte” que ha impuesto el gobierno a la marcha que se llevará a cabo el próximo viernes 15 de junio a las 17:00, del Monumento a la Revolución al Zócalo, cuyo eje principal será la denuncia del desastre nacional en que el gobierno de Felipe Calderón ha hundido al país.

A este llamado se unió también Humberto Montes de Oca, secretario del Exterior del Sindicato Mexicano de Electricistas, quien detalló que Felipe Calderón cierra su gobierno con un balance de 60 mil muertos; 44 mil trabajadores de Luz y Fuerza despedidos como represalia por la independencia de su sindicato; con niveles altísimos de desempleo y con 12 millones de mexicanas y mexicanos más sumidos en la pobreza.

Montes de Oca recalcó la ilegalidad de un mecanismo como el G-20 que quiere imponer a nivel global la estrategia de que sean las y los trabajadores quienes carguen con los costos de la crisis mientras a quienes se rescata es a los bancos.

En representación de la Unión Nacional de Trabajadores, Enrique Fabela puntualizó el rechazo al modelo neoliberal y al desmantelamiento ilegal de empresas históricas que pertenecen a todos y todos los mexicanos. Llamó a sumar esfuerzos para enfrentar las políticas del G-20, porque el neoliberalismo ya no da más. “Hay que ponerle un alto, ya”, subrayó.

Jesica Jiménez, estudiante de la UAM-Iztapalapa, explicó que los “jóvenes no somos ajenos a la situación actual porque estamos buscando soluciones en contra de la mercantilización y la privatización de la educación en México.

La Cumbre de los Pueblos continúa este martes con un encuentro entre jóvenes mexicanos, Indignados de España y Ocupas de Londres. El miércoles continúa con un encuentro sobre el derecho a la energía en la sede del Sindicato Mexicano de Electricistas y, simultáneamente, un foro sobre la Mirada Feminista Frente al G-20, en el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana.

Se realizará también un seminario Alternativo al G-20, además de diversas actividades autogestionadas, culturales, artísticas, de comercio justo y muchos otros temas, en el Zócalo. Destaca la “toma simbólica” del Banco de México el próximo 14 de junio, a las 12:00 horas, que llevarán a cabo jóvenes de diversos movimientos y escuelas.

CILAS

Comments

Comentarios

You may also like