¿Elecciones ejemplares?

 

por Tania Meza Escorza

Ana Luisa Crideli, candidata a regidora del PRI del municipio de Cárdenas, Tabasco, fue encontrada cometiendo el delito electoral de compra de credenciales para votar. Al verse descubierta, emprendió la huída atropellando a los hermanos José del Carmen y Francisco Javier Gómez Méndez. Uno de ellos falleció en el acto y el otro en el hospital.

Pero Leonardo Valdés Zurita, consejero presidente del IFE dijo muy feliz: Hoy vivimos la democracia con absoluta normalidad y tranquilidad. Hemos consolidado nuestra democracia electoral.

Al parecer al consejero presidente le resulta intrascendente la avalancha de delitos electorales ocurrida durante los comicios del pasado domingo, como los anunciados por Imelda Calvillo Tello, titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), quien señaló que los delitos que más se cometieron durante la jornada electoral fueron compra de votos, proselitismo electoral fuera de tiempo y promoción política mediante mensajes de texto a números telefónicos.

La funcionaria de la Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer que durante los comicios se iniciaron 62 averiguaciones previas, es decir, expedientes en los cuales ya se tendría identificado al presunto responsable y también a los testigos de lo sucedido. También se iniciaron 605 actas circunstanciadas, que son acusaciones por la comisión de un delito, pero de las que aún no se confirma legalmente alguna probable responsabilidad.

Entre los hechos que más destacaron durante el día de le votación estuvo el envío de mensajes de texto, presuntamente hechos por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), llamando a votar por sus candidatos a distintos cargos de elección. En tanto, en Veracruz la Secretaría de Marina Armada de México detuvo a una persona cuando ofrecía 800 pesos por voto en favor de un candidato. La Fepade, a través de los servicios telefónicos, recibió 136 denuncias y por Internet, 802 solicitudes de información y 70 denuncias.

Más allá de los datos oficiales, las y los jóvenes del movimiento #YoSoy132 presentaron como resultado de su observación ciudadana que se denunciaron casos de agresiones contra jóvenes del movimiento que se desempeñaban como observadores electorales en el estado de México. En el municipio de Ecatepec, a 18 estudiantes no les permitieron realizar su labor. Gerardo Paredes informó por celular al “cuarto de paz” del movimiento que policías municipales los tenían rodeados y no podían salir de la casilla ubicada en la escuela primaria “Ricardo Flores Magón”, colonia Ejido de San Cristóbal. En Naucalpan, observadores electorales de #YoSoy132 denunciaron agresiones de presuntos simpatizantes del PRI y de la policía municipal; además reportaron la detención de Joel Martínez, quien grababa la aparente compra de votos por priístas en ese municipio.

En cuanto a denuncias de presuntas irregularidades electorales, dieron a conocer 18 casos documentados y acompañados de argumentos jurídicos, fotografías y videos. Entre los más representativos, señalaron los hechos que involucran al aspirante priísta Enrique Peña Nieto, quien después de acudir a votar en una casilla del municipio de Atlacomulco, estado de México, se sube a un templete para dirigirse a un grupo de personas cercanas al lugar. En el estrado, con micrófono y sonido acondicionado, se dirige a los ciudadanos para hablar de la jornada electoral, lo que, aseguraron, viola el artículo 403 del Código Penal Federal.

Denunciaron un caso de carrusel operado por el PRI en el estado de México, varios casos de balaceras como el de la Hacienda de la Huaracha, Echegaray, estado de México, el presunto robo de 519 boletas en Ciudad Juárez, Chihuahua; tres casos de detención de denunciantes en Sonora y proselitismos en favor del PRI, el robo de urnas en Guerrero, la denuncia de presunta compra de votos en Puebla y el robo de papelería electoral en la casilla 4858 de Tlalneplantla.

El movimiento informó que recabó 182 firmas de ciudadanos que no pudieron votar en alguna de las 16 casillas especiales y 90 testimonios que denunciaron irregularidades como acarreo y cooptación del voto, así como uso de tinta indeleble que desaparecía con sólo lavarse las manos. Anunciaron casos de negligencia de funcionarios de casilla, falta de boletas, cierres muy temprano de casillas y compra de votos. A través de las redes sociales se recibieron 300 denuncias, 45 por ciento sobre compra de voto; 21 por ciento por irregularidades de casilla y una cifra similar por violación a la veda electoral.

Por todo ello, el movimiento #YoSoy132 sostiene que las autoridades no garantizaron la legalidad, ni respondieron conforme a sus obligaciones a las denuncias que se estuvieron dando durante toda la jornada: “No se mantuvieron a la altura de la magnífica expresión participativa de la sociedad. Por lo tanto consideramos que dicha expresión nos brinda suficientes elementos para sellar que la jornada electoral no estuvo libre de irregularidades, anomalías y que definitivamente no se desarrolló en un ambiente de paz y legalidad necesario para garantizar el ejercicio del voto libre razonado e informado”.

No, consejero presidente, una jornada electoral en donde hay asesinatos, golpes, amenazas, privación de la libertad, compra de votos y violación a la veda electoral y madruguetes televisivos, está muy lejos de ser una “elección ejemplar”, y los resultados que de ella se obtengan, siempre estarán bajo sospecha.

@taniamezcor
FB: Tania Mezcor

Comments

Comentarios

You may also like