Terrorismo sexual en la PGR contra abogada

–“¿Por qué no le das una chupadita, que ando muy caliente?”, le dijo el supuesto protegido del coronel. Después de que ella lo denunció con su superior, Martínez la volvió a agredir y le dijo: “Vas a valer verga por chismosa”.

 

 

Por Guadalupe Lizárraga

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde el 15 de septiembre de 2011, Ruth Sarmiento vive la pesadilla del acoso sexual. Ella es funcionaria de la Procuraduría General de la República, en el Centro Nacional de Planeación, Información y Análisis contra la Delincuencia (CENAPI), y cada día se enfrenta a comentarios obscenos y manoteos de quienes aluden tener las influencias del coronel Avigaí Vargas Tirado, compañero sentimental de la exprocuradora Marisela Morales.

Las agresiones hacia Ruth Sarmiento se han intensificado y la mañana del 7 de enero de 2013, el señor Ricardo Martínez Alegría (chofer de la dependencia con un sueldo de casi 20 mil mensuales más viáticos) la llamó a su oficina bajo pretexto de entregarle un documento, y cuando ella se presentó, él se bajó el cierre de su pantalón y le mostró su pene.

–“¿Por qué no le das una chupadita, que ando muy caliente?”, le dijo el supuesto protegido del coronel. Después de que ella lo denunció con su superior, Martínez la volvió a agredir y le dijo: “Vas a valer verga por chismosa”.

Rodolfo Monroy Velázquez, otro de los funcionarios acosadores, la ha seguido hasta el baño y ha intentado tocarle los senos. Incluso le ha dicho que “si pasa por el sillón de los ascensos” en clara referencia a mantener relaciones sexuales, podría llegar a tener un mejor salario.

La abogada Ruth Sarmiento ha puesto quejas administrativas pero el acoso no ha cesado. Ahora ha presentado la denuncia penal contra los acosadores FDS/FDS-6/T2/00263/13-03 en la Fiscalía Central de Investigación para delitos sexuales, la cual también ha sido dirigida al procurador, Jesús Murillo Karam, al titular del gobierno federal, Enrique Peña Nieto, así como a otras instancias correspondientes.

Sin embargo, su jefe inmediato le pidió la renuncia, y al exigirla ella por escrito, decidió el funcionario cambiarle el horario de trabajo.

“He hecho todo conforme a derecho para parar el acoso y sigo siendo yo la agredida», dice Sarmiento, «necesito mi trabajo para mantener a mi familia. ¿Qué me queda por hacer?”, señala indignada, y mientras destaca que el área donde trabaja está relacionada con la investigación de los crímenes de género y delitos contra las mujeres, «una gran incongruencia del sistema de justicia mexicano».

Presentamos copia de la denuncia de hechos.

Denuncia de hechos

1.-Es el caso que el pasado 1 de agosto del 2010, fui contratada para laborar el en Centro Nacional de Planeación, Información y Análisis contra la Delincuencia (CENAPI), dependiente de la PGR, con el puesto de Subcoordinador de Servicios, con un horario de 13:00 a 21:00 horas de lunes a viernes, mismo que me fue modificado el pasado 13 de marzo del presente de 09:00 a 20:00 horas, como consecuencia de hacer de conocimiento de la superioridad los presentes hechos.

2.-Fue el pasado 15 de septiembre del 2011, cuando derivado del cambio de administración, cuando arribó el LIC. RODOLFO MONROY VELAZQUEZ, quien ocupó el puesto de Secretario Particular del área en comento, quien desde esa fecha inició el acoso sexual hacia mi persona, ya que comenzó a realizar comentarios obscenos de connotación sexual, tales como “En esa cola sí me formo”, “Esas tortas y yo con hambre”, “Como me gustaría tener esos zapatitos en mis hombros”, palabras que eran secundadas por el C. RICARDO MARTINEZ ALEGRIA, quien funge como chofer del Director General de Información sobre Actividades Delictivas, quien me decía “No seas pendeja, ¿Por qué no se las das al jefe?, “Con ese culo, ¿Qué éstas haciendo aquí?”.

3.-Cometarios como los antes citados, no fueron reportados como tales, sino simplemente le mencioné al Jefe de todos nosotros que Ricardo y Rodolfo eran muy groseros conmigo, sin especificar, todas las obscenidades de que era objeto; destacando que el C. LUIS RICARDO MARTINEZ ALEGRÍA se ostentaba como protegido del CORONEL AVIGAI VARGAS TIRADO (hombre de confianza de la entonces C. PROCURADORA MARISELA MORALES IBAÑEZ), al grado de amenazarme verbalmente al decirme “Vas a valer verga, le voy a decir a mi padrino que te chingue, para eso es el poder y vas a valer verga, pinche chismosa”, por lo que me daba temor y miedo ante las acciones de esta persona.

4.-El 03 de julio del 2012, cuando con el pretexto de mi onomástico (02 de julio), el C. LUIS RICARDO MARTINEZ ALEGRIA se acercó y me dijo “Felicidades” extendiendo sus brazos para abrazarme, y al momento de hacerlo me dijo “Felicidades mamacita, que ricas nalgas tienes,” al momento que me sujeto y me apretó uno de mis glúteos, lo que orillo a que en aquella ocasión lo aventara y me saliera de la oficina para ir al baño a llorar y al regresar, el referido me dijo de manera amenazante; “Ve de rajona y nadie te va a creer, no sabes con quien te estas metiendo pinche apretada”, agregando que “Ya sé dónde vives y no te la vas a acabar.

5.-Después de varios penosos incidentes de los antes citados ante mi persona, mismos que realizaba cuando me encontraba sola, el pasado 13 de diciembre, al estar en el brindis de navidad organizado por el área a la que pertenezco y realizada en un restaurante en la colonia Villa Coapa, el C. RODOLFO MONROY VELAZQUEZ, me siguió hacia el baño de mujeres donde antes de ingresar, me quiso tocar los senos, diciendo “Que buena y guapa estas Ruth”, así como decir que sí quería subir de plaza, él me podría ayudar siempre y cuando pasará “Al sillón de los ascensos”, ya que con el “Pinche sueldo que tenía, no iba a prosperar, pero que sí quería, podríamos salir y arreglar tu situación laboral con un acostón”, lo que motivo que saliera del convivio, argumentando a los presente que tenía otro compromiso.

6.-A partir de esa fecha, la situación se volvió insostenible hacia mi persona, y en enero de este año los antes referidos, haciendo mención que la primera quincena de este año, el C. RODOLFO MONROY VELAZQUEZ al estar contratado por honorarios, dejo de laborar 15 días en el lugar, sustituyéndolo en el mismo cargo, el C. LUIS RICARDO MARTINEZ ALEGRIA, quien el lunes 07 de enero del presente, me mandó llamar al privado para entregarme un documento, destacando que al ingresar se sacó su miembro y me dijo que “por qué no le daba una chupadita ya que andaba muy caliente” por lo que me salí de inmediato y desde ese momento no le volví a dirigir la palabra.

7.-Después de incidentes menores de tal naturaleza, tales como: “Vamos a correr a la chismosa” y “Vamos a poner a otra mujer más buena y no tan apretada”, el día que llegó el nuevo coordinador, el pasado 28 de febrero, comentó el C. LUIS RICARDO MARTINEZ ALEGRÍA: “Ahora sí ya te cargó la chingada, ya se va quien te defendía”, enfatizando “Si me hubieras dado una mamadita, ahorita estarías bien palanca”.

8.-Tal pareciese que ése fue mi error, ya que el nuevo Director general de Información sobre actividades delictivas, Dr. CARLOS ANTONIO FLORES PEREZ, quien a los cinco días de haber tomado el cargo me solicitó la renuncia, y al salir de la oficina el C. RICARDO MARTINEZ ALEGRÍA dijo “Ahora sí valiste madres, vas a ver lo que es el power, pinche putita”.

9.-El pasado viernes 15 de marzo, el C. LUIS RICARDO MARTÍNEZ ALEGRIA, volvió amenazarme, al decirme que “Ya ves pendeja, ya hasta te cambiamos el horario, yo controlo todo”, haciendo referencia al Oficio Núm. C3/117/2013, donde se me notifica que a partir del 16 de marzo y hasta nueva orden, quedo comisionada a la Dirección de Enlace Institucional y Sistema de Información en el área de Política Criminal, con un horario laboral de 09:00 a 20:00 horas, cuando antes de denunciar los hechos, tenía un horario de 13:00 a 21:00 horas.

10.-Quiero poner en manifiesto, que hago la presente denuncia, en virtud de que diario soy objeto de acoso y burlas de estos sujetos, al grado de que estoy afectada tanto física como emocionalmente, ya que he bajado de peso y no puedo conciliar el sueño, ya que para mí es muy temeroso ir a mi centro de trabajo y encontrarme en presencia de estas personas que tanto daño me han hecho y de las represalias que están tomando y que pudieran tomar respecto de mi persona y familia.

Terrorismo sexual en la PGR

La misma procuraduría difunde en su sitio digital lo que es el acoso y el hostigamiento sexual y lo presenta como una forma de violencia y discriminación contra las mujeres. No obstante, los funcionarios con cierto poder no se dan por enterados de sus propias obligaciones laborales con respecto a sus compañeras de trabajo. Las redes sociales han servido para realizar denuncias anónimas sobre acoso sexual en esta dependencia que termina en despidos o ascensos, según el grado de tolerancia de las víctimas.

La denuncia de la abogada Ruth Sarmiento no es la primera que se hace por terrorismo sexual. El 16 de febrero de 2011, se presentó otra denuncia de manera anónima contra un director del Jurídico, Juan Manuel Alvarez González, vinculado al cártel de Juárez, y bajo el mando de Avigaí Vargas Tirado, quien ya está fuera de la dependencia, supuestamente preso.

Un caso que trascendió en septiembre de 2008, y llegó hasta el Congreso de la Unión fue el de la Ministerio Público federal Rosalba Villaseca Trejo, del estado de Jalisco. Ella puso una denuncia contra José Manuel Guevara Ortiz, delegado de la PGR en ese estado, a quien acusó de acoso sexual, hostigamiento laboral e intimidación. Al igual que Sarmiento, la funcionaria fue intimidada y acosada laboralmente por sus denuncias, y no se hizo justicia a la víctima como sucede en Estados Unidos con fuertes compensaciones económicas de los acosadores a las víctimas, más el cese de su trabajo.

Debido a la impunidad que favorece a los acosadores, las víctimas dentro la PGR no denuncian. Para Sarmiento, se vuelve contraproducente hacerlo público porque se trata de personal que hace alarde de influencias, heredadas desde la administración pasada con la exprocuradora Marisela Morales, quien al proteger a su pareja sentimental Vargas Tirado, permitió la militarización de ciertas áreas de la dependencia dejando vínculos como el del chofer Martínez Alegría y que funcionan como informantes privados pagados a costa del erario.
Conductas que pueden constituir hostigamiento y acoso sexual

• Imágenes de naturaleza sexual u otras imágenes que la/lo incomoden en carteles, calendarios, pantallas de computadoras.

• Piropos o comentarios no deseados acerca de su apariencia.

• Miradas morbosas o gestos sugestivos que la/lo molesten.

• Burlas, bromas, comentarios o preguntas incómodas sobre su vida sexual o amorosa.

• Presión para aceptar invitaciones a encuentros o citas no deseadas fuera de su lugar de trabajo.

• Cartas, llamadas telefónicas o mensajes de naturaleza sexual no deseados.

• Amenazas que afecten negativamente su situación laboral si no acepta las invitaciones o propuestas sexuales.

• Exigencia de realizar actividades que no competen a sus labores u otras medidas disciplinarias por rechazar proposiciones sexuales.

• Roces, contacto físico no deseado.

• Presión para tener relaciones sexuales.

Fuente: Los Ángeles Press 

 

Comments

Comentarios

You may also like