2012, un año de violencia y violación a derechos humanos

De acuerdo a la información vertida por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, se registraron este año 2012, al menos 260 ataques contra defensores y defensoras de derechos humanos, 170 contra hombres y 90 contra mujeres.

 por Alfredo Alcalá Montaño
 

Se acaba el 2012, y con él los mitos del fin del mundo. Iniciara el 2013 en medio de grandes retos: “la reducción de la pobreza y marginación”. Problemáticas que no forman parte del discurso central de partidos y gobiernos. Quienes pueden firmar pactos y acuerdos políticos, que solo quedan en papel, y en unas cuantas fotografías. Mismas que no retratan la realidad a la que se enfrentan millones de personas en México, quienes trabajan y luchan día a día por un sustento, que no les permite cubrir sus satisfactores mínimos.

La pobreza extrema en la que se encuentran 11.7 millones de personas en México, es derivada, por una lado del mal manejo de las finanzas públicas, y de una economía, sumamente dependiente del exterior, y sobre todo de una injusta distribución de la riqueza.

Las clase política y económica en México, continúan vanagloriándose de una política económica, que busca estabilidad económica, pero con un escaso crecimiento económico. Situación que ha derivado en la ausencia de un crecimiento económico, y por ende en insuficiencia creación de empleos. Lo que no permite que las familias puedan incrementar su ingreso real, y por lo tanto se continúa preservando una amplia desigualdad en México. En la cual continúa ausente la reducción de la pobreza.

Mientras existan tan amplios márgenes de desigualdad y de pobreza, se continuaran presentando, graves casos de violaciones a los derechos humanos.

Libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

Ahora y en medio de nuevas problemáticas, debe resurgir una clase política comprometida con México y no con dogmas, que han lastimado y lacerado a nuestro país. Con un religión que ha sido cómplice de violaciones a derechos humanos. Por ello uno de los retos para la clase política será que en México e Hidalgo se mantenga y preserve al Estado Laico.

Recientemente hemos visto conflictos sociales, que surgen de la intolerancia religiosa. Producto, del rechazo y discriminación, por creer y profesar una religión, distinta a la predominante. Como el caso de Pahuatlan, Huejutla, donde más de 180 pobladores evangelistas, fueron expulsados por grupos católicos.

Sin duda una muestra de que aún nos falta mucho por establecer una sociedad y un Estado que cumpla con lo que establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que establece en su artículo 18 que “toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Por ello, para lograr el cumplimiento de este derecho, se requiere de un Estado fuerte en su laicidad, en el cual una religión, sea cual sea, no pretenda rebasar, e imponer sus propios dogmas y creencias, al conjunto de la población, incluso mediante la coerción y la violencia.

No más ataques a las y los defensores de derechos humanos.

De acuerdo a la información vertida por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, se registraron este año 2012, al menos 260 ataques contra defensores y defensoras de derechos humanos, 170 contra hombres y 90 contra mujeres.

Entre las principales agresiones fueron la detención arbitraria, la agresión física y amenazas de muerte. Hubo 21 casos de homicidio, 19 de allanamiento de morada, 10 de desaparición forzada y ocho de tortura.

Las principales causas y derechos defendidos fueron el derecho a vivir en un medio ambiente saludable, los de los pueblos indígenas, laborales, de los migrantes, de las mujeres y de diversidad sexual.

En tales condiciones, calificarse como defensor o defensora de derechos humanos, es un acto de heroísmo. Mi reconocimiento a todas y todos los héroes que luchan por un mejor país.

“Porque amo la vida, que la mujer decida”

“Por el derecho a decidir de las mujeres, sobre su propio cuerpo”

“Por una sociedad libre de discriminación y de violencia”

“Por el establecimiento pleno de los derechos humanos”

http://twitter.com/alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

www.facebook.com/alfredo.alcalamontano

Comments

Comentarios

You may also like