Revela Cuba intento de ultraderecha mexicana para desestabilizar la isla con dinero de Miami

El Gobierno cubano detuvo y deportó a cuatro mexicanos reclutados por grupos anticubanos de Miami a través de activistas políticos del PAN y la Unión Nacional Sianrquista en México para operar un plan de desestabilización de la isla previo a la visita de Benedicto XVI a la isla en marzo de este año.

por Alberto Buitre

Cuatro jóvenes mexicanos fueron detenidos y deportados por el Gobierno cubano entre el 17 y 24 de marzo de este año, al descubrirse y confesarse como parte un plan para intentar desetabilizar políticamente a este país, previo y durante la visita del Papa Benedicto XVI a la isla durante los días finales de ese mes, en una operación concertada por el denominado Directorio Democrático Cubano, brazo político de la Agencia Central de Ineligencia (CIA) de Estados Unidos en Miami, en el cual participaron militantes del PAN, adscritos a falanges de la Unión Nacional Sinarquista, organización de reacción ultraderechista integrada a la Iglesia Católica mexicana.

En un reportaje de la Televisión cubana transmitido la tarde de este martes 31, se informó que los jóvenes César Pérez Zúñiga, Francisco Rojas, Luis alcocer Pantoja, Marco Doran, Luis Antonio Néquiz Castañeda, Bruno Aguilera, Refugio Gustavo Castellanos y Moisés Torres Juárez, fueron reclutados por un ciudadano mexicano de nombre Miguel Ángel Pateyro Hernández, quien fungió como coordinador de relaciones interinstitucionales del llamado Movimento de Participación Solidaria (MPS), una organización de la Unión Nacional Sinarquista (UNS) que aspiró en el año 2007 a convetirse en el «Partido Humanista» de corte ultraderechista al amparo del ex presidente panista Vicente Fox, quien a su vez formó equipo con miembros de esta organización como el fallecido Carlos Abascal Carranza, ex secretario de gobernación foxista, cuyo padre, Salvador Abascal, fue prócer y fundador de la UNS con sede en el bajío mexicano. Actualmente, Pateyro se acredita como vicepresidente de la asociación Contexto Humanista AC la cual pugna por «la defensa de valores naturales que preserven la familia».

De acuerdo al informe detallado por la televisión cubana, Pateyro operó estos planes a nombre del político panista René Bolio Halloran, también militante sinarquista, quien, a decir de las autoridades de Cuba, desde 1999 participa en acciones subversivas desde México en coordinación con los grupos anticubanos de Miami, como el Directorio Democrático Cubano y la Fundación Cubano – Americana.

Los cuatro primeros mexicanos lograron salir de la isla antes de ser capturados; sin embargo, los cuatro últimos mencionados, dan testimonio de la operación financiada por el Directorio Democrático Cubano, el cual, a través de Pateyro, les pagó el viaje a Cuba y dió instrucciones para repartir propaganda contrarrevolucionaria y agitar movilizaciones como la toma de iglesias previo a la visita de Benedicto XVI al país, pagándole a cada participante, ciudadano cubano,  hasta 500 pesos convertibles cubanos.

Además, estos jóvenes declaran haber tenido instrucciones de ponerse en contacto con famosos activistas contrarrevolucionarios como la bloguera Yoani Sánchez, Bertha Soler o Jorge Luis García Pérez alias «Antúnez» e integrantes de las llamadas «Damas de blanco» para avivar las pretendidas protestas y entregarles material informático y propagandístico, teléfonos celulares, así como una bandera con el título «Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata»

Esta acción sólo rindió frutos el día 15 de marzo en la Iglesia de La Caridad del municipio de Centro Habana, donde 15 denominados disidentes se encerraron por unas horas, en una operación difundida desde Miami por el conocido Partido Repúblicano de Cuba, facia política de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), al cual está integrado Guillermo Fariñas, un disidente identificado por recibir financiamiento de las asociaciones anticubanas que colaboran con la CIA estadounidense. Sin embargo, el párroco de tal recinto religioso, Roberto Betancourt, declaró que los manifestantes «»sólo pedían» que Benedicto XVI se reuniera con ellos.

Para las autoridades en Cuba, esta acción forma parte de los múltiples intentos de las agencias estadounidenses por intentar gestar en la isla una campaña contrarrevolucionaria a través de sua activistas cubanos radicados en Miami y al interior de La Habana, los cuales, reciben financiamiento para concertar dichas acciones con apoyo de grupos reaccionarios en varios países del mundo como México, Colombia o España.

Comments

Comentarios

You may also like